miércoles, 30 de abril de 2008


EN EL 2025 HABRÁ MAS DE 1.500 MILLONES DE HIPERTENSOS

La Federación Mundial del Corazón alerta del aumento de esta enfermedad y anuncia que el Día Mundial del Corazón se dedicará al conocimiento de los factores de riesgo

Más de 1.500 millones de personas en el mundo tendrán hipertensión en el año 2025. Esto significa que, aproximadamente, uno de cada tres adultos mayores de 25 años, presentará uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, según alertó ayer la Federación Mundial del Corazón.

Actualmente esta enfermedad afecta a más de 1.000 millones de personas y, al no presentar síntomas visibles, el único modo de saber si se padece es consultar al médico para que lo compruebe.

"Muy pocos son conscientes de esto y de si nuestro estilo de vida y nuestra herencia pueden estar aumentando el riesgo de que desarrollemos una enfermedad cardiovascular o que experimentemos un infarto de miocario", señaló el presidente de la Federación, el Prof. Shahryar Sheikh.

Al mismo tiempo, advirtió de que, "si bien se prevé que el número de hipertensos aumente en un 50% en los próximos años, esto no tiene por qué ser inevitable", aunque es necesario adoptar cuanto antes cambios en el modo de vida que reduzcan los factores de riesgo. Así, se pueden evitar con ejercicio regular, no fumando y con una dieta más sana, baja en sal y grasas y rica en fibra, verduras frescas y fruta. En concreto, la hipertensión está estrechamente relacionada con un consumo excesivo de alimentos salados.

Las enfermedades cardiovasculares causan 17,5 millones de muertes al año, tantas muertes como el sida, la tuberculosis, la malaria y la diabetes, más todas las variantes del cáncer y las enfermedades respiratorias crónicas juntas.

Ese es el motivo por el que el Día Mundial del Corazón, que este año se celebrará el domingo 28 de septiembre, se dedique a animar a la gente a conocer sus factores de riesgo. Además, entre los actos programados, la federación desarrollará chequeos del corazón, paseos guiados, carreras y clases de gimnasia, debates públicos, espectáculos teatrales, foros científicos, exposiciones, conciertos, carnavales y torneos deportivos.

5 comentarios:

Chus dijo...

es facil que aumente los casos de hipertension sobretodo por los cambios que se estan produciendo en la sociedad, cada vez hacemos menos deporte y mas actividades sedentarias, tenemos una dieta por lo general ricas en lipidos e hidratos de carbono y mucho estres ejeje, nosotros como promotores de la salud tenemos que reeducar a la sociedad para evitar lo maximo posible la que se avecina ejeej

Eva dijo...

Y lo malo no es que sigan en aumento, si no que la gente no es todavía consciente de que es una enfermedad, silente, que tiene graves repercusiones, por todos conocidas.
En triage:
-¿padece de alguna enfermedad?
=No, ninguna...
-¿Toma tratamiento para algo?
=Sí, para la tensión x, para el colesterol y, para la circulación z...

Sonia dijo...

Personas con hipertensión, no hipertensos por favor. Somos enfermeras, cuidamos a personas no a enfermedades. Una enfermedad no define a nadie ni a los que tienen diabetes, ni a los que tienen anorexia, ni SIDA, etc etc etc ...
Qué pasaría si dijésemos SIDOSOS, a que suena mal. Mejor personas con ...
Por una enfermería humana, independiente que fomenta la autonomía de las personas. Apostemos también por la empatía.
Una enfermera con asma. No asmática.
Un saludo chicos.

Eva dijo...

Gracias por la matización. Sonia!

romudea dijo...

Tambien creo que es primordial el comentario de Sonia, no hay enfermedades, sino personas que las padecen, con sus peculiaridades personales. Y en relacion con el post, creo que hay que seguir adecuando el tratamiento de los pacientes y las investigaciones al tipo de vida que llevamos. Un ejemplo: hace unas decadas, una dieta rica en calórías era precisa, pues el trabajo de las personas requería más ejercicio, ahora hay que dirigir la educacion sanitaria a la vida sedentaria que llevamos.
Cada vez hay mas personas jovenes que padecen enfermedades cardiovasculares, diabetes, etc.