sábado, 23 de junio de 2018

LA CASA DE SOCORRO DE CUATRO CAMINOS MADRID 1902


Aquel famoso doctor Ovilo que durante muchos años fue médico y amigo de Muley – Hassam, padre del actual sultán de Marruecos, y al que debió España gran parte de la influencia de que disfrutó en aquel Imperio, es hoy concejal del Ayuntamiento de Madrid y presidente de la Casa de Socorro del distrito del Hospicio, cuya sucursal se inauguró el día 15 de abril de 1902, a las cinco de la tarde.

FOTO 1 La Casa de Socorro de los Cuatro Caminos, Madrid 1902

El doctor Ovilo venía consagrando desde hace tiempo toda su actividad para la realización de aquellas mejoras tan necesarias e indispensables dado el fabuloso desarrollo que de día en día adquiere el barrio de los Cuatro Caminos de Madrid, el que no tardará muchos años en ser uno de los mejores barrios de Madrid por sus naturales condiciones de salubridad.

El barrio de los Cuatro Caminos se vistió de gala para recibir a la Familia Real que, en cumplimiento de lo anunciado, fue a inaugurar la nueva Casa de Socorro. Una hora antes de la señalada para la ceremonia, un gentío inmenso hallábase reunido en las inmediaciones del edificio, ávido de conocer a los reyes, pues según tenemos entendido Sus Majestades nunca habían visitado aquel populoso barrio.

A las cinco de la tarde en punto, un inmenso clamoreo que partía de aquella compacta y abigarrada muchedumbre, mezclado con los severos acordes de la marcha real y el estampido de algunos cientos de voladores, anunciaron la llegada de los reyes, cuya presencia fue saludada con entusiastas vivas, tanto más de estimar cuanto que eran desinteresados. Los reyes contestaron a la muchedumbre agitando los pañuelos.

Para los vecinos de aquel barrio la inauguración de la Casa de Socorro ha constituido un suceso inolvidable por la presencia de la Familia Real, a la que como queda dicho, muchos no conocían, y porque además, ven que las autoridades comienzan a interesarse por la prosperidad de aquel barrio de grandísima importancia para un porvenir no lejano.

El edificio inaugurado, cuyos terrenos fueron regalados por el señor marqués de Aguilar de Campoo, ha sido construido bajo la dirección del arquitecto señor Aranda, con elementos y recursos facilitados por los vecinos del barrio.

FOTO 2 Sillón de operaciones regalado por su Majestad la Reina. El doctor Ovilo, Director de la Nueva Casa de Socorro de los Cuatro Caminos. Madrid

Aunque de aspecto modesto, reúne todas las condiciones exigidas por la higiene, y es el único edificio de Madrid que puede ostentar la placa de salubridad e higiene.

El completísimo material quirúrgico que posee, ha sido regalado por S. M. la reina, quien además dijo al Dr. Ovilo que acudiera a ella para todo cuanto necesitara.

La Familia Real, seguida de las autoridades y de una comisión de vecinos del barrio visitó detenidamente todas las dependencias del nuevo establecimiento benéfico elogiando sin reservas el buen orden y pulcritud que reina en todas ellas, felicitando al Dr. Ovilo que con tanta fe ha trabajado hasta ver llevado a feliz término su propósito.

La reina dijo que en el extranjero se nos envidia esta Institución y en algunas grandes capitales europeas, siendo una de ellas, Viena, que trata de implantarla, para lo cual su augusto hermano, el archiduque Eugenio, se llevó los reglamentos de las Casas de Socorro madrileña, habiendo conseguido que en Viena funcione ya una igual que las nuestras.

FOTO 3 Cama de operaciones regalo de S. M. la Reina Regente

Terminada la regia visita se retiraron las reales personas, repitiéndose la ovación que el pueblo le tributó a la llegada.

La música de San Bernardino amenizó el acto y por la noche se completó la fiesta quemándose una bonita colección de fuegos artificiales.

Constituyen el personal facultativo de la casa, los señores doctores: don Juan Martínez, jefe; García Aguado, Minguez, Trieses, Ortiz, Rodríguez, San Pedro y Ainsua y los Practicantes señores Pérez y Fernández.

Bibliografía
Revista Nuevo Mundo, del 23 de Abril de 1902, páginas 13 y 14

FOTO 4 Las estufas de los pobres, Madrid. Fotografía de Muñoz Baena. La Familia Real conversando con el Dr. Ovilo a su llegada a Cuatro Caminos. Personas esperando la llegada de los reyes en Cuatro Caminos. Revista Nuevo Mundo, 1902

AUTOR:
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. (RSBAP)


lunes, 18 de junio de 2018

HOSPITAL DE CLÉRIGOS MADRID 1902


HOSPITAL SAN PEDRO DE LOS NATURALES

Con motivo de la traslación de los restos de Pedro Calderón de la Barca desde la antigua iglesia de San Pedro de los Naturales al nuevo edificio en que han de ser inhumados definitivamente, hemos hecho una detenida visita al Hospital de Clérigos, construido en substitución de aquél en la calle de San Bernardo, cerca de la glorieta de Quevedo en Madrid.

FOTO 1 Vista general del Hospital de Clérigos u Hospital San Pedro de los Naturales

Esta institución fue fundada a mediados del siglo XVII por el filántropo sacerdote Don Jerónimo Quintana, quien lo dotó, además, de rentas propias para su sostenimiento.

Cuando el Estado se incautó de los bienes de la iglesia, entregó a esta fundación, en cambio de aquello de que la desposeía, una cantidad de relativa importancia en láminas intransferibles, cuya renta es uno de los ingresos con que el Hospital cuenta para el desarrollo de su vida económica.

El actual edificio comenzó a construirse hace seis años bajo la dirección del arquitecto Sr. Urióstegui, eficazmente secundado por don Antonio Mayo. El total del importe de las obras ascenderá a un millón de pesetas.

En la construcción del nuevo hospital se han tenido en cuenta todos los adelantos modernos para que en absoluto responda a su objeto.

Consta de tres pisos: bajo, principal y segundo. En el bajo se hallan instaladas las habitaciones de la servidumbre, en el principal las del rector don Diego Márquez, y las del vicerector don Tomás Gordo; la enfermería, que es una amplia sala con veinte camas, la cocina, los comedores y la capilla, y en el segundo unos confortables pabellones que podrán ser ocupados por los señores congregantes.

FOTO 2 La Enfermería del Hospital de Clérigos u Hospital San Pedro de los Naturales

Adosada al hospital se han construido una magnífica iglesia, cuya consagración se celebrará tan pronto como estén terminados algunos detalles de ornamentación.

Del servicio espiritual del establecimiento se halla encargado el ilustrado sacerdote señor Fernández Anaya, y del facultativo Dr. Manuel Frutos.

En toda la casa se observa un régimen admirable, sin que se omita ningún detalle, a fin de que el establecimiento responda a los beneficiosos fines para lo que ha sido creado.

En la actualidad hay siete sacerdotes enfermos, que son cuidadosamente atendidos.

Durante su permanencia en el hospital les está prohibido celebrar en Santo Sacrificio de la Misa.

Los beneficios de este hospital pueden ser utilizados, no sólo por los clérigos naturales de Madrid, sino por todos los de la nación y extranjeros que contraigan una dolencia hallándose dentro del territorio español.

FOTO 3 Urna funeraria que contiene los restos de Calderón de la Barca. El rector Diego Márquez

Al frente del nuevo Hospital de San Pedro de los Naturales se halla como ya hemos dicho el ilustrado sacerdote don Diego Márquez, el cual, a fuerza de incesantes trabajos y desvelos, ha llevado a feliz término esta obra.

El señor Márquez es joven, tiene grandes alientos y es hombre de felices iniciativas, que puestas al servicio de esta institución, han de reportar importantísimas ventajas. Sin abandonar sus deberes espirituales, se ocupa constantemente de todo cuanto se relaciona con la marcha administrativa del hospital, como asimismo de la vigilancia de las obras que aún falta para la terminación completa de este edificio, que será un modelo en su clase.

Los restos del glorioso dramaturgo don Pedro Calderón de la Barca se hallan provisionalmente depositados en la sala de juntas del hospital. Una vez terminadas las obras de la iglesia, serán trasladados a la cripta, en la que hay dos sepulturas una para aquellos y otra para los del fundador, en caso de que sean hallados, pues hasta ahora todas las investigaciones practicadas para encontrarlos han resultado infructuosas (1).

En otro artículo de Madrid, decían:

El Hospital de San Pedro de los Naturales fue construido en 1902 para ayudar a los sacerdotes madrileños que necesitaban asilo y para aquellos que se encontraban en su lecho de muerte (2).

Destinado a la atención y asilo de sacerdotes, el Hospital de San Pedro de los Naturales fue inaugurado el 12 de septiembre de 1902 en la calle San Bernardo tras haberse situado durante 283 años en la calle de la Torrecilla del Leal. Su construcción comenzó en 1896 con el objetivo de continuar con las labores que en el edificio de Torrecilla del Leal se llevaban a cabo.

El fundador del antiguo hospital, Jerónimo de Quintana, fue el creador de esta congregación benéfica que atrajo a ilustres como Lope de Vega y Calderón de la Barca. Este último donó al hospital gran parte de su fortuna y en 1666 fue nombrado capellán mayor.

Calderón fue enterrado por la congregación en la iglesia de San Salvador, tal como señalaba en su testamento: “Ser llevado a la parroquial iglesia de San Salvador de esta villa. Será mi sepultura la bóveda de la capilla que con el antiguo nombre de San José está a los pies de la iglesia. Aquí habrá prevenida otra caja sin más adorno que cubierta de bayeta, en que sepultado mi cadáver…”.

Los restos de Calderón de la Barca pasaron por varios sitios hasta que en 1936 desaparecieron. Estando allí sus restos, el Hospital de San Pedro de los Naturales se incendió y nunca más se supo del escritor.

En 1946, los hermanos Luis y Ramiro Moya reconstruyeron el edificio que, hoy en día, sigue siendo sede de la congregación, dedicada a la asistencia para personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental y con drogodependencia (2).

Bibliografía
1.- Revista Nuevo Mundo del 14 de noviembre de 1902, página 8 y 9
2.- Mundo Madridiario. Por Alba Cabañero. Martes 12 de septiembre de 2017
Fotos: Compañy

AUTOR:
Manuel Solórzano Sánchez
Graduado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. (RSBAP)