viernes, 17 de noviembre de 2017

EL SERVICIO BENÉFICO DE ODONTOLOGÍA INSTALADO POR EL MUNICIPIO DONOSTIARRA 1934



INSTITUCIONES BENÉFICAS
Pocas ciudades pueden ostentar con orgullo la serie de establecimientos de asistencia benéfica, y por tanto gratuita, que cuenta San Sebastián.

Si bien es verdad que los cargos públicos están expuestos a la crítica general, aunque en estos enjuiciamientos se siga una línea recta desde la estolidez—la del que habla sin freno ni fundamento lógico—, hasta la crítica sana y puesta en su término estimable de mesura, es justo reconocer une nuestras administraciones, tanta provincial como municipal, pasados sus representantes por el más fino tamiz de la crítica, han realizado una obra en el aspecto benéfico digna de la ciudad y, por consiguiente, de alabanza.

FOTO 1 Un detalle del Gabinete Odontológico Municipal de San Sebastián. (Foto Gueréquiz)

Dispensarios, sanatorios, preventorios. Asilos. Institutos de Higiene. Casa de Maternidad, Instituto Radioquirúrgico, Colonias y Cantinas escolares. Hospital, etc., etc., han constituido siempre las preocupaciones más constantes de los encargados de regir ambas administraciones, pese a la opinión de los acaparadores del dicho popular: “nunca llueve a gusto de todos”.

No enjuiciamos en este trabajo, que lleva otra finalidad distinta, más que el aspecto de la beneficencia, si bien hemos de reconocer que en lo que afecta a algunas instituciones falta aún, si no mucho por hacer, sí algo por mejorar. Y a ello, también, se ha dedicado y se dirige la atención en estos días, como lo demuestra el proyecto de construcción del Hospital en terrenos de Aguerre, proyecto que se enfocó de forma que llegó a constituir un problema, zanjado ya, al parecer definitivamente.

También es objeto de preocupación el problema de ampliación del Asilo de Caridad del alto de San Bartolomé, donde se quiere construir unos pabellones anejos al viejo e insuficiente edificio, para albergue de transeúntes y cobijo de los desafortunados que, al verse desahuciados de sus modestas viviendas, puedan encontrar una—aunque pálida—, prolongación del hogar en este refugio, al que se quiere dotar de un sello menos ingrato que el de los lugares de paso para seres sin más abrigo que el de la clemencia de] cielo, techo en sus noches largas y tristes no siempre tachonado de estrellas.

A estos afanes de mejora, de superación, obliga el aumento de población. San Sebastián, año tras año, ha de renovar las cifras de su estadística de habitantes. Las necesidades, las exigencias del vivir actual requieren una mayor atención a los problemas sociales, porque la progresión va aunada en todos sus aspectos.

Y en este sentido, con imperativo, además, del progreso, se va dotando a la ciudad de las atenciones precisas para que del avance impetuoso se conceda su parte, si no totalmente equitativa, a quien está castigado a presenciar la vertiginosidad con desventaja, sin poder seguir el mismo ritmo desde su escala social.

FOTO 2 Anuncios Revista Vida Vasca, año 1927, páginas 136 y 138

SERVICIO DE ODONTOLOGÍA
A estas atenciones se ha dirigido en parte la labor de las Corporaciones, y en justa demostración nos vamos a ocupar en este trabajo del funcionamiento del Gabinete de Odontología, instalado por el Ayuntamiento en e1 moderno edificio municipal de la calle Urdaneta, edificio que, con otras dependencias, abarca la calle de Easo, desde la mencionada hasta la de Larramendi.

San Sebastián no tenía olvidada esta atención. El director del moderno consultorio, don Mariano Clavero, atendía este servicio en el Hospital, si bien las horas de consulta establecidas en el citado establecimiento benéfico no eran siempre comestibles con la jornada de trabajo de los que se veían precisados a requerir los servicios de odontología, en su mayor parte dedicados a extracciones.

Era necesario ampliar esta asistencia, dando facilidades, al mismo tiempo, para que los que asistieran a la consulta pudieran hacer compatibles sus horas de trabajo. Y a este fin se ha encaminado la nueva instalación.

FOTO 3 El puerto de San Sebastián. Revista Vida Vasca, año 1925, página 117

ALGUNOS ANTECEDENTES
Ya en el año 1914 el Ayuntamiento aprobó una moción creando la asistencia de médico dentista para el servicio escolar.

Formaba parte del Ayuntamiento que adoptó el plausible acuerdo el actual también concejal, señor Torre, que fué el iniciador de la implantación del servicio.

También intervinieron en la moción los concejales señores Sansinenea, Zulaica y don Ramón Kutz, éste ya fallecido. La asistencia a los niños de las escuelas públicas—para los que exclusivamente era el servicio—, se hacía en el consultorio particular del señor Clavero, quien finalizado el año 1914 presentó en el Ayuntamiento una Memoria de los trabajos efectuados, que fue aprobada por el Pleno de la Corporación, haciéndose constar la satisfacción por el resultado obtenido.

Los niños escolares, afectados de caries dentarias, acudían al consultorio por medio de tarjetas de identidad que se facilitaban por el director de la clase a que asistían, y se establecieron horas de consulta de siete a nueve de la mañana, con el fin de que los niños no pudieran perder la asistencia matutina a las clases escolares.

FOTO 4 Escena de ambiente rural vascongado. Revista Vida Vasca, año 1939. Fotógrafo Ragón

Claro está que, no siempre ocurren las cosas cuando uno quiere, y el dolor por la carie de una muela no se presentaba siempre a estas horas críticas, por lo que el doctor Clavero hubo de ampliar la consulta de los niños durante el día, compaginándola con las consultas particulares en su domicilio.

La espera a que este sistema voluntariamente implantado por el médico dentista al servicio municipal obligaba en muchos casos a los niños, acompañados siempre de alguna persona de su familia, originaba algunas protestas, por considerarse postergados, aunque no hubiera sino la espera que en turno les correspondía.

EL NUEVO CONSULTORIO
Se impuso, por esta circunstancia, la habilitación de un local, aunque hasta su consecución transcurrieron algunos años.

El actual Ayuntamiento democrático, ha llevado adelante el propósito, consiguiendo dotar a San Sebastián de un consultorio instalado con los aparatos más modernos, y haciendo extensiva la asistencia gratuita a los vecinos incluidos en los beneficios del padrón de pobres.

FOTO 5 Anuncio Revista Vida Vasca, año 1930, página 137

Los concejales que con todo entusiasmo han llevado a cabo el proyecto han sido los señores Torrijos, Batanero, Chaos y Parra, cuya labor mereció la aprobación de sus compañeros de Concejo.

El procedimiento para la asistencia es análogo al que se sigue con los escolares. El médico del distrito que atiende a los vecinos incluidos en el padrón de pobres, extiende la tarjeta para el consultorio odontológico, en el que no solamente se limita el servicio a las extracciones, sino que se hacen todos aquellos trabajos necesarios de cirugía de boca y anejos, odontología conservadora y prótesis, todo absolutamente gratuito.

De esta forma, se logrará reducir en un porcentaje considerable las afecciones del estómago e intestinos de los enfermos inscriptos en el padrón, afecciones en su mayor parte originadas por defectos de masticación, al no tener la boca en las debidas condiciones de higiene e integridad dentaria.

FOTO 6 Anuncio Revista Vida Vasca, año 1930, página 137

Así se ha llegado al convencimiento de que la prótesis dental no es simplemente ornato de la boca, sino necesaria para las funciones digestivas, y, por consiguiente, para la salud del individuo. Viene como anillo al dedo el refrán de que “por la boca muere el pez”.

Atajando los males y afecciones de la boca, producidos por caries que destruyen por completo la pequeña máquina trituradora del hombre, se evitarán otras muchas dolencias y siempre, aunque no se mire egoístamente, ha de suponer una ventaja para el Municipio, reducir el capítulo de asistencias médicas..., por menor número de enfermos.

La instalación del consultorio ha sido hecha con arreglo a las actuales necesidades.
Se ha instalado un magnífico aparato “Retter”, último modelo, adoptado en las modernas clínicas dentales, instalación que, con los accesorios, se eleva a la cantidad de 25.000 pesetas.

Falta por instalar, debidamente, un laboratorio de análisis, con Rayos X, y otros aparatos necesarios, como un autoclave, una estufa de cultivos, un microscopio, etc. El presupuesto lo ha de estudiar, previamente, el Ayuntamiento.

En estas nuevas dependencias se habilitará un despacho para la dirección y archivo, que provisionalmente está instalado en la sala de consultas. El servicio ha tenido la aceptación que era de esperar. Diariamente asisten a estas consultas unos veinticinco escolares, por día, a las horas señaladas, de nueve a once de la mañana.

FOTO 7 Anuncio Revista Vida Vasca, año 1932, página 43

Para la asistencia a los inscriptos en el padrón, se han señalado los lunes, miércoles y viernes; de siete y media de la tarde a nueve y media de la noche, aunque esta hora se prolongue, pues asiste un número intermedio de treinta a treinta y cinco enfermos.

De todas las asistencias se lleva una detallada ficha, en el archivo, para mejor conocer los datos de los trabajos que se realicen y de las características de los mismos, siempre valiosos para realizar estadísticas que marquen e1 curso y eficacia de este consultorio modelo.

El director del servicio municipal gratuito de odontología, don Mariano Clavero, presentó en el Ayuntamiento una proposición, que fue aceptada, abriéndose una clase para alumnos que estudian la carrera.

La iniciativa surtió efectos inmediatos, habiéndose inscripto para realizar prácticas en el consultorio, don Antonio Imaz, de Tolosa, médico a quien falta un curso para terminar la carrera de odontólogo, y don Eugenio Aizpurua, ya dentista. Ambos alumnos del señor Clavero satisfacen por esta asistencia a las clases de prácticas, cien pesetas mensuales, que ingresan en las arcas municipales.

Estos dos alumnos, además, se encargan de hacer dentaduras que son aplicadas a los necesitados de esta sustitución para el arreglo de la boca, descuidada a veces por desidia, las más por falta de recursos, problema este último resuelto por el Ayuntamiento para las familias cuyos modestos ingresos les da opción a ser incluidos en el padrón de asistencias gratuitas.

FOTO 8 Recinto hospitalario con personal sanitario y Damas Enfermeras de la Cruz Roja. Foto cedida por la Dama Enfermera Isabel Ruiz de Arcaute Alústiza. Año 1927

He aquí el nuevo servicio municipal gratuito, digno de ser conocido para que sea imitado por otros Municipios. Ojalá que cunda el ejemplo. Todo es poco para los que carecen de lo más preciso, Miguel POLA

Bibliografía
La Voz de Guipúzcoa, 26 de agosto de 1934, página 4

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)

viernes, 10 de noviembre de 2017

NOTAS DE UN DOCTOR DE 1909



La medicina y la cirujía
La medicina y la cirujía se hallan en el apogeo de su progreso. No pretendemos sentar con esto que médicos y cirujanos realicen curas definitivas en mayor número que años atrás. Sería absurdo, puesto que hoy acaba uno por morir igual que antes.

La diferencia está en que se trata a los enfermos con distintos procedimientos, hay numerosas enfermedades y hay muchos nombres raros para denominarlas.

La cirujía viene practicando, en número siempre creciente, operaciones dificilísimas nunca oídas (1).

FOTO 1 El nuevo Ayuntamiento de San Sebastián. Revista Novedades del 4 de julio de 1909, página 16

Sin embargo, estábamos acostumbrados a saber que una persona había sido operada; que su nariz había desaparecido y que para restaurarla de los propios habíase procurado el ingerto humano siendo el resultado satisfactorio; pero nunca jamás oímos decir hasta el presente que una pierna amputada había sido repuesta con otra de carne y hueso y menos, substituida una víscera por otra víscera.

Esta clase de operaciones y las más difíciles que se puedan imaginar se realizan... en América, en los Estados Unidos, en Chicago (1).

El doctor Delbet, miembro de la Academia de Medicina, ha hecho la historia de los curiosos experimentos llevados a cabo por M. Carrel. La cosa pues, parece seria, tanto más, cuanto M. Carrel ha ingertado en un perro el riñón de otro perro.

La operación resultó, y aún, cuando el perro murió, al cabo de dos meses, a causa de un accidente, no hubo por qué censurar al doctor.

Hay que hacer notar que no fue una transplantación, puesto que ese riñón hacía ya algunos días se hallaba en conservación en un líquido que permite conservar los órganos sin alterarlos (1).

FOTO 2 Jurado del Concurso de fotografía del Pueblo Vasco. Revista Novedades del 19 de septiembre de 1909, página 21

En otra ocasión, el doctor Carrel extrajo a un perro una arteria aplicándole otra de conserva, sin que la vida del can se viera ni por un momento comprometida; y en un tercer perro ingertó a maravilla una pata posterior.

Pero el clon de las operaciones fue el reemplazar los dos riñones de un gato, por otros dos que se conservaban en un bocal, sin que se hubiera notado la secreción renal.

El doctor Debel, por su parte, ante los maravillosos resultados obtenidos, prevee que la cirujía podrá reemplazar todos los miembros y órganos amputados, por otros, aún cuando no sean del todo nuevos, y para esto será suficiente almacenar convenientemente, arterias, riñones, piernas, brazos, estómagos, intestinos, y ¿quién sabe si no llegaremos a ver corazones y cabezas? (1)

Así, por ejemplo, una persona que crea tener algo averiado su cuerpo, puede pasar visita de inspección por uno de estos almacenes y elegir en la colección la arteria, el corazón ó el riñón que le convenga, a ciencia cierta de que existirán diversos precios, según calidad y tamaño.

Pero, en medio de todo, somos desgraciados. Todas estas aplicaciones y operaciones maravillosas se realizan allende los mares (1).

FOTO 3 Distinguidas señoras de San Sebastián, asistentes a la inauguración del nuevo Asilo de Caridad, sirviendo a los mendicantes. Revista Novedades del 24 de octubre de 1909, página 15. Fotógrafo: Urcabe

No sabemos, ni nos dicen cómo se las arreglan para obtener todos esos elementos; aquí no podrían realizarse tamañas operaciones ni aplicaciones, pues las autopsias no se verifican hasta que el cadáver haya pasado, cuando menos veinticuatro horas como tal. En este tiempo la descomposición hace su obra, quedando, por tanto, inútiles para un ingerto.

En estas condiciones será conveniente procurarse un catálogo y tarifas de precios para, en caso necesario, hacer un pedido.

Hemos visto una operación notable en un gato: nos referimos a la de los riñones reemplazados. Este gato se encontraba bien, muy bien; pero hé aquí que fenece al cabo de 72 días. Que, ¿a qué era debido? Pues, sencillamente, a que el gato ingertado era joven y el ingerto algo más viejo, por todo lo cual, el operado murió de vejez prematura.
Mundo Alegre (1).

NOTAS DE UN DOCTOR de Octubre de 1909
Ya hemos dicho que se acerca el invierno, y con él las noches frías, que aunque serenas, exigen más precauciones que las húmedas. Las 11uvías no dejan de ser frecuentes, y esto trae en pos de si todos los estados catarrales que tantos perjuicios acarrean a los individuos débiles y linfáticos. Las mujeres, los niños, los ancianos, sufren con más frecuencia en esta época la influencia de las dolencias propias de la estación.

Las primeras deben cuidar muy mucho que el abrigo interior sea todo lo mejor posible, principalmente en las anémicas, y predispuestas á trastornos funcionales, que aún, cuando no molestan mucho físicamente, preocupan moralmente al sexo femenino y tienen su especial importancia.

En los niños son frecuentes las erupciones, especialmente la escarlatina y la difteria, no siendo raro hallar ambas unidas en ciertos casos, y debiendo cuidar mucho las convalecencias (2).

FOTO 4 Respetables Damas Donostiarras, asistentes a la inauguración del nuevo Asilo de Caridad, sirviendo a los mendicantes. Revista Novedades del 24 de octubre de 1909, página 15. Fotógrafo: Urcabe

Los viejos y los que padecen enfermedades crónicas, especialmente los tuberculosos, experimentan rudos golpes con los cambios de temperatura, siendo ya de un uso vulgar y corriente la predicción de la muerte de algunos de dichos individuos a la caída de las hojas (2).

Por esta causa será medida oportuna modificar su vida, darles alimentos de fácil digestión, no permitirles la salida más que en el centro de los días templados, evitar cuidadosamente que paseen durante los crepúsculos, y anticipar en lo posible las precauciones que se adoptan con ellos durante el invierno.

También por esto, los sitios templados como los puertos del Mediterráneo son de verdadera importancia, debiendo tener en cuenta el origen del enfermo antes de enviarle a uno u otro punto.

Así, por ejemplo, la estación de Pau, que acoge muchos ingleses y alemanes, será fría para un individuo nacido en Andalucía. Este es un dato que no siempre se tiene en cuenta por los enfermos, a causa de que se escuchan más los mandatos de la voluble moda que los sanos consejos del médico. Dr. Ibaeta (2).

FOTO 5 El veraneo en San Sebastián. Revista Novedades del 8 de agosto de 1909, página 14

Higiene Infantil
Ahora que vamos camino del invierno no estará demás que las madres pasen un momento su atención en estas observaciones (3).

Las enfermedades agudas de las vías respiratorias, son de las más graves en la infancia; ellas solas hacen quizá más víctimas que todas las otras que pueden sufrir los niños, si se exceptúan los trastornos digestivos y accidentes del periodo de la dentición; así, pues, es conveniente llamar la atención de las madres sobre algunas reglas que importa tengan presentes, para prevenir los catarros, pulmonías y demás fluxiones de pecho de sus hijos.

Durante los días húmedos y los fríos, debe abrigarse a los niños y ponerles camisas y pantalocitos hechos de telas que conserven el calor.

Es laudable costumbre la de guardar en casa la cuarentena, tanto la madre como el niño; y nunca conviene sacar éste al aire libre, en los días fríos, antes de haber cumplido los tres meses de nacido (3).

No es oportuno desembarazar a las criaturas de sus vestidos para cambiarlos por otros, sin antes precaverse de las corrientes de aire, pues estos tiernos organismos son muy sensibles a ellas.

FOTO 6 Niños ingresados en la gruta de la Virgen de Lourdes del Hospital San Antonio Abad de San Sebastián

Cuando los niños acaban de despertar, es necesario proceder poco a poco para trasladarlos a otra atmósfera y evitar la exposición rápida a un medio más frío que aquel en que dormían.

Cómo los paseos en cochecitos exponen a enfriamientos, no convienen en los días fríos o húmedos.

Cuando los niños “babean”, es inútil el uso de los baberos impermeables, a fin de evitar la humedad constante y el enfriamiento de la pared toráxica.

Es malsano dejar a los niños en los paños mojados o en las ropas humedecidas, en la creencia de que su orina no les es perjudicial; lo es tanto como cualquiera otra causa de enfriamiento que obre sobre ellos.

Los trajecitos escotados con que visten a las criaturas, no tienen razón de ser; si su uso perjudica a los adultos, con muchísima más razón a los niños.

Cuando tienen tos, debe retenérseles en casa: si sobreviene fiebre, recogerlo en seguida y avisar al médico es lo más discreto; cuando no hay fiebre, es prudente tenerlos bajo una temperatura moderada, pero siempre igual.

Durante la noche, es una imprudencia tener a las criaturas expuestas a la acción del relente bajo la influencia de la atmósfera, por lo general húmeda en aquellas horas. Doctor Ibaeta. (3).

FOTO 7 Comparsa de iñudes que acostumbra a salir el día de San Sebastián el 20 de enero. Revista Novedades del 16 de enero de 1910, página 11

Higiene del mes de Noviembre de 1909
Las costumbres populares indican que son indispensables los cambios en la alimentación, a fin de sobreponerse a las influencias del frío que comienza a sentirse con variable intensidad. Las lluvias frecuentes dan origen a estados catarrales, generalmente febriles, que son dignos de toda atención en los seres débiles, como ancianos y niños (4).

La difteria suele presentarse con extraordinaria frecuencia, siendo las estadísticas desconsoladoras en la actualidad, lo mismo en España que en Francia; por esta razón no podemos por menos de recordar los preceptos que hemos dado en otras ocasiones para las madres, que son quienes pueden acudir con rapidez en los primeros momentos a remediar el mal así como uno de los tratamientos que han dado algún resultado.

Convendrá no olvidar, respecto de esto, que los ácidos son preferibles a los alcalinos pues en su seno no se producen los seres vegetales parasitarios que se suponen los productores de la enfermedad (4).

Las bronquitis y demás afecciones del aparato respiratorio también son frecuentes.

La alimentación y el vestido sufren algunas modificaciones de interés. Prefiérense las substancias hidro carbonadas, llamadas alimentos respiratorios y la ropa de invierno no se abandona.

FOTO 8 Las sardineras de San Sebastián. Cuadro de Ignacio Ugarte. Revista Novedades del 30 de enero de 1910, página 14

Lo importante es mantener a una temperatura constante el cuerpo, por lo cual es muy conveniente un abrigo interior o sea una almilla fuerte, en vez de sacrificarlo todo a los abrigos y capas. Es mal acuerdo, pues, ponerse sobre la ropa de verano los gabanes de riguroso invierno, pues es fácil que se adquieran estados catarrales con gran rapidez.

En la casa, al propio tiempo que el estero, se trata de resolver el problema de la calefacción, y aquí también conviene no olvidar que las habitaciones todas, y sobre todo en las que se permanece todo el día, conviene que estén esteradas, sacrificando el lujo al bienestar, y tratando que los focos caloríficos no produzcan tufos de ningún género, ni excesivos aumentos de temperatura que contrasten con la restante frialdad de la casa (4).

Bibliografía
1.- Revista Novedades del 12 de septiembre de 1909, páginas 23 y 24
2.- Revista Novedades del 3 de octubre de1909, página 24
3.- Revista Novedades del 10 de octubre de 1909, página 24
4.- Revista Novedades del 31 de octubre de 1909, página 5

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)