miércoles, 8 de julio de 2020

CARTA DE NICASIO LANDA DESDE GINEBRA A LA ASAMBLEA ESPAÑOLA DE SOCORROS 1870



FOTO 1 Don Nicasio Landa y Álvarez de Carvallo

Es curiosa la siguiente carta que el señor don Nicasio Landa y Álvarez de Carvallo, dirige desde Ginebra al presidente de la Asamblea española de socorros á heridos militares en campaña:

Muy señor mío: Apenas recibí la autorización de S. A. el regente, salí de España, y atravesando rápidamente Francia llegué ayer a esta hermosa ciudad. Desde el Aldour al Rodano he venido entre el tumulto de la guerra, atronada por la Marsellesa que entonan los contingentes que de todas las aldeas salen para formar la Guardia movilizada; pero también desde los Pirineos a los Alpes he escuchado al par del grito de guerra el clamor de la caridad.

En todos los despachos de billetes se encontraba un cepillo donde se pedía para los heridos; en todas las mesas redondas de las estaciones y de los hoteles, una caja con la cruz roja solicitaba las obras de la cuenta a favor de las víctimas de los combates; en todos los cafés y en casi todas las tiendas me han dicho que sucede otro tanto, y es incalculable lo que se reúne con tantos pocos, además de los muchos, muchos.

En Bayona, en Pau, en Tolosa, en Narbona, en Montpelier, en todas partes hay una casa donde la bandera blanca con cruz roja señala la presencia de un Comité de socorro. Todos los periódicos insertan listas de donativos y ofertas de camas para los heridos, dando hermosa muestra de la caridad y patriotismo de los franceses.

Al pasar por Lyon hubiera querido saludar a nuestro infatigable propagandista Mr. Leonze de Cazenave pero supe que ya su ardiente celo le había llevado al teatro de la guerra, y que estaba en Chalors con su señora, también hospitalaria, repartiendo a las ambulancias los donativos del Mediodía de Francia.

Por fin pude contemplar otra vez las ondas azules del lago Shenan y las nevadas cumbres del Monteblanco desde esta ciudad, cuna de la obra de socorro, y centro desde donde su espíritu se irradia a todos el universo.

Poco después entraba en la casa número 35 de la Grande Rue, donde el “Comité Internacional” ha establecido sus oficinas de campaña.

Allí encontré á nuestro venerable general Dafour, con los señores Moynior y Micheli de la Rive, enterándose de las necesidades que de todos los campamentos se les señalaban, y de las ofertas que de todos los Comités se les dirijen, para que los socorros vayan donde más se necesitan.

Faltaba el secretario, doctor Appia, porque, como siempre, ha querido ser el primero en volar al socorro de los heridos. Médico voluntario de las campañas de Italia, de Holstein y del Tyrol, ahora marcha con el ejército del príncipe real. Precisamente había pedido se le enviaran mandiles –camillas, y allí me mostraron uno de los treinta que acababan de construirse con este objeto.

En la prestigiosa villa que Mr. Moyaier habita a orillas del lago tuve el honor de conocer a Mr. Bartolony, vicepresidente del Comité de Francia; y vi la carta que S. M. la reina Augusta de Prusia ha dirijido a Mr. Moyaier, en que con motivo de la presente guerra reitera la expresión de su gratitud a los que fundaron y sostienen la obra de socorro.

También observé que las señoras allí reunidas dedicaban la velada á hacer hilas, bendita ocupación á que casi todas se consagran; hasta en la calle he encontrado a una deshilachando un trapo y lijando en su pecho las hilas que sacaba.

FOTO 2 Transporte de herido por sanitarios carlistas e Hijas de la Caridad. Mandil Landa Guerra Carlista, 1874

Esta mañana me ha llevado el presidente a visitar el Comité de señoras que ha establecido su obrador en el Casino. En el umbral estaban clavando grandes cajones que, llenos de efectos, se remiten dos veces por semana al teatro de la guerra. En los salones donde en invierno se dán bailes estaban las mismas que suelen constituir su más bello ornato (más de sesenta señoras y señoritas), trabajando seriamente bajo la dirección de Madame Lombard, madre de uno de los médicos suizos que voluntariamente han ido a vivir en las ambulancias francesas.

Las más cosían gorros escoceses, aprovechando retales de seda de varios colores; otras utilizaban pedazos de tapicería para hacer zapatillas, cuyas grandes dimensiones serían risibles si no se pensara que son las únicas que podrá calzarse el infeliz cuyo pie está envuelto en vendajes; otras cosían camisas con las mangas abiertas, para heridos del brazo; otras arreglaban la “manteleta Nightingale”, con la que se hace una bata para abrigar el cuerpo y brazos del enfermo cuando se sienta en su cama.

Allí se cortaban vendas de lienzo y de franela, se ordenaban las masas de hilas y demás objetos, y marcado todo con el sello de la comisión, se iba empaquetando y formando un surtido precioso para los hospitales que diariamente se improvisan en el teatro de la guerra.

Tal es el noble empleo que de su habilidad y de su tiempo están haciendo las bellas ginebrinas.

Hermosa es la actitud de la Suiza en estos momentos. País neutral y desinteresado en la presente lucha, se afana sin embargo por aliviar a las víctimas ajenas, cual si fueran propias. El Gobierno federal ha dado ejemplo enviando a cada campo una comisión de seis médicos militares, a quienes considera en activo servicio de la Confederación.

FOTO 3 La Cruz Roja, una obra filantrópica de inspiración masónica, pretende sustituir la caridad cristiana por un humanitarismo sentimental. The Royal Masonic Hospital Nurses. El personal del Woodside Hospital, Darlington. Ambulancia serbia. Guerra serbo-turca, 1878

El Comité de Ginebra, además de ejercitar su acción moral en negociaciones de gran importancia, ha recibido y repartido una suma de 23.000 francos, además de cuantiosos donativos en especie. Muchos jóvenes suizos han ido á servir de enfermeros voluntarios en los hospitales de Francia y de Alemania. En la feliz Helvecia el sentimiento elevado de la fraternidad universal hace tanto como en otras partes el patriotismo, y es que sin duda se inspiran en la religiosa idea que una alocución del Comité de Lausana formula en los siguientes términos.

«Ya que aquí disfrutamos de los beneficios de la paz, y podemos dedicarnos tranquilos a nuestros trabajos, sin que nuestros hijos sean destrozados por la metralla, ni incendiadas nuestras ciudades, ni talados nuestros campos, preciso es tributar las gracias al Todopoderoso, y de ninguna manera mejor que socorriendo a nuestros hermanos desgraciados, así del uno como del otro campo».

Hermoso lenguaje y hermosa conducta: cuando en todas partes se haya llegado á este nivel de civilización, no sólo en las instituciones, sino en las costumbres, no tendrá que deplorar la humanidad los horrores que hoy nos afligen.

Presentando á Vd. y á la Asamblea que preside los testimonios de la más afectuosa confraternidad del Comité de Ginebra, según expresamente que lo encarga; aprovecho esta ocasión para reiterar á Vd. las seguridades de la distinguida consideración y respetuoso afecto con que soy su seguro servidor Q. B. S. M. Nicasio Landa, inspector general (1).

Nota: Con este motivo recordamos á las personas caritativas que en casa del Excelentísimo señor marqués de Vinent, calle del Barquillo número 5, se reciben los donativos para los heridos franceses o prusianos (1).

FOTO 4 Ambulancia serbia. Guerra serbo-turca, 1878

EL MANDIL LANDA

Un mandil es esencialmente un trozo de tela que se pone por la cabeza y que sirve para proteger el cuerpo a la vez que evita que la ropa se manche con algún líquido o trozo de comida. Como se puede ver es uno de los inventos más simples y sencillos que existen.

Pero ¿sabías que existe otro tipo de mandil que salvó la vida a cientos de personas?

La Cruz Roja fue creada por Henry Dunant en 1863 tras observar horrorizado lo que pasaba en el campo de batalla en Solferino (1859) donde a los heridos no los recogía nadie y los dejaban morir sin asistencia sanitaria; y cinco años después, a raíz de ello, esta organización se implantó en España gracias al médico experto en sanidad militar Nicasio Landa y Álvarez de Carvallo y de Joaquín Agulló, conde de Ripalda (2).

El primero de ellos se dio cuenta de que en muchas ocasiones era bastante problemático transportar a los heridos a los puestos de socorro o a un hospital cercano ya que algunas veces éstos se encontraban en lugares geográficos de difícil acceso como por ejemplo bosques o montañas (2).

FOTO 5 Mandil de socorro del doctor Nicasio Landa, 1865; Fotografía del Centro de Documentación de la Cruz Roja Española, Madrid

El doctor Nicasio Landa inventó un tipo de transporte alternativo que ayudara a los sanitarios civiles y militares a transportar a los heridos. Se trataba de un trozo de tela grande que se ataba a la parte delantera del enfermero mediante unas correas y simplemente se agregaba una estructura de madera en la base, la cual era a la vez sostenida por otro asistente a modo de camilla para que el herido se instalara en el centro. Y aunque este invento a simple vista es algo primitivo, ya que incluso muchas veces al paciente le arrastraban las piernas, hay que reconocer que salvó muchas vidas que en otras ocasiones se hubieran perdido.

En verdad, nos encontramos con un ingenio made in Spain de lo más práctico y humanitario (2).

Bibliografía
1.- LA IBERIA Diario Liberal. Año XVIII. Número 4.289. Sábado 1º de octubre de 1870. Primera edición. Página 2
2.- H c M. Historias con Minúsculas

Autor:
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Osakidetza, Hospital Universitario Donostia, Gipuzkoa
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. (RSBAP)
Académico de número de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia – Bizkaiko Erizaintza Zientzien Akademia. ACEB – BEZA
Insignia de Oro del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa 2019

miércoles, 1 de julio de 2020

PRACTICANTES vs ENFERMERAS


Génesis de la unificación profesional de las clases sanitarias auxiliares (1915 – 1980)

FOTO 1 Portada del libro Practicantes vs Enfermeras de José Antonio Ávila Olivares y José Martín Barrigós

Autores: José Antonio Ávila Olivares y José Martín Barrigós

El libro consta de 390 páginas distribuidas de la siguiente manera:
Prólogo

Introducción

Capítulo I. 1896. El detonante del conflicto
Solidos pilares frente a metas contradictorias.
Acritud y radicalismo.
Una visita oficial.
Las Enfermeras del Dispensario Médico de Santa Isabel. San Sebastián
“Asociación de Enfermeras María Cristina”.

Capítulo II. Se oficializan las enseñanzas de las enfermeras
La versión de las Siervas de María.
¿Cómo y dónde surge la idea? ¿Es su ámbito exclusivo para Madrid?
La airada ofensiva de los practicantes.
Atropello inaudito.

Capítulo III. Los practicantes demandan a las enfermeras
Primera propuesta de unificación.
Un ministro singular e irresponsable.
Primera promoción de enfermeras profesionales.
Escuela de Enfermeras de la Cruz Roja Española.
Las Escuelas de Barcelona.
Sentencia desfavorable.

Capítulo IV. Los practicantes pierden el pleito: Consternación general y reacciones
Otro varapalo del Gobierno.
Confusión de facultades.
La Gran Asamblea del 21.
1922 el año de las Hijas de la Caridad.
Las enfermeras de San Vicente de Paúl.

Capítulo V. Propuesta de Auxiliar único con especialidades
Las enfermeras visitadoras de Sanidad, también llamadas “Higias”.
La Asamblea Nacional de Clases Sanitarias.

Capítulo VI. La dictadura de Primo de Rivera: El General Martínez Anido y su apoyo a los practicantes
Momento cumbre.
La razonada y pragmática propuesta de Enrique Marzo.
La debacle de los Practicantes. ¿El principio del fin?

Capítulo VII. La Colegiación Oficial Obligatoria: Los Colegios de Practicantes se oficializan

Capítulo VIII. Las enfermeras se organizan
Concepto de la enfermera.
Soluciones.
Dos puntos de vista contrapuestos.
Enfermeras e la Casa de Salud Valdecilla. Santander.
Las visitadoras sanitarias.
Las enfermeras ganan otra batalla.
La Guerra Civil Española (1936 – 1939).
Mercedes Milá Nolla.

Capítulo IX. Reorganización de las profesiones sanitarias y su unificación
Una propuesta conciliatoria.
Una reflexión muy perspicaz.
Asociación Profesional de Enfermeras Españolas.
Unificación de los estudios de las profesiones auxiliares sanitarias.
Hoy día Mundial de la Salud.
Las Enfermeras quieren ser equiparadas a los A.T.S.

Bibliografía
Fotografías
Anexos

En el Prólogo nos cuenta el enfermero y documentalista Carlos C. Álvarez Nebreda que el estudio, aunque se centra fundamentalmente en el conflicto existente entre los practicantes y las enfermeras, profundiza en áreas de competencias, evidencia la relación de fuerzas de la profesión con respecto a los poderes políticos, científicos, sus estrategias para conseguir sus fines, los argumentos establecidos en las correspondientes asambleas de practicantes para defender sus posicionamientos, nos da a conocer las revistas y medios periodísticos más importantes utilizados por nuestros compañeros, en este caso ambos, enfermeras y practicantes, la poca organización de las enfermeras, la lucha por la consecución de disponer de colegios profesionales propios «al igual que los médicos», cómo se vivió su consecución, el desastre de la guerra, la posguerra, la evolución de los distintos planes de estudios de unos y de otros y, por último, su unificación en esa extraña figura denominada Ayudante Técnico Sanitario (ATS), única en el mundo, al igual que la de practicante, y que todavía hoy nos persigue como la sombra al cuerpo. Aún hoy salen reseñas mencionando a los ATS en boletines oficiales, concursos de traslados, de méritos, en los distintivos de las nóminas, etc., no dejando de sorprender que todavía se siga reconociendo una figura tan postergada.

En la Introducción nos dicen que en los anales de la Historia de la Enfermería Española, por su renuencia y duración, descuella de manera notable la larga lucha de los practicantes por impedir su homologación profesional con las enfermeras, a las que desde el principio consideraron un peligro laboral intrusista al que era imprescindible erradicar.

Conflicto de contumaz beligerancia, que arranca en 1896 con la creación de la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría, por el Dr. Federico Rubio y Galí. Se va a mantener latente 84 años, con episodios puntuales de patente acometividad, más allá de diciembre de 1953, fecha en la que se produce la unificación de iure de las tres ramas sanitarias auxiliares existentes (practicantes, matronas y enfermeras) en la nueva figura del Ayudante Técnico Sanitario (ATS), pero de facto no quedará totalmente concluido hasta que en diciembre de 1980 se produzca la finalización del plazo extraordinario de gracia para la convalidación de las antiguas enfermeras (Real decreto 1421/1980, de 6 de junio).

FOTO 2 Primera Promoción de Ayudantes Técnicos Sanitarios Femeninos. Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aranzazu en San Sebastián, 1964

Esta confrontación histórica, de cuyo acontecer y desarrollo trata el presente trabajo, se ha puesto de actualidad en 2015, año en que se cumple un siglo de la oficialización del título de enfermera. Efemérides de un acontecimiento que desencadenó una numantina defensa de sus derechos por parte de los practicantes españoles, aquel 21 de mayo, fecha en que la Gaceta de Madrid, número 141, publicó la R.O. por la que autorizaba “para ejercer la profesión de enfermera” en España, conforme al programa que se acompañaba.

Este importante documento de alguna manera constituye el alegato final de la mencionada contienda que, mediando el reconocimiento oficial del fracaso de sus estrategias y operaciones, los practicantes españoles no tienen más remedio que optar por firmar el armisticio de su claudicación, conscientes por fin de que lo razonable, cuando no es posible vencer al adversario, la mejor solución es unirse a él.

Pero nuestro objetivo es precisamente el estudio historiográfico de la concatenación de los hechos y circunstancias que avocaron a este desenlace, sobre el que podemos adelantar ya que, si bien no toda su causalidad puede atribuirse a los errores cometidos por la cúpula nacional corporativa de los practicantes, sí pondremos en evidencia que fue subsidiaria de los mismos en un elevado porcentaje, al empecinarse en un enroque que minusvaloró el poder de influencia de sus antagonistas, así como las corrientes sociológicas de la primera mitad del siglo XX, décadas en las se fueron produciendo cambios sustanciales en el devenir de la sociedad española y europea, al tiempo que se conseguían progresos notables en sanidad y en las ciencias de la salud.

Si bien, tantos años después y tantos avatares vividos, en el contexto del tiempo en que estamos, es evidente que no se puede considerar ningún fracaso la evolución profesional seguida por aquellos practicantes que, en su tiempo, se consideraron vencidos por las enfermeras. Sus sucesores inmediatos, los A.T.S. han podido constatar que la deriva de su carrera ha sido muy positiva, tras las sucesivas ampliaciones de progreso, hasta su plena integración en la Universidad.

FOTO 3 Ayudantes Técnicos Sanitarios Femeninos, el día que se inauguró la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Aranzazu en San Sebastián el 13 de agosto de 1960

Al desafortunado asunto del recurso contencioso administrativo que la Federación Nacional de Practicantes interpuso contra la Real Orden de 5 de mayo de 1915, que creaba de manera oficial la profesión de enfermera, Ávila (2011: 402 - 404) en su tesis doctoral Evolución histórica del movimiento colegial de Enfermería: El Colegio de Alicante, detalló minuciosamente este litigio y publicó en los Anexos de la misma el texto completo de la sentencia contraria a los intereses de los practicantes, desvelando los costes detallados de esta operación. Ventosa Esquinaldo (2013) en su reciente trabajo Pugna por la unificación de los Practicantes, Matronas y Enfermeras en una sola profesión, estructura en seis fases del recorrido final hacia la unificación desde 1944 a 1978 y estudia los hechos significativos de cada una de ellas con detenimiento y fruición. Calvo-Calvo (2014) en La reacción de los colegios oficiales de practicantes a la creación de la enfermera titulada en 1927, estudia las acciones de oposición de los practicantes a la Real orden de 24 de febrero de 1927, partiendo de fuentes hemerográficas.

Muchos de los documentos consultados tienen un especial valor histórico, por su aporte esclarecedor de las causas que originaron determinados acontecimientos e influyeron decisivamente en el devenir del proceso. Razón por la cual, hemos juzgado que, al no poder citarlos completos en el texto, deberíamos publicarlos, agrupados en un Anexo, para así facilitar su consulta.

FOTO 4 Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría del Dr. Federico Rubio y Galí en Madrid. 1 de octubre de 1896

Capítulo I. 1896. El detonante del conflicto

El detonante de este conflicto, como es sabido, arranca con la creación, en Madrid el año1896, de la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría por el doctor Federico Rubio y Galí. Institución nacida con el objetivo de instruir a mujeres seglares en el «arte de atender y cuidar de modo artístico y científico, dándoles para ello la enseñanza de conocimientos necesarios, adquiridos en el período de internado suficiente» (López Piñero, 1983: 270). Periodo tras el que las alumnas obtenían un certificado de aptitud, al cabo de los años de servicio, que les permitía ganarse la vida asistiendo enfermos, conforme al modelo anglosajón que su fundador había conocido en su prolongadas estancias en el Reino Unido. «Se ha citado la posibilidad de que, durante su larga estancia en Londres, Federico Rubio hubiese visitado la Escuela del Hospital St. Thomas, fundada por Florence Nightingale, y que esto hubiese influido de algún modo a la hora de crear su Escuela en Madrid».

Aprendían:
Sencillez, humildad, paciencia y, sobre todo, respetabilidad de conducta y porte para igualarse, como no podía ser menos, a personas respetables, a saber, médicos, abogados y sacerdotes. Por otra parte, el hacerse enfermera era un medio decoroso de vida. Ante todo la enfermera debía: obediencia al médico, auxiliarle y ejecutar las órdenes del tratamiento para que las operaciones lleguen a buen fin. La mujer enfermera debía formar una familia tanto dentro del hospital como fuera, ya que la mujer era la otra mitad. Ser buena madre de familia, consagrando su vida a los demás y sintiendo paz interior” (Sellán Soto, 2006).

FOTO 5 Enfermeras de la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría en el homenaje al Dr. Rubio. Foto cedida por la Fundación María Teresa Miralles Sangro

En 1880, Federico Rubio funda el Instituto de Terapéutica Operatoria en el Hospital de la Princesa en Madrid, con el objeto de impulsar la enseñanza de las especialidades quirúrgicas. Unos años más tarde, a mediados de 1894, el Dr. Rubio, comienza a gestar la idea de trasladar el citado instituto a unos terrenos ubicados en la actual Ciudad Universitaria de Madrid o Campus de la Moncloa.

En 1896 se inicia la construcción del edificio con el diseño del arquitecto Manuel Martínez Ángel. Es en esta fecha cuando, una vez acabado el edificio que acogía al nuevo Instituto, ahora llamado Instituto de Técnica Quirúrgica y Operatoria, el Dr. Rubio funda en sus instalaciones la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría. Fue la primera escuela para enfermeras laicas en España, aunque los estudios de enfermería no se regularizaron formalmente en España hasta el 7 de mayo del 1915.

Cuarenta años antes, los ejercientes del oficio de sangradores, conocidos socialmente como ministrantes (Ávila, 2010), habían obtenido un extraordinario reconocimiento profesional al aprobarse la Ley de Instrucción Pública (9 de septiembre de 1857), más conocida como la Ley Moyano debido a que este era el nombre del Ministro de Fomento (Claudio Moyano Samaniego), durante su tramitación y aprobación. Art. 40 Queda suprimida la enseñanza de la Cirugía menor o Ministrante.

FOTO 6 Doctor Federico Rubio y Gali, con otras personalidades

El Reglamento determinará los conocimientos prácticos que se ha de exigir a los que aspiren al título de practicante. La Ley Moyano, en su artículo 40, había instituido el título de Practicante. Posteriormente, la Real orden de 26 de junio de 1860 determinó los conocimientos prácticos que debían exigirse a los aspirantes al citado título de Practicante, otorgándoles funciones idénticas a las que venían realizando pero ahora con una formación de base obtenida en las Facultades de Medicina. De hecho obtuvieron del Estado el privilegio de pasar de un oficio servil a una profesión liberal con título del que siempre se sintieron orgullosos a pesar de que sólo les habilitara para muy poco pues, a caballo entre cirujanos y médicos, sus funciones eran muy limitadas y además estas fueron menguando al perder el arte del dentista y el arte de los partos, circunscribiéndose a inyecciones y curas externas propias de la Cirugía Menor. A pesar de lo cual, pronto se autodefinieron y reclamaron como los únicos auxiliares de los médicos.

Por lo que se refiere a la enfermera, en un país eminentemente católico como España, la asistencia a los enfermos en los hospitales había estado atendida por personal religioso perteneciente a las órdenes religiosas que existían con este carisma, hasta producirse las desamortizaciones de Mendizábal (1820 - 1823), Espartero (1851) y Madoz (1855), tras las cuales, dicha responsabilidad fue traspasada a las corporaciones municipales. Pero estas instituciones, carentes de recursos y de experiencia, encargaron la función de enfermera a mujeres sin formación específica y en gran mayoría analfabetas.

Entre la clase médica, esta situación era objeto de preocupación y, por cuenta propia, tomaron algunas iniciativas, entre las cuales la más sobresaliente fue la del doctor Federico Rubio y Galí, en el Instituto Quirúrgico de Terapeútica Operatoria del Hospital de la Princesa de Madrid, en el que crea el cuerpo de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría. Incorporaba mujeres laicas, viniendo a ser la reafirmación moderna de la corriente ancestral que desde siempre, tanto en el seno de las familias como de la tribu, reservaba a las mujeres el cuidado y atención de los enfermos y desvalidos. Aspecto éste que los practicantes, al parecer, desecharon o no quisieron ponderar con inteligencia y perspicacia y que, sin embargo, el profesor Siles lo ha considerado como el rol biológico de la mujer: “Las enfermeras, por antonomasia, son las herederas del rol biológico constituido por el arte de cuidar enfermos, niños, ancianos y heridos”.

Para formalizar su matrícula en la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría, fundada en 1896, se necesitaba:

Ser mayores de veintitrés años y menor de cuarenta y tres. O, siendo menores, licencia paterna, saber leer, escribir, sumar y restar. Estar sanas, vacunadas, ser aseadas y de buenos modales y conducta. Matrícula y calificación serán gratuitas.

Recibirán las siguientes enseñanzas:
1º.- Nociones de higiene. 2º.- Higiene personal. 3º.- Nociones generales de Infección y Desinfección. 4º.- Arte de la Asepsis. 5º.- Arte de manejar y cuidar enfermos. 4º.- Arte de cocinar para los mismos. 6º.- Lavado y planchado. 7º.- Rapar, afeitar y amasar. 8º.- Arte de curar asépticamente úlceras y heridas. 9º.- Arte de aplicar apósitos, vendajes, tópicos e inyecciones. Estas enseñanzas serán prácticas y sobriamente orales.

Las alumnas contraen la obligación, durante

1º.- De obedecer las órdenes que corresponden a los deberes de sus cargos.
2º.- No entablar conversaciones. Guardar silencio. No replicar. Contestar sí o no y brevemente a lo que se le pregunte.
3º.- Asistir a las visitas de las enfermerías, salas de operaciones, guardias diurnas, dispensarios, cocinas y lavaderos, según sus turnos.

A las alumnas internas se les exigía las mismas condiciones que a las externas, teniendo preferencia las “mujeres desamparadas” y recibían gratuitamente, además de las enseñanzas, «casa, vestido uniforme, asistencia en enfermedades y ración de la sobrante de los enfermos».

FOTO 7 Enfermeras de la Real Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría en el homenaje al Dr. Rubio. Foto cedida por la Fundación María Teresa Miralles Sangro

Además habían de observar las prácticas cristianas e higiénicas siguientes:
Se levantarán a las cinco de la mañana. Mientras se visten en el dormitorio común, rezarán el Bendito, el Padre Nuestro, la Salve y el Credo. Seguidamente se arrodillarán ante la imagen de Santa Isabel de Hungría y dirán la siguiente oración «Por los méritos de su santidad, consigamos la gracia de Dios, para que imitemos tus virtudes y tu caridad para con los enfermos». Acto continuo pasarán al local de baños y cada una en su departamento aislado, tomará un baño de lluvia, cubierta con el peinador y guardando su propia honestidad. Después de friccionarse brevemente, se vestirán y repartirán a sus respectivos servicios, diciendo mentalmente: «Como el agua lava el cuerpo, sí las buenas obras laven mi alma y la libren de infección».

El número de admitidas era veinticuatro, de las cuales solo ocho podían ser internas. El Reglamento abunda en detalles verdaderamente curiosos, haciendo hincapié en los aspectos de perfeccionamiento personal y vida de piedad, debido sin duda al acendrado cristianismo de su fundador y a su condición de masón.

La reacción de los practicantes, a través de la Junta Central de los Colegio Unidos, fue casi instantánea, dirigiendo su petición de ayuda a la corporación médica y sus protestas a los Poderes públicos. Por otra parte la prensa profesional existente era también escasa, con ninguna capacidad de influir en la opinión pública y mínimamente en los pocos practicantes suscriptores de sus publicaciones. Así pues, pocos se apercibieron, en un principio, de la trascendencia de la creación del doctor Rubio, que respondía a una corriente moderna para dotar a los hospitales de efectivos femeninos con la necesaria formación médica y quirúrgica para cuidar y asistir a los enfermos, vigilando que tanto las condiciones sanitarias de las instalaciones como las atenciones a los pacientes coadyuvaran a potenciar la efectividad de las intervenciones y tratamientos médico quirúrgicos. Una función que superaba ampliamente a las que tenían encomendadas los practicantes, pese a su titulación en las Facultades de Medicina. Con la salvedad, por otra parte, de que su título de Practicante era privativo de nuestro país, único en el mundo frente a la denominación enfermera que, por la potencia colonial de Inglaterra, Holanda y Francia, se había impuesto en los cinco continentes.

Las enfermeras del Dispensario Médico de Santa Isabel

Pero no sólo aparecerá la iniciativa del doctor Rubio; aunque con menos relevancia mediática, Manuel Solórzano nos ha dado a conocer la que se llevó a cabo en la ciudad de San Sebastián (Guipúzcoa) en 1909: el “Dispensario Médico de Santa Isabel, gratuito para los pobres de San Sebastián”, fundado por tres médicos franceses, los doctores Charles Vic, Michel Leremboure y Auguste Harriet, y que se mantuvo abierto hasta el año 1960.

FOTO 8 Consultorio del doctor Vic con Enfermeras Aristocráticas. Dispensario de Santa Isabel de San Sebastián, 1909

En este centro creado para acoger a quienes carecían de recursos para acudir a las consultas privadas, un grupo de señoras y señoritas voluntarias, pertenecientes a la aristocracia donostiarra, expertas aunque no tituladas, practicaban curas e inyecciones y cuidaban de consultas y servicios bajo la inspección de dos Religiosas Dominicas. Se creó una Junta de Damas de familias donostiarras muy conocidas, encabezada por Mercedes Arriola, Marquesa de Rocaverde (Presidenta); Vicepresidenta, doña Luisa Lizariturry de Rezola y su hermana Carmen; doña Inés Brunetti y Gayoso, hermana del Duque de Arcos; y Secretaria, Laura Aguirre de Harriet y Tesorera, la señora del doctor Vic.

FOTO 9 Consulta del doctor Harriet. Consulta de cirugía, un paciente, tres médicos y tres enfermeras. Doctor Carmelo Balda, odontólogo en su consulta. Enfermeras en la Sala de Curas. Dispensario de Santa Isabel de San Sebastián, 1909

La endémica guerra de Marruecos se recrudeció virulentamente el año 1909 y la prensa difundió diversos actos de heroísmo que se produjeron en algunos de sus combates. De ahí que algunas damas y señoritas de San Sebastián se ofrecieran para ayudar a los médicos militares en su cometido. Pero como carecían de conocimientos sanitarios, no teniendo nociones de enfermería, surgió la idea de reunir a aquellas voluntarias e instruirlas, aprovechando también la oportunidad para crear un centro gratuito de consultas médicas. El doctor Vic conocía en su país a grupos de voluntarias de este tipo, formadas según las normas establecidas por la Cruz Roja Francesa y siguió este mismo procedimiento, creando “una pequeña escuela” en la que se impartieron curso de mañana y tarde a estas señoras y señoritas que practicaban en el Dispensario. «Los sábados, por la tarde, había consultas de medicina general. Los médicos daban instrucciones a las enfermeras que, bajo la dirección de la Madre Mauricia, aplicaban y ejecutaban las prescripciones de los doctores. En cirugía y oftalmología, ayudaban las enfermeras preparando todo el instrumental de curas, hacían curas, vendajes, gasas, esterilizantes, etc. y, fuera de los días de consulta, hacían las curas a los enfermos. […] Asistían también a las consultas y si había que aplicar ventosas, poner inyecciones o realizar curas, lo hacían ellas. […] Eran precisamente esas señoritas de la buena sociedad las que con los médicos labraron el prestigio de la entidad, asegurando su próspera vida. Prueba de dicho prestigio, la visita realizada al centro por S. M. la Reina María Cristina de cuya resulta creó el Cuerpo de Damas de la Cruz Roja para atención de su Hospital y Dispensario» (Solórzano, 2002).

FOTO 10 Consultorio del doctor Vic con una madre con su bebé y las Enfermeras Aristocráticas. Dispensario de Santa Isabel de San Sebastián, 1909

Ávila (2011) da cuenta de un hecho que, aun pudiera parecerlo, no es en absoluto anecdótico, dado que en realidad constituyó la primera acción corporativa que tiene trascendencia pública en la historia de las enfermeras españolas. Es oportuno traerlo a colación aquí debido a que sentó un precedente, con repercusión cierta en la decisión del legislador de establecer oficialmente la profesión de enfermera en mayo de 1915. En 1913, por iniciativa de la Reina Madre Dña. Mª Cristina, se constituyó en Madrid un Patronato que consiguió la puesta en servicio del Hospital de San José y Santa Adela, cuyas obras llevaban tiempo paralizadas, dedicándolo inicialmente a la asistencia de sirvientas y posteriormente a la atención de los soldados heridos con motivo de la Guerra de Marruecos. En él van a actuar como voluntarias para atender a los heridos una serie de damas y señoritas, procedentes de la alta sociedad madrileña, que pronto serán conocidas como Enfermeras de ese Hospital. Estamos ante el factor determinante y germen del principio de una asociación de enfermeras, y no habrán de transcurrir muchos meses para que cobre efectividad, como veremos. Así, en noviembre de 1914, el Órgano oficial de difusión de los Practicantes transcribe un artículo de prensa que informa de la existencia de la «Asociación de Enfermeras María Cristina» e informa que ha sido creada en Madrid, que merece la protección de todos y que está constituida por las Enfermeras que han terminado sus estudios en el Instituto de Terapia Operatoria del Dr. Rubio y por las voluntarias del Hospital de San José y Santa Adela. Ofrecemos su contenido al pie de la letra:

“Asociación de enfermeras María Cristina”

Con este título existe en Madrid una Asociación que merece la protección de todos, formada por las enfermeras que han terminado sus estudios en el Instituto Rubio y Hospital de San José y Santa Adela. Su fin es asistir a domicilio a cuantos necesitan un cuidado asiduo y tratamiento por masaje, inyecciones, curas etc. Esta Institución, de la que es presidenta doña María Cristina de Habsburgo, y de cuya Junta directiva forman parte las señoras presidenta de las curadoras del Instituto Rubio, excelentísima señora doña Carmen Santos, viuda de Taboada, y la del Hospital de San José y Santa Adela, excelentísima señora Marquesa de Alhucemas, fue fundada siendo director del Instituto Rubio el sabio e inolvidable Doctor don Eugenio Gutiérrez. Y puede ser un poderoso auxiliar de los Médicos proporcionándoles un personal capaz de cumplir cuantas indicaciones técnicas sean necesarias, unidas a una esmerada asistencia.

Es esta nueva carrera, un medio decoroso de vida para la mujer, que puede encontrar ocasión de tener un porvenir de trabajo independiente. Un Montepío, formado con las cuotas de las asociadas, de las que abona la mitad el Instituto, les asegura una pensión después de cierto número de años de trabajo, o si por algún accidente se inutilizara para él.

El nuevo Director, don Eulogio Cervera ha acogido con gran entusiasmo la idea de Asociación, y hay que esperar mucho de su valioso concurso. Las enfermeras llevan uniforme, una insignia y un carnet de identidad. Las peticiones de enfermeras deben hacerse al Instituto Rubio (Moncloa, teléfono 1907), a la señora Superiora, y exigir a las enfermeras entreguen a las familias la hoja de servicio que se ruega sea devuelta después de llena y firmada directamente al Instituto.

Esta fue, seguramente, la primera asociación de carácter corporativo, con fines de promoción profesional, como evidencia la oferta de sus servicios que se incluye en la información. Hemos de hacer notar que en el mismo número del Boletín en que aparece la anterior información se incluye la indignada protesta de los Practicantes que, si bien no se habían privado de manifestar su descontento desde la creación de la escuela del doctor Rubio, ahora ven confirmados sus temores y elevan al máximo su tono de protesta por la creación de esta asociación, en un artículo que titulan «Absurdo inconcebible» y que reproducimos: Un problema se cierne sobre el horizonte de nuestra profesión, cuyos graves caracteres amenazan con lo poco que resta de nuestra vida profesional. Es la puntilla, es la traicionera puñalada que acabará con este organismo; exangüe de tantas y repetidas sangrías si en un momento de reacción no lo remediamos.

Las líneas que copio de la prensa política, y que todos habrán leído, destilan veneno. La flamante Asociación de enfermeras españolas, organismo que nace, amamantado por vigorosas figuras médicas y altas personalidades, dará al traste con la carrera de Practicante, y en buena hora sea, si la figura de éste desaparece del cuadro de las carreras de España. Por eso, a conseguir que esas señoritas ejerzan ilegalmente nuestra profesión, media un abismo. Ya en otra ocasión, prestigiosos compañeros dieron la voz de alerta evidenciando el peligro; ahora se trata de más, la protesta colectiva ha dado la voz de alarma en la prensa general rotativa de España; el Ministro de la Gobernación conoce el asunto, nuestra protesta ha ido al Instituto que confiere cargos, que sólo al Estado compete y el Juez de guardia tendrá conocimiento de ello, y finalmente, someteremos a los Tribunales el fallo, para que estos resuelvan. Y por hoy no más. La situación creada va a abrir el casus beli «Practicantes vs. Enfermeras» de largo y porfiado recorrido como ya hemos señalado y que constituye el leitmotiv de este trabajo, como ya ha quedado dicho.

FOTO 11 Damas Enfermeras de la Cruz Roja del Hospital María Cristina de San Sebastián, 1918

Primera promoción de enfermeras profesionales

Aún no habían acabado de llegar a su destinatario los escritos y telegramas de protesta, cuando ya son convocados por la Facultad de Medicina de Madrid, para el día 25 de junio de 1915, los primeros exámenes de la reválida prevista por la Real orden para obtener el certificado que legalizará la actividad enfermera de las Siervas de María Ministras de los Enfermos. En esta primera promoción, las 36 aspirantes que se presentaban a examen serán todas aprobadas. Escribe M. A. Calles (Cantaclaro) en el Boletín del mes julio:

Porque no hay más que dos notas, una aprobada, y otra reprobada de ésta última no hizo falta, y aun quedó quejoso el Tribunal por no haber podido dar notas de sobresalientes y notables, pues á boca llena decía el Sr. Decano (que era el Presidente), que habían estado mejor que muchos de los señores Internos, ¡vaya una flor! El Tribunal lo formaron el ya mencionado Sr. Decano, D. Francisco Criado, D. Ildefonso Rodríguez, Catedrático del Doctorado y D. Enrique Pérez Zúñiga. Catedrático Auxiliar de Patología Médica. Los que las han dado clase, han sido los señores D. Antonio Simonena, Catedrático de Medicina de la Facultad de Medicina de Madrid, D. Ramón Giménez, Catedrático de Operaciones y D. Luciano Barajas, Especialista.

Para estas religiosas el certificado obtenido no iba a suponer ningún cambio en su diario quehacer humanitario junto a la cabecera del enfermo. Antes no ocupaban puesto alguno en los hospitales y tampoco iban a hacerlo tras ser aprobadas en la Facultad de Medicina. Tampoco iban a ejercer por libre como profesionales sanitarios, ni a ocupar plaza de titulares en los pueblos y aldeas de España. Pero si nos detenemos a analizar la imagen del certificado que se les expidió, observamos que, tanto el título (añadido a mano, en su encabezamiento, bajo el membrete de «Universidad Central») como el texto del cuerpo del documento, sancionan palmariamente la «Carrera de Enfermeras, establecida en virtud de la Real orden de siete de Mayo del corriente año».

FOTO 12 Primeros Títulos de Enfermería de las Siervas de María. Estado Vaticano, 15 de junio de 1912. Archivo General, Roma. Diploma cedido por Sor Jesús Amillano, Sierva de María

Como bien habían intuido los practicantes, no se trataba sólo de un sencillo e inocuo certificado, sino de la creación de una carrera oficial que abría la puerta a otras iniciativas que, a la larga, representarían lo que ellos consideraban la definitiva muerte anunciada de su profesión. Tales iniciativas iban a tardar poco en llegar.

Veamos cómo se producen cronológicamente.

Escuela de Enfermeras de la Cruz Roja Española

En 1916, el 16 de enero, se promulgó una Real orden por la que se dictaban las bases para la reorganización de la Cruz Roja Española. Vinculada esta institución a las casas reales europeas desde el momento de su fundación en 1863 por el filántropo suizo Henry Dunant, dicha Real orden dispuso que la autoridad suprema en la Cruz Roja Española la ejercía el Rey y, por su delegación la Reina. Así pues, la reina Victoria Eugenia de Battemberg, esposa de Alfonso XIII, inglesa de nacimiento y educada en el Reino Unido, en los primeros días de asumir su cargo como presidenta de la llamada Sección de Mujeres, creó el Cuerpo de Enfermeras Profesionales y el de Damas Enfermeras Voluntarias, cuya constitución quedó aprobada por el Real decreto de 28 de febrero de 1917, así como sus programas de estudio.

FOTO 13 Damas enfermeras de la Cruz Roja en el Gran Casino de San Sebastián. Hospital de Sangre 1924

La Reina, que conocía la labor de Florense Nightingale en su país, envió a Inglaterra a Carmen Angoloti, Duquesa de la Victoria, su mano derecha en la institución, con el fin de que conociera el sistema de formación y el funcionamiento de la Escuela de Enfermeras que la «Dama de la lámpara» había creado en el St. Thomas Hospital de Londres para poderlos aplicar en España. Igualmente, por iniciativa de la reina, se había constituido en 1913 un Patronato que consiguió poner en marcha el Hospital de San José y Santa Adela, terminado de construir en 1908, pero sin poder abrirse durante cinco años por haberse agotado los fondos de la Fundación que para la construcción de dicha casa de salud había legado Dña. Adela Balboa y Gómez. Inaugurado el Hospital, en diciembre de 1918 un Real decreto confiere el Patronato fundador a la Cruz Roja Española, e inmediatamente se habilitaron en él unas dependencias para una Escuela de Enfermeras y habitaciones para las cinco alumnas miembros de la primera promoción, con régimen de internado similar al de la escuela del St. Thomas londinense. Las primeras alumnas procedían del curso de Damas Enfermeras e ingresaron en el Hospital-Escuela en agosto de 1918.

La propia reina, como presidenta de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja, «lo que le hacía dedicar una gran parte de su tiempo, ya que además atendía la marcha de la Escuela de Enfermeras, a la que asistieron sus dos hijas, las infantas Beatriz y Cristina de Borbón; trabajando ellas mismas como enfermeras». (García 2009).

FOTO 14 Infantas doña Cristina y doña Beatriz. S.M la Reina Victoria Eugenia con uniforme de enfermera de la Cruz Roja en la Primera Guerra Mundial

María del Carmen Angoloti y Mesa (1875 - 1959). Jefa de los Hospitales de la Cruz Roja, Dama de la Reina Victoria Eugenia de España; esposa del III Duque de la Victoria, Pablo Montesino y Fernández-Espartero (1868 - 1957), III duque de la Victoria, III conde de Luchana, Gentilhombre Grande de España con ejercicio y servidumbre del Rey Alfonso XIII.

Las Escuelas de Barcelona

En Barcelona, bajo los auspicios del Montepío de Santa Madrona, existía una institución que entre sus objetivos contemplaba el desarrollo social de la mujer mediante la promoción educativa y laboral. Hay que considerar que en esta época entre las mujeres existía un alto porcentaje de analfabetas y muy pocas tenían acceso a las escasas profesiones que se consideraban idóneas para ser ejercidas por mujeres (maestra, matrona, médico) por lo que en 1917, dicho organismo se decide a crear la Escuela de Enfermeras de Santa Madrona. «De esta manera –dirá Siles- , se perseguía alcanzar la emancipación de la mujer dotándola de un trabajo que no rompiera del todo con los roles tradicionales que la sociedad española de la época les tenía asignados» (Siles, 1996).

En dicha Escuela se atendía con especial atención la formación práctica de las alumnas, orientando sus programas a la formación de dos tipos de profesionales: enfermeras hospitalarias y enfermeras veladoras.

FOTO 15 Enfermeras de la Escuela de Enfermeras de Santa Madrona

Estas últimas, con una formación teórica más elemental que las primeras. En ese mismo año también se funda la Escuela de Enfermeras Auxiliares de Medicina de la Mancomunidad de Cataluña, de clara inspiración krausista en sus programas educativos, en los que se ponía especial énfasis en la formación física y cultural (gimnasia, cultura general, charlas y conferencias, visitas a museos, etc.) y una amplísima formación práctica.

«Sin duda la presencia de Monserrat Ripoll, formada en Estados Unidos, imprimió un carácter renovador y de orientación enfermera a este centro, que sólo admitía como alumnas a solteras, viudas o divorciadas que tuvieran entre 18 y 32 años». (Pedraz, 2010).

Naturalmente, Barcelona, la más europea de las capitales españolas de la época, va a imprimir a estas escuelas un carácter muy en consonancia con las corrientes enfermeras más modernas y evolucionadas.

Enfermeras de la Casa de Salud Valdecilla

Fundada en enero de 1929, la historia de la Escuela de Enfermeras de la Casa de Salud Valdecilla está cumplidamente explicitada por varios autores (Usandizaga, 1931; Salmón et al., 1990; Nespral, 2005), por lo cual únicamente será preciso señalar que su creación fue considerada como una parte fundamental del proyecto de la Casa de Salud que fundara en Santander (Cantabria) el marqués que le da nombre. «Su objetivo era garantizar al nuevo hospital el suministro de profesionales bien formados y competentes en los cuidados del enfermo. Sabía Wenweslao López Albo, primer director del hospital, que en ese momento no iba a encontrar en España el modelo de enfermera que buscaba y admiraba y que había conocido en hospitales extranjeros, en los que la carrera de enfermera había adquirido ya un gran desarrollo» (Nespral, 2005: 179).

Por lo cual al nombrar al ginecólogo Manuel Usandizaga director de la misma, tanto él como la subdirectora, María Teresa Junquera, que contaba con una amplia formación como enfermera y médica y conocía las escuelas de enfermería anglosajonas, ambos visitaron centros hospitalarios de Norteamérica, Francia y Alemania para conocer directamente el funcionamiento de sus escuelas de enfermeras.

FOTO 16 Alumnas de la Escuela de Enfermeras de la Casa Salud Valdecilla

Tras lo cual, con alumnas exclusivamente mujeres, organizaron su escuela de acuerdo al modelo Nightingale, con los tres rasgos genuinos que señalaba María Teresa Junquera primera subdirectora de la Escuela: Formar parte de un hospital, para que las enfermeras pudieran adquirir experiencia profesional; ser un internado, puesto que sólo así se consigue inculcar en las alumnas la disciplina y la alta educación moral que la profesión requiere; y, por último, la estancia en ella debe ser prolongada para que la formación de la enfermera sea perfecta.

Tras el primer año de funcionamiento, alegando que se había suscitado una ola de protesta entre la sociedad santanderina más conservadora y poderosa por el equipamiento de personal sanitario laico, se harán cargo de la Escuela las religiosas Hijas de la Caridad de San Vicente Paul.

Se implementará entonces el siguiente plan de estudios: un programa de tres años, cuyas asignaturas eran impartidas en su mayoría por los profesores-jefes de los distintos servicios, y en las evaluaciones se tenía muy en cuenta las notas de la enfermera-jefe y del médico de la sección sobre el trabajo y comportamiento en la clínica (Salmón et. al. 1990: 150 - 254).

La escuela se hace mixta en 1937, año en que fueron admitidos siete varones que tuvieron que abandonar su formación sorpresivamente al ser movilizados, debido a ser «llamados a quintas».

Por lo demás, sin interrupción durante los años de la guerra civil, su actividad se mantuvo durante más de cuarenta años. Hasta 1954 como escuela de Enfermeras y desde 1954 hasta que los estudios de enfermería pasan a la Universidad, como escuela de ATS.

FOTO 17 Las cinco primeras enfermeras profesionales de la Cruz Roja Española. Elvira López Maurin, sentada a la izquierda con sus compañeras de la primera promoción de enfermeras profesionales de la Cruz Roja. Título de Dama Enfermera de la Cruz Roja. Centro de documentación de la Cruz Roja

Cómo final

Hoy tanto las nuevas promociones del Grado de Enfermería, como las ya veteranas egresadas de las aulas universitarias con el título de Diplomado en Enfermería, constituyen el colectivo profesional único, compacto y homogéneo de Enfermería, en cuya memoria no aparece rastro alguno de las disensiones y pugnas de las que en este trabajo hemos dado cuenta.

Pugnas que la llegada del nuevo siglo en 2001 relegó al archivo de memoria del viejo siglo XX.

Excelente libro que nos narra la evolución de nuestra profesión enfermera.

FOTO 18 Manuel Solórzano Sánchez con el libro regalo de José Antonio Ávila

Agradecimientos:
José Antonio Ávila Olivares
José Martín Barrigós
Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA)

Bibliografía
PRACTICANTES vs ENFERMERAS. Génesis de la unificación profesional de las clases sanitarias auxiliares (1915 – 1980). Autores: José Antonio Ávila Olivares y José Martín Barrigós. Edita: Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA). ISBN: 978-84-608-5163-9. Depósito Legal: V2182-2017

Dispensario de Santa Isabel de San Sebastián, 1909

Dispensario de Santa Isabel de San Sebastián, 1909

Casa de Salud Valdecilla. 1929 Santander. Publicado el martes día 22 de enero de 2019

Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Osakidetza, Hospital Universitario Donostia, Gipuzkoa
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. (RSBAP)
Académico de número de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia – Bizkaiko Erizaintza Zientzien Akademia. ACEB – BEZA
Insignia de Oro del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa 2019