lunes, 28 de abril de 2008

DIA MUNDIAL DE LA SEGURIDAD Y LA SALUD EN EL TRABAJO
"Trabajos saludables. Bueno para ti. Buen negocio para todos"

Hoy 28 de abril se celebra una nueva edición del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que forma parte de una campaña internacional para promover el trabajo seguro, saludable y digno. Este año la Organización Internacional del Trabajo (OIT) centra la campaña en la evaluación y la gestión de los riesgos en el lugar de trabajo, lo que refrenda la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo.

Jukka Takala, director de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, declara que los trabajadores, en cualquier lugar que se encuentren, están expuestos a riesgos para su seguridad y salud, y cada año millones de personas en la Unión Europea sufren lesiones o ven su salud gravemente dañada por su trabajo. Cada tres minutos y medio, un trabajador de la Unión Europea muere por causas relacionadas con el trabajo, y cada cuatro segundos y medio un trabajador de la Unión Europea se ve involucrado en un accidente.

"Todos estamos interesados en que los trabajadores conserven su salud y seguridad. Y la mayoría de los accidentes y las enfermedades relacionados con el trabajo pueden prevenirse. ¿Pero cómo?", añade Takala.

La evaluación de riesgos es el primer paso. Permite a los empresarios comprender qué acciones necesitan llevar a cabo para mejorar la seguridad y la salud en el trabajo, al tiempo que mejoran la productividad. La Agencia Europea (EU-OSHA) ha planificado una campaña informativa de carácter europeo que se llevará a cabo en 2008 y 2009 y que va especialmente dirigida a los sectores que tienen un mayor índice de riesgos y a las pequeñas y medianas empresas.

Bajo el lema "Trabajos saludables. Bueno para ti. Buen negocio para todos", los objetivos de esta campaña son subrayar la responsabilidad legal y la importancia de la evaluación de riesgos y promover las buenas prácticas. El objetivo último, por supuesto, es ayudar a que se reduzca el número de personas que sufren lesiones o que tienen mala salud como resultado de sus condiciones laborales, y contribuir a los objetivos de la Nueva Estrategia Comunitaria cuyo mayor desafío es reducir en un 25% la tasa de accidentes laborales en la Europa de los 27.