lunes, 16 de marzo de 2015

VICTORIA BRU SÁNCHEZ. UNA MÁRTIR DE LA ENFERMERÍA CUBANA



RESUMEN
Para la confección de este trabajo revisamos las biografías que publicaron los diferentes autores como Olga Caturla Bru, el doctor Gregorio Delgado García y el sitio Web de la Facultad de Ciencias Médicas de Cienfuegos, tuvimos acceso a los archivos de la Universidad de La Habana, así como nos dimos a la tarea de visitar o realizar llamadas telefónicas a las diferentes Iglesias Católicas donde pudiera aparecer su Fe de bautismo. Con los datos que copiamos pudimos realizar la tarea de realizar esta biografía, donde se muestra el alta grado de humanismo de esta enfermera y su sensibilidad por las personas enfermas.

FOTO 1 Sello de correos cubano de Victoria Bru Sánchez

Orígenes de la Familia Bru Sánchez
Loa orígenes de la familia de Victoria Bru Sánchez hay que buscarlos desde 1839, cuando llegó a la Villa de Remedios (antigua provincia de Las Villas en Cuba), el licenciado en medicina y cirugía de la Universidad de Barcelona Miguel Bru Gras (1808-1894), natural de Tarragona, Cataluña, el cual fundó una familia con la joven remediana Isabel Bobadilla.

Este licenciado ejerció la medicina durante 50 años en diferentes cargos, en su ciudad Remedios, falleció de edad muy avanzada el 14 de diciembre de 1894.

A mediados de 1860 cuando ya llevaba muchos años constituida la familia Bru Bobadilla en Remedios, llega a la Villa el doctor en medicina Cayetano Sánchez Comet (1821-1880), para establecer su hogar que había formado en las Islas Canarias con Francisca Cifra Mandillo natural de dicha isla de ultramar. El doctor Sánchez Comet era catalán como el licenciado Bru, pues había nacido en Barcelona, a los pocos meses de graduado ingresa en el Cuerpo de Unidad Militar del Ejército y se distingue por sus estudios en enfermedades contagiosas. En Remedios ocupa diferentes cargos. En 1861 se produce una epidemia de viruela, en la que junto al licenciado Bru realiza una labor destacada. En 1871 se fue a vivir al Mariel, después a Regla y finalmente a Guiñes donde fallece en 1880.

Estas dos familias pertenecientes a la burguesía media de la colonia quedaron unidas por el matrimonio de sus hijos Ricardo Bru Bobadilla y Francisca Sánchez Cifra, de la que nacieron Victoria (la futura enfermera), Luís, Ricardo y Francisca. El padre queda viudo y años más tarde contrae nuevas nupcias en Remedios con María Catalina Seiglie con la que tiene tres hijas Sarah, Elena y Amalia.

FOTO 2 Hospital Civil

Ricardo Bru Bobadilla que nació en Remedios se gradúa de marino en la Academia Naval de San Fernando, Cádiz, España; ocupó el cargo de Comandante del crucero acorazado de guerra “Almirante Oquendo” unidad que tomo parte en el combate establecido el 3 de junio de 1898 con otro superior de los Estados Unidos al mando del Almirante William Sampson en la batalla de Santiago de Cuba, el no toma parte en esta batalla, pues había sido relevado de su cargo días antes.

Nacimiento, infancia y juventud de Victoria
Como primogénita de la familia, Victoria nació el 6 de enero de 1876 en Managua, provincia de la Habana, según un articulo publicado en el Diario de la Marina “La enfermera Victoria Bru Sánchez Mártir de la profesión” (1876-1918) el domingo 2 de febrero de 1958, escrito por Olga Caturla Bru (era hija de Sara la hermana de Victoria en el segundo matrimonio de su padre) decía así: “Mi tía Victoria fue el regalo de Reyes que recibieron”.

De esta primera etapa de su vida poco se conoce, solo que, sus primas decían cuando tenían que ir al médico, si no nos acompaña Victoria no vamos o cuando había que indicar algún tratamiento en el hogar el médico de la familia decía si me aseguran que Victoria lo cumplirá lo receto si no, no. Además se conoce los cambios frecuentes de domicilio que fueron muchos, por la vida de Oficial de la Marina Española de su padre, a veces estaba en distintos poblados cubanos y otra en puertos españoles y caribeños por lo que vivieron en Remedios, Matanzas, Isabela de Sagua, Cádiz, Martinica, hasta que se retiró con el grado de Capitán de Fragata en 1902 residiendo permanentemente en Remedios (Cuba).

Su Vocación por la Enfermería
Desde muy niña manifestó cada vez más, una profunda vocación por el cuidado de los enfermos, desarrollando habilidades en el seno familiar y de otras familias y amigos, por esta razón pide permiso a su padre para matricularse en el curso de enfermeras en la Escuela de Enfermeras que se había fundado en 1899 en el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes.

A esta decisión contribuyeron sin duda alguna, la admiración que siempre sintió por la labor de sus abuelos y también por los horrores que presenció durante la última Guerra por Nuestra Independencia, ante las escenas dantescas de hambre, enfermedad y muerte provocadas por la inhumana reconcentración de campesinos, decretada por el tristemente celebre Capitán Valeriano Weyler y Nicolau, acrecentadas por el bloqueo naval impuesto en esa época por los EE UU.

En 1903 inicia sus estudios de Enfermería en la Escuela de Enfermeras del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes. Tanto los relatos escuchados en el seno de su familia de la conducta de sus abuelos durante la epidemia de viruela de 1861, como los horrores vividos durante la guerra, decidieron con firmeza que dedicara el resto de su juventud vigorosa y su equilibrada madurez a ayudar en sus dolores a la humanidad hasta la entrega total de su preciosa vida.

Después de cursar brillantemente sus estudios en la Escuela de Enfermeras del Hospital Nuestra Señora de las Mercedes, realiza el examen de grado ante un tribunal integrado por tres profesores de la Facultad de Medicina y Farmacia de la Universidad de La Habana, el doctor R. Menocal como presidente, el doctor Severino (ilegible) como vocal y el doctor Luís Ortega como secretario, el 5 de octubre de 1906, para realizar el examen teórico y al siguiente día el práctico con el mismo tribunal, obteniendo la nota de sobresaliente.

Posteriormente pago el derecho al Examen de Grado para poder obtener el “Titulo de Enfermera” con el recibo #7825, sección 5 capitulo U articulo 14 el día 8 de octubre de 1906, en la Administración de de Rentas e Impuestos de la Zona Fiscal de la Habana. El Titulo quedo anotado en el libro correspondiente en la letra B # 7, el 11 de octubre de 1906. Expidiendo dicha Institución Universitaria el Título de Enfermera el 10 de noviembre de 1906. (Datos tomados de su expediente 110149 # 617 Archivo de la Universidad de La Habana), alcanzando a los 29 años su más preciado sueño, ejercer oficialmente la Profesión de Enfermera.

FOTO 3 Sobres y sellos de correos conmemorativo de Victoria Bru Sánchez

Ejercicio de la Profesión
Una vez graduada, apreciando su labor como alumna en el Hospital Nuestra Señora de las Mercedes se le retuvo por un año, trabajando como enfermera en dicho centro. Por la necesidad de enfermeras graduadas y el número tan insignificante de las que ejercían en los hospitales, se determina que las que se graduaban, fueran nombradas en los Hospitales para que su importancia las hiciera indispensables.

Por vivir su familia en Remedios se le situó en el Hospital General de esta ciudad el 20 de octubre de 1906. Queriendo mejorar los servicios asistenciales del entonces Hospital Numero Uno que tenia sus salas en barracas de madera, se pensó reforzar el personal de enfermería con Enfermeras Graduadas de la más alta calidad y así el 20 de junio de 1907, se traslada a Victoria Bru al futuro segundo Hospital Docente de la Universidad  de La Habana ya que hasta entonces era solo el de Nuestra Señora de las Mercedes el único hospital universitario.

La labor por ella realizada tanto en el ámbito docente como en el asistencial fue tal que se le asciende de categoría y es nombrada Superintendente de la Escuela de Enfermeras de Santiago de Cuba después de finalizada la segunda intervención norteamericana, este cargo lo ejerce solo 15 días, ya que se presentó una situación difícil en el Hospital General de Puerto Príncipe, y allí fue a sustituir a la Superintendente Norteamericana Miss Mary E. Pearson, que se marchó a su país, por lo que permanece en esta Escuela por 8 meses; al cabo de este tiempo solicitan sus servicios en el Hospital de Dementes en La Habana y es nombrada como Subjefe y Profesora de la Escuela de Enfermeras Especial Mixta, el 3 de Diciembre de 1909.

Es poco el tiempo que permanece en este centro ejerciendo sus funciones pues por necesidad de la docencia de enfermería es trasladada antes de cumplir dos meses de estancia en dicho centro, para ocupar el cargo de Superintendente de la Escuela de Enfermeras del Hospital Numero Uno, tomando posesión del cargo el 21 de enero de 1910 con un sueldo de $100; en esta escuela se mantuvo por 4 años en los que consolidó su prestigio como enfermera de muy alta calidad.

FOTO 4 Certificado Dr. Alfredo Méndez, Cienfuegos 1919

A pesar de que su trabajo en la “Escuela de Enfermeras del Hospital Número Uno” fue muy apreciada por la Secretaría de Beneficencia y Sanidad, ordenando su traslado para el Hospital Civil de Cienfuegos el 14 de marzo de 1914 como Superintendente de la Escuela de Enfermeras y allí llevaría a cabo su consagración suprema a la profesión al ofrecer su vida en la “Epidemia de Influenza de 1918”. Cuando desapareció la epidemia en 1919, su saldo fatídico fue de 5.000 muertos.

En Cienfuegos lucha incansablemente por organizar la Escuela y los servicios de enfermería con los escasos recursos que el Estado cubano dedicaba a los servicios hospitalarios y a la formación del personal técnico, en esa época.

Los que la conocieron destacan su carácter bondadoso y humanitario y su amabilidad, ganándose el cariño de la población cienfueguera, era de figura pequeña y gruesa, lo que no le impedía ser ligera en el andar, de piel muy blanca y ojos azules, hablar rápido y nervioso, sus manos eran pequeñas y suaves hechas para curar, siempre risueña y animosa.

Comienzo del Fin
El 11 de octubre de 1918 llega a La Habana el buque español “Alfonso XIII” con 400 enfermos de Influenza maligna de los cuales ya habían fallecido 26 en la travesía; en noviembre se extiende la epidemia a toda la Isla. En Cienfuegos, atacó con violencia, como era de esperar, sobretodo en los barrios pobres, Victoria que nunca limitó su asistencia a los enfermos por miedo al contagio, contrajo la enfermedad de forma leve y logró superarla, en plena convalecencia fue convencida para que se tomara unos días de descanso y recuperación en Remedios junto a su familia, esto lo pensaba hacer, cuando se produce un alza del número de pacientes ingresados. El director del Hospital el doctor Alfredo Méndez creyéndole completamente restablecida le pide un nuevo esfuerzo, que ella no dejo de cumplir rápidamente.

FOTO 5 Sello de correos cubano de Victoria Bru Sánchez

Su familia estaba lista para su llegada, su padre esperaba ansioso su regreso, pues temía por su vida, cuando el cartero les trae una carta de Victoria, su hermana la lee y entre otras noticias le dice: “Papa tu eres marino y sabes que el capitán abandona el último a su nave en peligro, yo me quedo”.

Con el esfuerzo de una actividad incansable obtuvo (por la transcendencia que despertaba en la cuidad tanto en los pobres como en los ricos, pues visitaba a los comerciantes y familias adineradas), los recursos que no llegaban del Estado y así se abrieron nuevas salas en el Hospital y también traía sábanas, mantas, víveres, medicinas, ropas, etc. para la atención de los enfermos; ella misma iba en la ambulancia con un grupo de alumnas para recoger a los enfermos en los barrios más afectados, dando en todo momento el mas alto ejemplo de abnegación y sacrificio y al mismo tiempo daba educación a las familias y les ayudaba en el cuidado de los enfermos, ofreciendo palabras de consuelo para los que las necesitaban.

Su organismo debilitado, sufrió una recaída, pero ahora de la forma grave de la enfermedad de la Influenza, la forma Neumónica y el 7 de diciembre de 1918 muere, a la edad de 42 años. En el certificado de defunción que obra en el Registro Civil de Cienfuegos aparece en el tomo 29 folio 511 acta #1 214 que es natural de Remedios y murió en el Hospital Civil de esta ciudad.

La noticia de su muerte conmueve al pueblo cienfueguero; su entierro constituyó una verdadera muestra de duelo popular; los periódicos de la localidad le dedicaron páginas enteras para escribir su espléndida y honrosa vida dedicada a la enfermería y a sus enfermos.

En el oratorio funerario el doctor Carlos Trujillo pide que se ponga el nombre de Victoria, a la primera sala que se construya en el “Hospital para mujeres”, para perpetuar su memoria. En la entrada del Hospital se encuentra una tarja conmemorativa. Esta tarja al ser demolido el Hospital se perdió y no se ha podido localizar donde se encuentra actualmente. El Estado cubano el 3 de junio de 1957 editó un sello postal para recordar su altruista labor.

FOTO 6 En Honor al Dr. Alfredo Méndez. Sala maternidad Cienfuegos

Nota aclaratoria
Como hemos podido constatar en dos documentos oficiales:
1.- Acta del Examen de Grado dice natural de La Habana y en
2.- Certificado de defunción dice natural de Remedios.

Nos hemos propuesto buscar la verdad y hemos realizado las siguientes gestiones:
1.- Visita al archivo de la Iglesia de Managua, no encontrando en dichos archivos su Fe de Bautismo.
2.- Conversación con la secretaria de los archivos de las dos Iglesias de Remedios y no aparece su Fe de bautismo, ni la de sus hermanos.
3.- Llamada telefónica a las Iglesias de Vueltas y Caibarien (cercanas con Remedios) no encontrando tampoco nada en ellas referentes a su Fe de Bautismo.
4.- Visita al archivo de la Iglesia de Santiago de las Vegas (por su cercanía con Managua) y no se encontró dato alguno.
5.-Quisimos tener acceso al Epitafio de su tumba en el cementerio “Reina” de Cienfuegos, pero esta en total abandono y presto a su reconstrucción, no teniendo donde encontrar los documentos de actas de enterramiento, y no poder ver lo que pueda decir su lapida mortuoria en relación a su fecha de nacimiento, pues en la hoja Web de la Facultad de Medicina de Cienfuegos dice 3 de Junio de 1876, por lo tanto también aparecen dos fechas de nacimiento. Pero no dejamos de buscar hasta alcanzar la verdad de estos datos duplicados así que emprenderemos nuevas investigaciones.
6.- Siguiendo nuestra búsqueda fuimos al Arzobispado de La Habana y ellos nos propusieron la revisión de las actas parroquiales y la Fe de Bautismo en las siguientes Iglesias: Santo Ángel Custodio, la Caridad, El Espíritu Santo, El Cristo del Buen Viaje, La Catedral. Mientras tanto buscamos también en las Iglesias de El Calvario, Calabazar y La de Jesús María en la Víbora, no encontrando en ellas ningún dato.

AUTORA:
Eduarda Ancheta Niebla. Licenciada en enfermería. Enfermera Cubana. Miembro titular de la SOCUENF. Miembro de la Sociedad Historia de la Medicina. Miembro de la Asociación Medica del Caribe. Miembro de la Sección de Historia de la Enfermería SUCUENF. Miembro del Consejo Editor de la Revista Temperamentun, Granada. España. Miembro del Comité Científico Internacional de la Revista Uruguaya de Enfermería

Referencias bibliográficas y otros documentos
Delgado García, G Victoria Bru Sánchez, mártir de la enfermería cubana. En: Delgado García G. El Cólera morbo asiático en Cuba y otros ensayos. Cuad Hist Sal # 78. Ed Ciencias Médicas La Habana 1993: 82-91
Catarla Bru O.: La enfermera Victoria Bru Sánchez. Una Mártir de la Profesión (1876-1918), Diario de la Marina 2 febrero de 1958
Expediente Académico Archivo Universidad de La Habana
Página Web Facultad de Ciencias Médicas de Cienfuegos
Archivo de las Iglesias de: Santiago de las Vegas. Managua. Remedios. Vueltas. Caibarien.
En Santa Clara: La Catedral. Divina Pastora. Buen Viaje
En Ciudad La Habana: Espíritu Santo. Santo Ángel Custodio. La Caridad. El Cristo del Buen Viaje. La Catedral. Jesús del Monte. Calabazar. Calvario. Santiago de las Vegas
En los Registros Civiles de: Managua. Cienfuegos.

Fotografías
Fotografías Tomadas de la página Web del Doctor Alfredo Méndez Aguirre

Victoria Bru Sánchez, Enfermera
Nació en Remedios y falleció en Cienfuegos el 7 de diciembre de 1918. En 1914 ocupó el cargo de Superintendente de la Escuela de Enfermeras del Hospital, en sustitución de la Señorita Pelegrina Sardá. Al declararse la Epidemia de Influenza, año 1918, fue comisionada por la secretaría de Sanidad, para visitar a los enfermos pobres y repartir socorros.

Atacada por la enfermedad reinante murió victima del cumplimiento de su deber. En el Hospital hay una tarja con la siguiente inscripción: “Sala Victoria Bru. El Departamento de Beneficencia de la República de Cuba dedica este homenaje a la memoria de la enfermera mártir que ofrendó su vida en cumplimiento de su deber, durante la epidemia de influenza del año 1918.

Al celebrarse las fiestas del Centenario de la Fundación de la Colonia Fernandina de Jagua, la Comisión organizadora acordó extender el siguiente Diploma: “Para la eterna memoria de la Enfermera Victoria Bru, por ser considerada modelo de abnegación, sacrificio y virtudes cristianas, suplicando al Director, Profesores y Alumnos de la Escuela de Enfermeras, que este Diploma se coloque en el sitio más visible de la Escuela, como testimonio fehaciente de la eterna gratitud de la ciudad de Cienfuegos a la ilustre desaparecida”.

Manuel Solórzano Sánchez
Diplomado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)