domingo, 30 de diciembre de 2007

DESOBSTRUCCIÓN DE LA VÍA AÉREA EN NIÑOS

El algoritmo de OVACE para niños se ha simplificado y acercado a la versión para adultos. Esto debería mejorar la retención de habilidades y animar a la gente, que de otra manera podría ser reacia, a hacer maniobras de desobstrucción de la vía aérea en niños.

La diferencia más significativa con el algoritmo del adulto es que las compresiones abdominales no deben usarse para tratar a los lactantes atragantados. Aunque las compresiones abdominales han causado lesiones en todos los grupos de edad, el riesgo es particularmente alto en lactantes y niños pequeños. Esto se debe a la posición horizontal de las costillas que deja las vísceras de la zona superior del abdomen mucho más expuestas a traumatismos. Por esta razón, las recomendaciones de tratamiento de la OVACE son diferentes entre lactantes y niños.

Reconocimiento de la OVACE

Cuando un cuerpo extraño se introduce en la vía aérea, el niño reacciona inmediatamente tosiendo en un intento por expulsarlo. La tos espontánea es posiblemente más efectiva y segura que cualquier maniobra que un rescatador pueda hacer. Sin embargo si la tos está ausente o es inefectiva y el objeto obstruye completamente la vía aérea, el niño se asfixiará rápidamente. Las intervenciones activas para solucionar la OVACE son sólo necesarias cuando la tos se hace inefectiva pero en ese momento deben iniciarse rápida y correctamente.

Signos generales de OVACE

Episodio presenciado

Tos / atragantamiento

Inicio súbito

Antecedentes recientes de estar jugando con o comiendo objetos pequeños

Tos inefectiva

Incapaz de vocalizar

Tos silente o no tose

Incapaz de respirar

Cianosis

Descenso del nivel de consciencia

Tos efectiva

Llora o respuesta verbal a preguntas

Tos ruidosa

Capaz de coger aire antes de toser

Consciente

La mayoría de los atragantamientos en lactantes y niños suceden mientras juegan o comen cuando el cuidador habitualmente está presente; por tanto estos sucesos frecuentemente son presenciados y las intervenciones se inician cuando el niño está consciente. La obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño se caracteriza por el inicio súbito de dificultad respiratoria asociada con tos, arcadas o estridor.


Solución de la OVACE

1. Seguridad y petición de ayuda

La seguridad es muy importante: los rescatadores no deben ponerse ellos mismos en peligro y deben considerar el tratamiento más seguro del niño atragantado.

Si el niño está tosiendo de manera efectiva, no son necesarias maniobras externas. Anima al niño a toser y vigílalo continuamente.

Si el niño tose (o la tos se hace) inefectiva, pide ayuda inmediatamente y averigua el nivel e consciencia del niño.

2. Niño consciente con OVACE

Si el niño está aún consciente pero la tos está ausente o es inefectiva, dale golpes en la espalda

Si los golpes en la espalda no solucionan la OVACE, dale compresiones torácicas a los lactantes o compresiones abdominales a los niños. Estas maniobras crean un “golpe de tos” artificial al aumentar la presión intratorácica y desalojar el cuerpo extraño.

Golpes en la espalda. Los golpes en la espalda en lactantes se realizan de la siguiente manera:

Sujeta al lactante con la cabeza hacia abajo, en posición prona (boca abajo), para permitir que la gravedad ayude a sacar el cuerpo extraño.

Un rescatador sentado o arrodillado debería poder sujetar al lactante de manera segura sobre su regazo.

Sujeta la cabeza del lactante poniendo el pulgar de una mano en el ángulo de la mandíbula y uno o dos dedos de la misma mano en el ángulo contrario de la mandíbula.

No comprimas los tejidos blandos bajo la mandíbula del lactante, porque podrías exhacerbar la obstrucción de la vía aérea.

Da hasta cinco golpes secos en la espalda con el talón de la otra mano en el medio de la espalda entre los omóplatos.

La intención es solucionar la obstrucción con cada golpe más que dar los cinco golpes.

Golpe interescapular en lactantes.


Si los golpes en la espalda no pueden expulsar el objeto y el niño aún está consciente, usa las compresiones torácicas en lactantes o las compresiones abdominales en los niños. No uses las compresiones abdominales (maniobra de Heimlich) en lactantes.


Compresiones torácicas en lactante.


Compresiones abdominales para niños mayores de 1 año.

De pie o arrodillado al lado del niño; pon tus brazos bajo los del niño y abraza su torso.

Cierra tu puño y ponlo entre el ombligo y el esternón.

Sujeta esta mano con la otra y empuja secamente hacia adentro y hacia arriba.

Repítelo hasta cinco veces.

Asegúrate de que la presión no se aplica sobre la apófisis xifoides ni sobre las costillas; esto podría causar traumatismo abdominal.

Tras las compresiones torácicas o abdominales vuelve a valorar al niño. Si el objeto no ha sido expulsado y la víctima aún está consciente, continúa la secuencia de golpes en la espalda y compresiones torácicas (lactante) o abdominales (niño). Llama o envía a por ayuda si aún no está disponible. No abandones al niño en este momento.

Si el objeto ha sido expulsado con éxito, valora el estado clínico del niño. Es posible que parte del objeto pueda permanecer aún en el tracto respiratorio y produzca complicaciones. Si hay alguna duda, busca asistencia médica. Las compresiones abdominales pueden producir lesiones internas y todas las víctimas tratadas con ellas deberían ser examinadas por un médico.

Compresiones abdominales en niño mayor

Niño inconsciente con OVACE

Si el niño con OVACE está o se queda inconsciente, ponlo sobre una superficie lisa y dura. Llama o envía a por ayuda si aún no está disponible. No dejes al niño en este momento; procede como se indica a continuación:

Abre la boca y busca cualquier objeto visible. Si se ve un objeto, intenta quitarlo con un único barrido digital. No intentes barridos digitales a ciegas o repetidos, estos pueden impactar el objeto más profundamente dentro de la faringe y causar daños.

Abre la vía aérea usando una extensión de la cabeza y/o elevación del mentón e intenta cinco respiraciones de rescate. Valora la efectividad de cada respiración; si una respiración no hace que el tórax se eleve, reposiciona la cabeza antes de dar la siguiente.

Intenta dar cinco respiraciones de rescate y, si no hay respuesta (movimiento, tos, respiración espontánea), empieza las compresiones torácicas sin otra valoración de la circulación.

Sigue la secuencia de RCP de un único rescatador (30:2) durante un minuto antes de llamar al SEM (si no lo ha hecho ya alguien).

Cuando vuelvas a abrir la boca para intentar dar las respiraciones de rescate, mira si se puede ver en la boca el cuerpo extraño.

Si se ve un objeto, intenta quitarlo con un único barrido digital.

Si parece que la obstrucción se ha resuelto, abre y comprueba la vía aérea como arriba; da respiraciones de rescate si el niño no está respirando.

Si el niño recupera la consciencia y manifiesta una respiración espontánea y efectiva, ponlo en una posición segura acostado sobre un lado y vigila la respiración y el nivel de consciencia mientras esperas la llegada del SEM.

1 comentario:

Eva dijo...

Óscar, gracias por la información de urgencias.
Te importaría poner, de cuándo son las actualizaciones que pones? Gracias.