jueves, 15 de noviembre de 2007

SOPORTE VITAL BASICO PEDIATRICO

Cambios en las recomendaciones

Las actuales recomendaciones se han enfocado fundamentalmente en hacer una simplificación basada en el conocimiento de que a muchos niños no se les hace ningún tipo de reanimación porque los rescatadores temen hacerles daño. Este miedo se alimenta de que se sabe que las recomendaciones para niños son diferentes. En consecuencia, una de las mayores áreas de estudio fue la fiabilidad de aplicar la misma secuencia para adultos y niños. La reanimación del testigo presencial mejora el resultado significativamente, y hay buenas evidencias tomadas de modelos animales pediátricos de que hacer sólo compresiones torácicas o sólo ventilación con aire expirado puede ser mejor que no hacer nada.
El ILCOR recomienda que a los rescatadores presenciales, que habitualmente aprenden sólo técnicas para un solo reanimador, debería enseñárseles que usen una relación de 30 compresiones y 2 ventilaciones que es la misma de las recomendaciones de adultos y que permite a cualquiera entrenado en técnicas de SVB reanimar niños con una mínima información adicional.
Para profesionales sanitarios, se usará una relación de 15 compresiones y dos ventilaciones.

También han cambiado las definiciones de edad:
- Lactante: niño menor de 1 año
- Niño: desde el año a la pubertad.

La técnica de compresión en el lactante permanece igual: compresión con dos dedos para un solo rescatador y la técnica de los dos pulgares abrazando el tórax para dos o más rescatadores, pero para niños mayores no hay división entre la técnica de una o dos manos. El énfasis se hace en conseguir una profundidad adecuada de la compresión con mínimas interrupciones, usando una o dos manos de acuerdo con las preferencias de los rescatadores.

Recientes estudios han mostrado que los DESAs son capaces de identificar arritmias en niños de manera fiable y que, en particular, es extremadamente difícil que recomienden dar un choque inapropiado. En consecuencia, el consejo sobre uso de DESA se ha revisado para incluir a todos los niños mayores de 1 año.

Soporte vital básico pediátrico

Se puede resumir en el siguiente algoritmo

A tener en cuenta:
-
En la apertura de la vía aérea en el lactante, la extensión del cuello en la maniobra frente-mentón debe ser mucho menor que en el adulto. Sería la llamada "posición de olfateo".

- En los niños damos 5 ventilaciones de rescate antes de iniciar compresiones ya que la causa de la PCR en niños va a ser predominantemente asfíctica, al contrario que en los adultos.

- Los reanimadores no profesionales harán 1 minuto de RCP antes de activar el sistema de emergencias médicas por el mismo motivo.

- Al valorar el pulso en el niño, no nos debe llevar más de 10 segundos. Buscaremos signos de circulación (tos, apertura de ojos, movimientos espontáneos, etc.) Si queremos buscar pulso, lo haremos en la arteria braquial, en la cara interna del brazo si es un lactante, o buscaremos el pulso carotídeo si el niño es mayor de un año.

- Técnica de compresiones:
Para todos los niños, comprime el tercio inferior del esternón. Para evitar comprimir la parte superior del abdomen, localiza la apófisis xifoides del esternón encontrando el ángulo donde las costillas mas bajas se unen en el medio. Comprime el esternón a un través de dedo por encima de este punto; la compresión debería ser suficiente para deprimir el esternón aproximadamente un tercio de la profundidad del tórax. Deja de presionar y repite a una frecuencia de unos 100 lat/min.

Para hacer las compresiones torácicas en el lactante, un único rescatador comprimirá el esternón con las yemas de dos dedos. Si hay dos o más rescatadores, debe usarse la técnica de abrazar el tórax. Poner los dos pulgares planos y juntos a ambos lados del tercio inferior del esternón con las yemas apuntando hacia la cabeza del lactante. Apoyar el resto de las manos con los dedos juntos abrazando la parte inferior de las costillas del lactante con las yemas apoyadas en la espalda. Presionar en la parte inferior del esternón con los dos pulgares para deprimirlo aproximadamente un tercio de la profundidad del tórax del lactante.

Para hacer las compresiones torácicas en niños de más de 1 año de edad, pon el talón de una mano sobre el tercio inferior del esternón. Levanta los dedos para asegurar que la presión no se ejecerá sobre las costillas del niño. Ponte verticalmente sobre el tórax de la víctima y, con tu brazo recto, comprime el esternón para deprimirlo aproximadamente un tercio de la profundidad del tórax. En niños mayores o con rescatadores más pequeños, esto se consigue más fácilmente usando ambas manos con los dedos entrelazados.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante

Eva dijo...

muy bueno el comentario y la actualización del protocolo, Óscar.

Anónimo dijo...

This information is worth everyone's attention. Where can I find out more?

Also visit my weblog: cna training