viernes, 18 de abril de 2008

ANÁLISIS Y SITUACIÓN ACTUAL DE LAS ESPECIALIDADES DE ENFERMERÍA

A punto de cumplirse tres años de la aprobación del Real Decreto de Especialidades
Hace casi tres años -concretamente, el viernes 6 de mayo de 2005-, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el Real Decreto de Especialidades de Enfermería de 22 de abril. Se trataba de una norma que venía a dar respuesta a una de las reivindicaciones históricas de la enfermería española. El desarrollo de una normativa que va a cambiar radicalmente la estructura de la sanidad española requiere de ciertos plazos y de un abordaje sereno de los que serán los fundamentos de cada una de las especialidades. Sin embargo, para los profesionales, que vivieron con alegría e ilusión la aprobación de este decreto, está siendo una larga espera. Es el momento de analizar las diferentes especialidades y saber en qué situación de desarrollo se encuentran. El balance de todas ellas resulta muy positivo.

La profesión enfermera recordará siempre con cariño una fecha muy especial: el 6 de mayo de 2005. Ese día, el BOE publicaba el Real Decreto de Especialidades de Enfermería que establecía las bases de un nuevo marco sanitario en toda España, donde los enfermeros y enfermeras que trabajan en nuestro país deberán tener un título oficial de especialista para poder prestar asistencia sanitaria en una de las siete áreas de la salud contempladas en este texto legal. Esta normativa vino a dar respuesta a una reivindicación histórica de la enfermería española que, desde hace más de 30 años, denunciaba la incoherencia que suponía el hecho de que no primase, ante todo, la especialización en la movilidad de profesionales entre diferentes servicios.Este proyecto supone adecuar a la realidad sanitaria la asistencia que presta diariamente la profesión enfermera. Una realidad que pasa por asumir, como eje del sistema sanitario, al paciente, y, como pilares fundamentales, la calidad y la seguridad del mismo. Y para conseguir estos objetivos es imprescindible apostar por la especialización de los profesionales en los diferentes campos de la salud. Han pasado casi tres años y se preguntará el lector por qué no son una realidad las especialidades después de tanto tiempo. La respuesta a esta pregunta está en la complejidad que plantea el desarrollo de una legislación que va a suponer un cambio trascendental en el modelo de asistencia sanitaria. No olvidemos que se trata de una norma que va a afectar, de forma notable, a todo el Sistema Nacional de Salud (SNS), es decir, a la atención primaria, hospitalaria y sociosanitaria, y, tanto a la sanidad pública como a la privada. Poner en marcha este nuevo modelo sanitario está suponiendo un duro trabajo para las Comisiones Nacionales de cada una de las siete especialidades. No en vano, estas Comisiones son los órganos que han de decidir los fundamentos de cada especialidad.
Para empezar, hay que trasladar a la profesión un mensaje de optimismo y tranquilidad porque se están dando todos y cada uno de los pasos necesarios para que las especialidades de enfermería sean una realidad cuanto antes. El primero de todos estos pasos fue la creación de todas y cada una de las siete Comisiones Nacionales de las especialidades. Aunque con un retraso de más de un año, debido al escaso interés que la ex Ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, tenía por la profesión enfermera. No obstante, una vez más, la presión ejercida en los medios de comunicación desde la Organización Colegial de Enfermería de España forzó, finalmente, la creación de estos órganos que eran imprescindibles para que se pudiera recorrer el resto del camino necesario para conseguir sacar adelante las especialidades enfermeras. Nueva estructuración de la formación EIR en nuestro repaso a la situación actual de las especialidades enfermeras, no podemos dejar de abordar la trascendencia que ha tenido la publicación, el pasado 8 de febrero de 2008, del Real Decreto 183/2008, por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud, y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada. Esta norma ha venido a desarrollar el mandato establecido en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), y viene a complementar un Real Decreto aprobado en octubre de 2006 que, por primera vez, regulaba la relación laboral de carácter especial de los especialistas en ciencias de la salud durante su periodo de formación como residentes (MIR, EIR, FIR, etc.), abarcando aspectos tan importantes como la jornada de trabajo, los permisos y vacaciones, o los aspectos retributivos. Ambos textos normativos constituyen la primera regulación global de todo el sistema de formación especializada en ciencias de la salud.
El Real Decreto aborda la estructura del sistema de formación especializada en régimen de residencia teniendo muy en cuenta los intereses del propio colectivo EIR. Así, entre las principales novedades incluidas en esta regulación, destaca el establecimiento de una nueva configuración de las unidades docentes y las comisiones de docencia. La norma incorpora criterios de multiprofesionalidad y multidisciplinariedad, acordes con el espíritu de la LOPS y con las competencias de las Comunidades Autónomas en la materia. De esta manera, se crearán unidades docentes capaces de formar a residentes de distintas especialidades interrelacionadas. El Real Decreto sienta las bases para un futuro carácter troncal de la formación, como establece la citada ley. Asimismo, se regulan y potencian las figuras del jefe de estudios y del tutor, a los que se les asignan funciones de planificación, gestión, supervisión y evaluación del proceso formativo del residente. El Real Decreto fija un máximo de cinco residentes por tutor. Además, establece el deber de supervisión del residente, garantizando supervisarle físicamente del mismo durante el primer año de residencia y establecer, por parte de la unidad docente, protocolos de supervisión para los años siguientes. Este Real Decreto viene a consolidar la cultura de la evaluación del residente estableciendo un procedimiento común y garante de evaluación, que correrá a cargo de la Comisión correspondiente de cada centro y que pretende no retrasar innecesariamente la obtención del título de especialista. Además, se incorpora la cultura de la excelencia mediante la posibilidad para el residente de la revisión voluntaria de las evaluaciones finales positivas para mejorar la calificación, a través de una prueba nacional de carácter anual, realizada bajo los criterios de la Comisión Nacional de cada especialidad.
Fuente: diarioenfermero

6 comentarios:

Xosé Manuel Meijome dijo...

De acuerdo conque era necesaria una reforma jurídica del modelo de residencia y de la organización y funcionamiento de este modelo docente que tan buenos resultados ha ofrecido. Pero 3 años son demasiado tiempo y, para los profesionales en activo siguen abiertas las dudas iniciales: -¿como va a ser ese acceso extraordinario y hasta donde va a llegar la obligación de los servicios de salud de dotar plazas de especialista en los centros? -¿porqué no se reestructura YA la macro-especialidad de medico-quirúrgica en las especialidades que verdaderamente demanda la atención hospitalaria? -¿quien y como se van a decidir la creación de las unidades docentes y de los correspondientes tutores?

Eva dijo...

Yo creo que 3 años, ya son más que suficientes de espera para las "nuevas" especialidades. Basta ya de que nos tomen el pelo.
Cómo podemos hacer para que alguien nos responda a las preguntas, muy bien planteadas de Xosé Manuel? Se lo decimos a los del Colegio, o siguen aun concentrados 100% en el tema de la prescripción enfermera?
Las especialidades, no parecen interesarles.
Si se ha "casi" conseguido la prescripción, no creeis que tendriamos ya las especialidades funcionando?

miriamvcampo dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros.

Alfredo-due dijo...

Es una verguenza que hayan pasado ya 3 años desde el decreto y que el asunto siga tal cual. Es que no piensan ponerlas en funcionamiento todavía, verdad?

Anónimo dijo...

Pues yo llevo 20 años esperando desde que las derogaron allá por el 1987....y como comprendereis ando un poquito cansando por no emplear otras palabras.

Eva dijo...

20 años, qué pasada, esto es una injusticia, con todas las especialidades MIR que hay, y nosotr@s nada de nada, de nada, nuevo desde hace años. Proteste ya!