lunes, 9 de marzo de 2015

LA FIESTA DE LA FLOR. SAN SEBASTIÁN



1912 LA FIESTA DE LA FLOR
A San Sebastián le cabe el honor de implantar por primera vez en España la que se denominó la “Fiesta de la Flor”. Era una cuestación cuyos fondos se destinaban a la Lucha Antituberculosa. La idea fue lanzada por el representante del Uruguay, en el II Congreso Internacional contra la Tuberculosis, de 1912, que se celebró en San Sebastián. Ese mismo año, gracias a la iniciativa del Dr. Emiliano Eizaguirre tuvo lugar la primera Fiesta de la Flor, y ciudades como Madrid y Bilbao, imitaron esta iniciativa donostiarra.

La PrimeraFiesta de la Flor” se realizó el 21 de diciembre de 1913, llevando la iniciativa el Alcalde de San Sebastián Don José Elósegui y fue la primera en organizarse en toda España.

FOTO 1 II Congreso Internacional contra la Tuberculosis. San Sebastián

1918 LA FIESTA DE LA FLOR
Era digna de toda alabanza la labor que desarrollaba el Comité local antituberculoso, sobre todo en el Sanatorio de Nuestra Señora de las Mercedes. Corría el año 1918 y entonces la tuberculosis era una enfermedad que afectaba a multitud de personas, sin ninguna distinción, ya fuesen pobres o ricos. Se la combatía con los medios que entonces disponía la sociedad y la ciencia, que necesitaba ayuda económica. De ahí que cada año celebraba la llamada “Fiesta de la Flor”, cuestación que recaudaba un puñado de pesetas que se destinaba al mantenimiento del Sanatorio Antituberculoso (1).

La “Fiesta de la Flor” de 1918 se celebró el 21 de Diciembre y el Comité comunicó que en los doce meses precedentes habían sido atendidos en el Sanatorio de Nuestra Señora de las Mercedes 68 enfermos, clasificados así: pretuberculosis 29; clorosis 17; anemia 15; raquitismo 5 y escrofulosis 2.

El día de la “Fiesta de la Flor” una nube de gentiles señoritas invadió las calles y resulta curioso conocer ochenta años más tarde, como se distribuyeron las señoritas que postularon por las calles. Se formaron dieciséis grupos, cada uno con su jefa. En esta relación sólo aparecen los nombres de las jefas de grupo.

Grupo 1º.- Alameda, Legazpi e Igentea. Jefa, señora de Gros.
Grupo 2º.- Antiguo y Miraconcha. Jefa, señorita de Estenaga.
Grupo 3º.- Ategorrieta. Jefa, María Londaiz de Gaitán.
Grupo 4º.- Avenida, Vergara, Guetaria. Jefa, Eugenia Petit de Satrústegui.
Grupo 5º.- Churruca, Idiaquez y Plaza de Guipúzcoa. Jefa, señora de Pradera.
Grupo 6º.- Easo, San Bartolomé, Aldapeta, Moraza, Urbieta, Larramendi, Plaza del Arenal y Manterola. Jefa, señorita Manolita Irastorza.
Grupo 7º.- Echaide, Fueros y Estación del Norte. Jefa, señora de Rezola.
Grupo 8º.- Euskal Erria, general Echagüe, general Jáuregui, Aldamar y Mercado de la Brecha. Jefa, María Pujol.
Grupo 9º.- Garibay. Jefa, señora de Icazategui.
Grupo 10º.- Hernani, Peñaflorida, Andía, Miramar y La Concha. Jefa, Luisa A. de Martínez.
Grupo 11º.- Muelle, Ángel y Campanario. Jefa, señora viuda de Iturriza.
Grupo 12º.- Oquendo, Santa Catalina, Paseo de Salamanca, Camino y Bengoechea. Jefa, Constanza Olaizola de Castañeda.
Grupo 13º.- Plaza de la Constitución, Narrica, San Lorenzo, Esterlines y Plazuela de las Escuelas. Jefa, Isabel Echeguren de Budd.
Grupo 14º.- Puyuelo, Pescadería, San Vicente, Puerto, 31 de Agosto y Mayor. Jefa, Martina Lacarra.
Grupo 15º.- Prim, Plaza de Bilbao, Isabel la Católica, Príncipe, Fuenterrabía y Sánchez Toca. Jefa, Natalia Cavero de Areizaga.
Grupo16º.- San Marcial, San Martín y Mercado. Jefa, Lucrecia de Loyarte (1).

RECAUDACIÓN DE EL DÍA DE LA FLOR EN LA PROVINCIA DE GUIPÚZCOA
Recaudación en.
San Sebastián 28.077,50
Pasajes 5.350,10
Zarauz 5.101,90
Irún 5.067,05
Eibar 3.127,15
Fuenterrabía 1.638,80
Rentería 1.181,25
Tolosa 1.109,30
Zumaya 1.106,80
Elgoibar 1.045,30
Hernani 971,80
Motrico 890,75
Cegama 880,00
Beasain 798,60
Orio 790,20
Andoain 751,10
Villafranca 750,00
Plasencia 857,55

FOTO 2 Diario Vasco 4 de octubre de 1937

Azcoitia 655,55
Arechavaleta 625,95
Oñate 625,00
Vergara 589,00
Deva 546,85
Legazpia 512,70
Zumárraga 451,75
Guetaria 449,00
Azpeitia 436,35
Alegría 418,45
Alza 377,50
Villabona 303,00
Cestona 297,15
Mondragón 243,35
Lezo 230,55
Lasarte 229,40
Astigarraga 216,30
Anzuola 203,05
Cizurquil 208,25
Ataun 199,45
Usurbil 121,05
Berástegui 180,20
Ormáiztegui 179,05
Asteasu 177,20
Amézqueta 154,50
Zaldivia 150,00
Vidania 142,50
Segura 131,20
Aduna 123,35
Villarreal 116,05
Escoriaza 113,40
Aya 113,20
Legorreta 112,55
Lazcano 119,00
Régil 107,85
Urnieta 109,00
Abalcisqueta 104,20
Ibarra 98,05
Irura 92,75
Idiazábal 88,80
Lizarza 83,60
Isasondo 76,10
Gaviria 75,55
Belzama 67,00
Aizarnazabal 57,55
Icazteguieta 56,50
Mutiloa 52,60
Cerain 52,50
Leaburu 52,50
Salinas 51,10
Orendain 50,00
Gainza 48,45
Ezquioga 45,90
Ichaso 95,10
Berrobi 30,75
Albistur 25,90
Alquiza 25,40
Hernialde 23,05
Oreja 21,00
Goyaz 17,90
Larraul 17,55
Elduayen 16,90
Alzaga 15,30
Baliarrain 15,05
Alzo 14,45
Gaztelu 14,05
Belaunza 13,10
Arama 12,00
Anoeta 4,95
Martutene 235,00
Oyarzun 100,00
Entre la provincia y la capital se recaudaron en total cerca de 72.000 pesetas (2).

FOTO 3 Postulación a favor de la Lucha Antituberculosa

1940 LA FIESTA DE LA FLOR
La recaudación pasó de los diez mil duros. El té del Cristina, con el mismo humanitario fin, será una gran gala aristocrática y de arte.

Pueden sentirse satisfechas las distinguidas damas y las bellas señoritas que, sonrientes e incansables, postularon a beneficio de la Liga Antituberculosa de Guipúzcoa. El público sin excepción, respondió con toda la generosidad posible.

Aunque no podíamos dar una cifra exacta de lo recaudado, puede asegurarse que sobrepasa de las cincuenta mil pesetas.

A esa cantidad habrá que añadir lo que se recaude en el té benéfico de mañana, a las seis de la tarde en el Cristina, que ha de constituir un acontecimiento mundano, a juzgar por la cantidad de tarjetas que se están retirando ya. No sólo toda la buena sociedad donostiarra y la aristocrática colonia veraniega se han dado cita en el Cristina, sino que de Zarauz, Fuenterrabía, Deva y Zumaya van a acudir las familias de la nobleza que veranean en dichas playas; porque, saben que esta gala benéfica del Cristina, es desde siempre una de los más brillantes sucesos mundanos del verano donostiarra.

Sabemos que, además, este año será un suceso artístico. “Los Bocheros” han aplazado su marcha por ofrecer su desinteresado y valioso concurso, a favor de la lucha antituberculosa y otros artistas de fama participarán también. De añadidura, el sorteo de objetos. Todo ello hace que la fiesta de mañana en el Cristina sea digna del patriótico y caritativo fin a que se destina su recaudación que debe ser, y será, crecidísima (3).

FOTO 4 Postulación a favor de la Lucha Antituberculosa

El problema de la Tuberculosis. La Fiesta de la Flor
No hay asunto más vital para la nación, y poca toda importancia que se le conceda. El estado español, justamente preocupado por el asunto, dedica sólo a Guipúzcoa la suma anual de un millón doscientas cincuenta mil pesetas para contribuir a los medios eficaces de defensa aquí organizados por la Delegación Provincial de la tuberculosis que con tanto acierto preside el doctor Salvador Bravo (4).

Hay que reconocer que por fortuna, la general cultura de la provincia y el celo de sus Ayuntamientos respectivos, hace más llevadera y fructífera la labor contra esa terrible enfermedad. No tiene lugar, si nosotros técnicos para tratar científicamente esta causa. Ante la fiesta recaudatoria tenemos sencillamente que trabajar.

La obra benéfica a que se destinan íntegros sus ingresos, mantiene con un celo y austeridad el trabajo de los directores. El estado Mayor de la institución, es el dispensario antituberculoso de la calle Prim, instalado en la confortable casa que fue del doctor Urrutia. De allí dependen todos los servicios. A ese local acuden diariamente centenares de enfermos que los técnicos de la casa se encargan primero de clasificar con una ficha completa, para la admisión, contiene todo el historial del presentado.

En el laboratorio del dispensario se verifican estudios completos, para ilustrar sobre la dolencia de cada examinado. Gabinetes de radiología sirven para examinar detenidamente al paciente. Las oficinas de la delegación llevan la administración de la provincia con un admirable orden. Todo elogio es poco para el doctor José Labayen, encargado del dispensario, cuya humanitaria labor es públicamente agradecida.

Otra sección importante es la de las enfermeras instructoras que visitan a domicilio a los enfermos atendiéndoles y ordenando medidas de perfecta profilaxis. Digno complemento de la obra antituberculosa patrocinada por el Estado son los sanatorios de Andazarrate para hombres y el de las mujeres de Nuestra Señora de las Mercedes. Nuestra visita a aquéllos ha servido para tener exacto conocimiento de su utilidad. Los servicios médicos están atendidos de manera admirable y aunque las instalaciones son buenas, todavía cabría mejorar para las condiciones especiales que necesitan nuestros enfermos.

Este sanatorio que empezó a funcionar adecuadamente en febrero de 1942 con fecha 4, con pacientes procedentes del Sanatorio “18 de Julio”, 46 enfermos y a los dos días ingresaron otros 22 procedentes del Sanatorio Enfermería “Nueva España”, de Eibar, en los días sucesivos, hasta llenar el cupo de las 100 camas, fueron dándose ingreso a enfermos procedentes del Dispensario Antituberculoso de San Sebastián (4).

1943 LA FIESTA DE LA FLOR
Hoy se celebra en nuestra ciudad la simpática “Fiesta de la Flor”. Abnegadas y bellas señoritas postularán por las calles y en distintos lugares de la ciudad se instalarán mesas petitorias presididas por distinguidas y caritativas señoras. La excelentísima señora Condesa de Jordana será la Presidenta de honor de esta postulación cuya recaudación se destina al sostenimiento de los Sanatorios Antituberculosos (5).

Con la mayor liberalidad, movidos de los más nobles sentimientos de generosidad, hermandad cristiana y patriotismo, todos debemos de contribuir al mayor éxito de la postulación de esta simpática y humanitaria “Fiesta de la Flor” (5).

Las mesas de postulación
Relación de señoras y señoritas encargadas de las mesas de postulación en la “Fiesta de la Flor” que se celebrará hoy bajo la Presidencia de honor de la Excelentísima señora Condesa de Jordana (5).

Mesa nº 1 Ondarreta. Señora Marquesa de Caviedes. Señora Baronesa viuda de Satrústegui. Señora viuda de Satrústegui. Irene Churruca viuda de Arana. Señora de Matos. Georgina Arnúz. Señora viuda de Carrión. Señorita de Guell. Condesa de Villahermoso. Condesa de Gamazo. Señorita de Vega.

Mesa nº 2 Concha. Emilia Beson. Marquesa viuda de Luca de Tena. Señora de Picó. Marquesa de Amboage. Señora de Vergarajáuregui. Carmen Marqueze de Gaytán de Ayala. Señora de Azpillaga. Señora de Abarisqueta. Vizcondesa de Eneda. Señora de Vicuña. Duquesa de Villahermosa.

Mesa nº 3 Avenida - Miramar. María Teresa Churruca de Levinson. María Vega de Seoane, viuda de Prado. Duquesa de la Roca. Marquesa de Ciacoucha. Marquesa de Sobroso. Carmen Alonso de Alberdi. Maruja Ortiz de Aguilar. Señora de Rafael Galparsoro. Señora de José María San Gil. Señora de Ignacio Urbina. Señorita de Rementería.

 
FOTO 5 Sanatorio Nuestra Señora de las Mercedes. Revista San Sebastián

Mesa nº 4 Avenida. Dolores Aisa de Lataillade. Ana Borego viuda de Romero. Luisa Lizariturry de Rezola. Carmen Ruiz de Lozano. Inocencia Díaz de García Vélez. Marquesa de Zangena. Martina Sarasola viuda de Guijosa. Luisa Aguirremiramón de Roca. María Celestina Irazábal.

Mesa nº 5 Buen Pastor. Condesa de Urquijo. Adelaida Otamendi de Ayestarán. Luisa Erro de Gorostidi. Claudia Bandrés de Elorza. Ignacia Celaya de Múgica. Victorina Olasagasti de Carrasco. Saturnina Larrinaga de Barueta. Marquesa viuda de Perales. Marquesa de Novallas. Pilar Morentin de Yrizar. Natalia Cavero de Areizaga. María Antín. Carmen Gil Delgado. Pilar López Aiéu. Simona Urbina. Señorita de Arietegui. Pepita Urte. Carmen Cancio. Gertrudis Marx. María Luisa Jordán de Urríes. Gloria Larrea. María Olaizola.

Mesa nº 6 Gobierno Civil. Señora de Rodríguez Miguel. Ana María J. de Letamendía. Señora de Díaz Montenegro. Señora de San Gil. Carmen Cortázar viuda de Pradera. Viuda de Baquero. Soledad D. de Marquina. Señora de Zaldo. Ana María Echagüe. Señora de Irastorza. Josefa Gómez de Delfine.

Mesa nº 7 Garibay. María Carmen Garay. Isabel Acha de Barcáiztegui. Elena Salveti viuda de Leach. Carmen Alustiza de Arcaute. Marquesa de Oliver. Condesa del Valle del Suchil. Pilar Despujola de Gutiérrez Pombo. Señora de Vinyas. Carmen Gortázar de Encio. Mercedes Contre de Lafuente. Gloria Goya de Martiarena. María Eugenia Tuero. Pilar Salazar de Egoscozábal. María Orbe de Rincón Gallardo. Luz Orbe. Pilar Michelena de Callez. Guadalupe Casadevante viuda de Imaz. Carmen Casadevante.

Mesa nº 8 Alameda. Condesa de Jordana. Señora de Antonio Castejón. Pilar Lizasoain de Solchaga. Carmen Resines. Luisa Serrano viuda de Brunet. María Paz Montoya viuda de Lamuela. María Rezola de Salazar. María Luisa Brunet viuda de Santamarina. Rosario Gortázar de Altube. Luisa Rich.

Mesa nº 9 Santa María. Antonia Elizarán de Brunet. Señora de Florencio Mozo. Señora de Gorospe. Asunción Gorospe. Dolores Gaytán de Ayala. Señora de Eduardo Gortázar. Marquesa de las Hormazas. Señoritas de Orue. Señorita de Mocoroa. Señora de Matilla. Rosario Seminario de Barandiarán. Pilar Soraluce.

Mesa nº 10 Miracruz. María Londáiz de Gaytán de Ayala. María Delaunet. Carmen Matheu viuda de Solórzano. Dolores Ortíz de Zárate Roig de la Parra. María Luisa gaytán de Ayala de Abrisqueta. María Teresa Gaytán de Ayala. Encarnita Iriarte. Señorita de Ureta. María Heredia de Azcona.

Mesa nº 11 Plaza Vasconia. Carmen Lizariturry viuda de Harriet. Vizcondesa de Gracia Real. Josefa Rezola viuda de Suárez. Señora de Díaz Rivera. Josefa Múgica viuda de Ollason. Amanto Tosantos de Agurei (5).

1947 LA FIESTA DE LA FLOR
338.737 pesetas se recaudaron en la “Fiesta de la Flor” y 94.344 en la tómbola

Lucha Antituberculosa
Bajo la presidencia del gobernador Civil se reunió el Comité Delegado Provincial Antituberculoso de Guipúzcoa, dándose cuenta del resultado económico de la “Fiesta de la Flor” y Tómbola celebradas durante el año 1946, que asciende a la cantidad de 338.737,20 pesetas y 94.344,03, respectivamente (6).

Se aprobó el presupuesto para el año 1947, y en el que se consignaron, entre otras, 25.000 pesetas a cada uno de los siguientes centros antituberculosos de la provincia: Sanatorio de Nuestra Señora de las Mercedes, Sanatorio “18 de Julio” Andazárrate, Pabellón de Tuberculosos del Hospital San Antonio Abad de esta capital; Pabellón de Tuberculosos del Hospital de Tolosa y Dispensario Oficial Antituberculoso (6).

FOTO 6 Sanatorio Nuestra Señora de las Mercedes. Revista San Sebastián

Se dio cuenta de la reinstalación del Sanatorio “Nueva España” de Eibar, que se ha realizado por el Comité Delegado Provincial con un desembolso de más de 150.000 pesetas, acordándose que para sostenimiento de camas en dicho centro y siempre que se cumplan las disposiciones emanadas del Patronato Nacional Antituberculoso (PNA) y Jefatura Provincial de sanidad, se consignen 140.116 pesetas (6 y 7).

Asimismo se acordó que de los excedentes de ejercicios anteriores y del actual, que hasta el momento suponen una cantidad aproximada de 200.000 pesetas, se destinen las mismas para, en su día, contribuir a la creación de un centro secundario de higiene rural en Tolosa (6).

FOTO 7 Postulación a favor de la Lucha Antituberculosa

1947 LA FIESTA DE LA FLOR
La lucha antituberculosa en España

La tuberculosis, como muchas enfermedades infecciosas, acompañan como la sombra al cuerpo al progreso y a la civilización. El hombre que en estado más o menos salvaje vivió alejado del progreso del mundo y acantonado en su ruralismo primitivo se conservó indemne para la tuberculosis (6).

Al tratar del descubrimiento de América se ha discutido mucho si existía ya en el nuevo Continente o si fueron sus descubridores los que la llevaron y la encuesta se decide con mayoría al suponer que fueron sus conquistadores españoles, ingleses holandeses y portugueses los que sembraron allí tan terrible dolencia.

La tuberculosis, como otra cualquiera enfermedad infecciosa se desarrolla por epidemias pero así como en la viruela, el tifus exantemático, etc., el ciclo evolutivo de su curva epidemiológica se desenvuelve en muy poco tiempo, en la tuberculosis dura bastantes años como es lógico que suceda teniendo en cuenta el lento desarrollo de la enfermedad, y por tanto la duración en el enfermo hasta su curación o su muerte (6).

En España desde 1900 hasta 1935 las muertes por tuberculosis que en relación con la mortalidad general se fija en 7,5 %, nos da idea de la enorme proporción que en nuestras estadísticas supone esta infección, que indudablemente es la primera causa de muerte en España, pues aunque oficialmente figure detrás de pulmonías y bronconeumonías así como la bronquitis y “otras enfermedades del aparato respiratorio” en realidad son tuberculosis mejor o peor diagnosticadas prescindiendo también como dice el doctor Palanca de las debilidades de los médicos que por sus perjuicios familiares se oculta muchas veces esta causa de muerte que no tiene constancia en la estadística oficial.

Las causas de la tuberculosis son en primer lugar la vivienda insalubre. Las casas malditas como las llamó Hericourt que no se sacian de matar gente a despecho de todas las desinfecciones. Estas casas son legión en todas las ciudades populosas; es un mal internacional que está en todas partes. Estos edificios donde se hacinan un número de vecinas mucho mayor del que corresponde, sin aire y sin luz, durmiendo a veces una familia entera con numerosos hijos, que se apretujan en un cuarto oscuro, que suele ser la única habitación de la casa. Estas familias pobres, mal alimentadas en las peores condiciones de defensa orgánica para resistir una infección, si las hacinamos en tan inmundos tugurios, fácilmente se comprende cómo la madre o el padre tuberculizan a sus hijos desde la cuna, por contacto inmediato que es el modo más frecuente y más rápido de tuberculizarse (6).

La falta de sol durante muchos días del año es otra causa de la tuberculosis en los países del Norte; la luz solar y sobre todo sus radiaciones químicas influye grandemente en el desarrollo del organismo, activando su nutrición y favoreciendo el recambio material de sus tejidos y el desarrollo de sus órganos, dando esto razón al adagio vulgar: “donde no entra el sol, entra el médico”.

Otra causa de tuberculosis es el trabajo en las grandes industrias, sobre todo en las que se trabaja a temperaturas elevadas y en las que se respira una atmósfera pulverulenta, a cuyas causas predisponentes se sacia también la ocurrencia y contacto inmediato con otros obreros algunos de los cuales padecen formas indiagnosticadas de tuberculosis (6).

El alcoholismo es otra causa de tuberculosis, como lo es también de una porción de enfermedades del estómago del hígado y del corazón, en el orden físico, sin olvidar en el orden moral los estragos sociales que tan denigrante vicio ocasiona y que son una causa de degeneración de la raza.

Otro medio de tuberculizarse, quizás el más importante, es el contagio directo de persona a persona. En España desde 1788 que contaba de 9 millones de habitantes, ha pasado en 1947 a 28 millones a pesar de los estragos de la guerra civil, y si a esto unimos la destrucción de casas y pueblos con motivo de la guerra se comprende perfectamente que exista el hacinamiento en las viviendas que decíamos antes y el aumento de contagios directos.

El Estado español bajo la tutela del Caudillo ha atendido con una rapidez que no podía imaginarse a solucionar estos problemas dictando leyes que favorecen la construcción de viviendas económicas que se multiplican por todas partes, y desde diciembre de 1936 se reorganiza la Lucha Antituberculosa en enormes proporciones creándose un Sanatorio de 100 camas en cada una de las provincias liberadas.

Terminada la guerra una ley de 1941 fija en 20.000 las camas que deben existir en los sanatorios antituberculosos, constituyéndose éstos a un ritmo tan acelerado que en el momento actual hay ya 2.500 camas en servicio y más de 10.000 en construcción (6 y 8).

FOTO 8 Propaganda a favor de la Lucha Antituberculosa. Cruz de Lorena (11)

La somera exposición que acabamos de hacer justifica sobradamente que os pidamos contribuyáis en nombre de la caridad y en vuestro propio interés a incrementar los ingresos de la “Fiesta de la Flor”, porque los fondos recaudados ayudarán al sostenimiento de los sanatorios y de los dispensarios antituberculosos de la Provincia (6). Dr. García Velez. Jefe Provincial de Sanidad.

1955 LA FIESTA DE LA FLOR
El próximo día 15, se celebrará en nuestra ciudad la “Fiesta de la Flor”. La gran labor que realiza el Servicio Antituberculoso es de sobra conocido gracias a la generosidad del pueblo donostiarra, junto a la que aporta la nutrida colonia veraniega (9).

El terrible mal de la tuberculosis es preciso atajarlo por todos los medios  a nuestro alcance, y para ello nada mejor que ofrecer un donativo para que los servicios montados a tal efecto, puedan desarrollar su labor a plena satisfacción.

El próximo día 15 tendremos ocasiones de poner de manifiesto nuestra preocupación por los que sufren atacados por esta peligrosa enfermedad. Seamos generosos (9).

LA PRIMERA CUESTACIÓN DE LA “FIESTA DE LA FLOR” EN ESPAÑA

La semana del 6 al 12 de septiembre de 1.912, San Sebastián fue sede de uno de los más importantes Congresos Médicos que se han celebrado en España. Nos referimos al Segundo Congreso Español Internacional de la Tuberculosis. Aunque lo de Español Internacional, parece un contrasentido, se trataba de un Congreso de Lengua Española y por tanto era más bien un Congreso Hispano-Americano (10).

En el anterior Congreso (el Primero) celebrado en Barcelona el año de 1.910, fue designada nuestra Ciudad para celebrarse el actual (el Segundo), porque se la consideró capacitada para su organización y se conocía la labor llevada a cabo en la campaña antituberculosa, por el Comité Local Antituberculoso, con la colaboración del Dispensario Antituberculoso que dirigían los doctores Manuel Zaragüeta y Emiliano Eizaguirre. El Congreso tuvo una brillante representación de los respectivos Gobiernos sudamericanos, así como de las más importantes capitales de España, y de numerosos médicos españoles, hasta rebasar, entre asambleístas y titulares, asociados y protectores, la cifra del millar (10).

En el curso de la Sesión de apertura, que fue presidida por el Ministro de Estado, señor García Prieto, hicieron uso de la palabra todos los delegados de las naciones hispano americanas, y una de las intervenciones que más llamó la atención, fue la del Delegado del Uruguay, don Constancio Castell, quien, entre otras cosas, manifestó, que en su país, todos los años se dedicaba un día a la tuberculosis, en el que todos los ciudadanos contribuían a una colecta pública, para protección de los enfermos. El año anterior, dijo, fue el día 31 de agosto, y me es grato consignar que en ese día se recaudaron 700.000 duros, para fundar un sanatorio al que acudían los tuberculosos, donde se les proporcionaba alimento y asistencia médico – farmacéutica (10).

En la Sesión de conclusiones y clausura, presidida también por el Ministro de Estado, señor García Prieto, éste tomó buena nota de las manifestaciones del señor Castell y prometió que el Gobierno pondría en ejecución dicha forma de colecta.

Terminado el Congreso, después de fructífera labor, por lo que en el mismo pudieron aprender los concurrentes, y en una de las reuniones del Comité Local Antituberculoso de San Sebastián, sobre el que pesó su organización, don José Elósegui, manifestó sobre lo referente a la colecta, que conociendo los métodos políticos de Madrid, en el sentido de que la clase de promesas hechas por los gobiernos, se demoraban con exceso, o no se cumplían, propuso que sin esperar a la implantación de la colecta antituberculosa por el Gobierno, fuese el Comité Local Antituberculoso de San Sebastián, el que inaugurase con carácter local, ya que la organización nacional, por lo difícil de su puesta en marcha, seguramente no se llevaría a cabo por el Gobierno, y así se acordó ponerla en práctica, sin esperar al verano, para evitar que los veraneantes se pudieran considerar asediados con cuestiones entonces desconocidas, en la que hasta las señoritas de la buena sociedad postulaban, cosa que aun no había entrado en los hábitos de los españoles, con la prodigalidad que hoy se hace (10).

FOTO 9 Dr. José Labayen. Practicante Esteban San Emeterio. Dr. Salvador Bravo y la Madre Araceli Royo

Se determinó por tanto, llevarla a cabo el día 21 de diciembre próximo (1912), día de Santo Tomás, día clásico donostiarra en el que se acostumbra hacer regalos precursores de los que recibirán después por los Reyes Magos, a los niños de San Sebastián.

Se hicieron numerosos carteles de propaganda, explicando el origen y destino de la colecta, propaganda que fue bien recibida por el público y con la entusiasta colaboración de la Prensa local y todo el comercio de la Ciudad, que puso a disposición de los organizadores (el Comité Local Antituberculoso) sus escaparates, para la exposición de los carteles y folletos. Asimismo, los Bancos, Cajas de Ahorros, entidades oficiales y particulares, señoritas de todas las clases sociales, se prestaron de buen grado a una cuestación pública, novedad que por primera vez se practicaba en la Ciudad. Tuvo tanto éxito la colecta, que la Prensa nacional se hizo eco de esta nueva modalidad de cuestación, con el distintivo que se colocaba en la solapa a los viandantes, de una pequeña flor artificial por las postulantes, lo que dio lugar a que se la denominase la “Fiesta de la Flor.

La recaudación fue magnífica, porque siendo el donativo corriente de 10 céntimos, aunque algunos entregaron monedas de plata y algún billete de 25 pesetas, alcanzó la cifra de las 50.000 pesetas, cifra importantísima para aquellos tiempos (10).

A los pocos días, el Comité Local empezó a recibir correspondencia de distintas ciudades, aún las más lejanas de San Sebastián, rogando se les diera cuenta de la forma en que se organizó la cuestación, a todas las cuales se les dieron instrucciones para su mejor logro. Más tarde se irradió a otras órdenes de postulaciones, como son La Cruz Roja, La Liga Anticancerosa, El Domund, La Vejez del Marino y múltiples colectas, siempre con carácter benéfico y de esta manera, San Sebastián fue la primera ciudad de España que organizó y bautizó con el nombre de La “Fiesta de la Flor”, una colecta originada en un Congreso científico y practicada con carácter benéfico (10).

FOTO 10 III Congreso de Patología Respiratoria, San Sebastián 1970

Bibliografía

1.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco, 23 de Diciembre de 1998

2.- Recaudación de la Fiesta de la Flor, en San Sebastián y todos los pueblos de Gipuzkoa. Página 4. Diario Vasco 20 de Octubre de 1937

3.- La Fiesta de la Flor. La recaudación de ayer pasó de los diez mil duros. Diario Vasco, 16 de Agosto de 1940

4.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco 14 de Agosto de 1943. páginas 1 y 6

5.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco 15 de Agosto de 1943, páginas 1 y 2

6.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco, 16 de Febrero de 1947, página 2

7.- La Fiesta de la Flor. La Voz de España 13 de agosto de 1947, página 2

8.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco, 9 de Octubre de 1947

9.- La Fiesta de la Flor. Diario Vasco, 6 de Agosto de 1955

10.- Revista San Sebastián. Octubre - Diciembre 1963

11.- La Cruz de Lorena y el Dispensario Antituberculoso de la calle Prim de San Sebastián. Publicado el martes día 20 de Septiembre de 2011

AUTOR:
Manuel Solórzano Sánchez
Diplomado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)