miércoles, 2 de marzo de 2016

COLEGIO DE ENFERMERÍA DE CANTABRIA RECIBE LA MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD DE SANTANDER



27 DE ENERO DE 2016

En el artículo del diario MONTAÑES del 27/01/16, dice así:

La Enfermería de Cantabria recibe hoy la MEDALLA de ORO de la ciudad

FOTO 1 Iñigo de la Serna entrega la Medalla de Oro a Rocío Cardeñoso

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, entrega hoy la Medalla de Oro de la ciudad al Colegio de Enfermería de Cantabria, en un acto que se celebrará a partir de las 20.00 horas en el Paraninfo del Palacio de La Magdalena. La Medalla de Oro de la ciudad es uno de los mayores reconocimientos que contempla el Reglamento de Títulos, Honores y Distinciones del Consistorio santanderino. Se otorga como recompensa a aquellas personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, que se hayan distinguido en cualquier rama de la cultura, el espectáculo, el deporte, la ciencia, la economía, la acción social o la comunicación, por una larga trayectoria de servicios eminentes y excepcionales a la ciudad.

El acto comenzará con la lectura del acuerdo del Pleno, que en su sesión del pasado mes de diciembre aprobó esta distinción por unanimidad de todos los grupos municipales, destacando “el carácter imprescindible de la profesión de la enfermería en la conformación de nuestro sistema nacional de salud, la creciente cualificación y la suma de valores de estos profesionales en la atención a los enfermos y en la lucha contra las desigualdades en el campo de la salud”. De la Serna ha afirmado que “Santander va a poner en valor la labor desarrollada por estos profesionales y ensalzará su papel en el tratamiento de las personas enfermas y en la prevención de las enfermedades, así como en el fomento de hábitos de vida saludables”.

Los integrantes de la Junta de Gobierno del Colegio de Enfermería de Cantabria animan a todos los enfermeros a participar de este reconocimiento que supone, según Rocío Cardeñoso, “un compromiso de la profesión con la sociedad y, en concreto, con todos los ciudadanos de Santander y de Cantabria para seguir luchando y trabajando, por mejorar y avanzar hacia una atención sanitaria excelente”.Al final del acto se ofrecerá un vino español a todos los asistentes.

FOTO 2 Iñigo de la Serna entrega la Medalla de Oro a Rocío Cardeñoso

DISCURSO DEL EXCELENTÍSIMO ALCALDE, DON IÑIGO DE LA SERNA, EN LA ENTREGA DE LA MEDALLA DE ORO DE SANTANDER AL COLEGIO DE ENFERMERÍA
Miércoles, 27 de enero

El 7 de mayo de 1915 tomó cuerpo legal en España una profesión que ha de sentirse en el alma: la Enfermería. Y lo hizo mediante aquella histórica Real Orden del Departamento de Instrucción Pública que delimitaba los conocimientos que habrían de obtener las futuras “MINISTRAS DE LOS ENFERMOS”.

El “eterno femenino” inspiraba esa primera definición porque el deseo de reconocimiento de los nuevos estudios llegaba desde la Congregación de las Siervas de María. El Gobierno del liberal- conservador Eduardo Dato rubricaba la decisión del bisabuelo de nuestro actual Rey Felipe VI de dar carta de naturaleza a los estudios de Enfermería. Alfonso XIII firmó la Real Orden pocas semanas antes de iniciar el tercero de sus diecisiete veraneos regios en Santander.

Casi 101 años después, los 275.000 enfermeras y enfermeros españoles nos reconcilian cada día con la profesionalidad, el trabajo bien hecho y la humanidad. Todos nosotros podemos caer enfermos, pero muy pocos están capacitados para ser enfermeros. Tres valores imperecederos en una profesión insustituible. Tres turnos continuos para velar 24 horas al día por un prójimo al que ustedes hacen realmente próximo.

Contabilizamos ya un siglo, ocho meses y veinte días al cuidado impecable e impagable de la sociedad: anocheciendo y amaneciendo junto a los enfermos... Siendo tan pacientes con los pacientes como con los impacientes.

3.238 mujeres y 329 hombres de Cantabria comparten desde hoy la Medalla de Oro de la Ciudad de Santander. Son 3.567 vidas profesionales proyectadas en el espejo del Colegio de Enfermería de Cantabria. Son esos 3.567 colegiados que han de acudir cada día a su trabajo con ilusión de colegial, que hacen sus deberes ejemplarmente y a quienes Santander pone esta tarde la nota más alta.

Aplaudimos y reconocemos el simbolismo gremial de este centenario. Y nos rendimos ante un saber tan contrastado en centros y hospitales de Santander y Cantabria que parece milenario. El Colegio de Enfermería de Cantabria se convierte por esta velada en el sujeto paciente de nuestros cuidados: intensivos en afecto y extensivos a ese gran colectivo.

SÍ...son las chicas y los chicos del uniforme blanco y azul celeste, los colores de la pureza y la confianza: la quintaesencia cromática de la salud. Sin olvidar aquellos otros tres símbolos memorables: la lámpara, la capa y la cofia. Eran tiempos distintos vividos con la misma pasión solidaria.

Rendimos tributo hoy a cien años de evolución del Cuerpo que ha acompañado con admirable lealtad los últimos cien años de revolución constante de la Medicina. Compañía impagable y escolta. Complemento profesional y vigorizante. Ayuda sin desmayo y profesión de bien: hablamos de la Enfermería.

Solo con unas ministras y ministros de su talla se puede garantizar el éxito del Gobierno de la Sanidad. Sin olvidar que la gobernanza más eficaz es la que revalida en cada consulta, al pie de cada camilla y en la rutina de cada hospital su buen hacer. Seguimos hablando de la Enfermería: de esos 508 enfermeros por cada 100.000 habitantes que nos procuran bienestar y salud cada día en este querido país llamado por siempre España.

En un mundo trufado de colas, tickets y números, emerge de la mano de esta merecidísima Medalla de Oro de Santander el rostro humano del sanitario. Como emerge aquél histórico Juramento para Enfermeras de la enfermera británica Florence Nightingale de 1893: “JURO BRINDAR MIS SERVICIOS SITUADA EN UNA VISIÓN INTEGRAL DEL HOMBRE, ABARCANDO POR IGUAL SU DIGNIDAD Y SU DERECHO AL BIENESTAR”. Era 1893 y estábamos en Detroit, pero el lenguaje altruista de la Enfermería no ha perdido un solo tono de aquel brillo ni una milésima parte de aquella vigencia.

En ese mismo 1893 y en este mismo Santander se produjeron un 3 de noviembre las dos explosiones del vapor “Cabo Machichaco”: 590 muertos y más de 2.000 heridos. La ciudad perdió íntegramente su cuerpo de Bomberos, pero no perdió la memoria de la rotunda solidaridad de los miles de santanderinos convertidos en afanosos y ejemplares enfermeros voluntarios del viejo Hospital de San Rafael.

Enfermeras y enfermeros también sufren enfermedades profesionales, casi todas ellas derivadas de la pasión que ponen en su trabajo diario. Porque su tarea es tan apasionante como insustituible... Aquella máxima humorística de Noel Clarasó: “EL CUERPO, SI LE TRATAS BIEN, TE DURA TODA LA VIDA” viene a ser solo eso: humor inteligente. Porque todos necesitamos que nos ayuden a tratarlo bien.

FOTO 3 Mª Luz Fernández, Manuel Solórzano y asistentes al acto de la medalla

El cuidado de los enfermos, sean leves, moderados o graves, es la meta siempre alcanzable de una profesión que trabaja a contrarreloj, atiende disciplinadamente pulsos y frecuencias cardiacas y analiza con precisión de bisturí cada síntoma.

Resulta muy sintomático que el Colegio de Enfermería de Cantabria fuese distinguido en 2012 como el Colegio más Relevante de España. Este dato hace aún más justa (y más relevante) la Medalla de Oro, una presea que se corresponde siempre con quien llega primero. Siendo del todo cierto que cuando los ciudadanos lo necesitamos, las enfermeras ya están ahí: compitiendo en calidad y ganando en profesionalidad.

Santander tampoco olvida que quien recibe hoy esta Medalla lleva siete años entregando su propia Medalla al Mérito Profesional. La primera se le concedió a un enfermero en 2009: Segundo González, y las seis siguientes las llevan orgullosas media docena de ejemplares enfermeras: Rosario Venero, Rosa Alonso, Teófila Garmendia, Nieves Bea, María Luz Fernández y Rosa María Pardo. El mismo Colegio de Enfermería que puede colgarse, sensatamente orgulloso, la medalla de haber creado el pasado otoño la primera Aplicación de Enfermería Escolar de España. La enseñanza de una vieja profesión con nuevas tecnologías: Enhorabuena.

En el Imperio sin fronteras de las Redes Sociales, la Enfermería ha sabido tejer una singular red de conocimiento. Las tecnologías son aliadas, nunca estorban y complementan ese trato personal distintivo de la excelencia en el ejercicio de esta profesión.

FOTO 4 Invitación al acto de entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad

Tan lejano y tan cercano, según como se mire, queda aquel año 1977 en el que se unificaron los colegios de Matronas, Practicantes y Enfermeras en el actual Colegio de Enfermería. Las decanas en constituirse fueron las matronas en 1931, a quienes seguirían en 1937 los Practicantes y en 1955 las Enfermeras.

Desde hoy, el Colegio de Enfermería de Cantabria se alinea gracias a esta vigésimo novena Medalla de Oro que concede la ciudad de Santander junto a instituciones tan veneradas como la Cámara de Comercio, el Colegio de Abogados, la Caja de Ahorros, la Hermandad de Donantes de Sangre, El Diario Montañés, el Banco Santander, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, las Hijas de la Caridad, los Salesianos, el Rácing de Santander y el Ateneo.

Con todas ellas comparte la gratitud de las santanderinas y santanderinos. Con todas ellas comparte la admiración de los vecinos. Y entre todas ellas reparte una altísima consideración social, siempre emparentada con su altruismo sanitario.

Y si alguien merece compartir esta distinción son las familias de cada una de las enfermeras y enfermeros de Cantabria. Ellos sienten, sufren y comprenden mejor que nadie esas jornadas tantas veces interminables. Ausencias, guardias y desvelos que encuentran en la familia su más firme apoyo. Ningún día mejor que hoy para reconocerlo.

El pasado mes de mayo Santander fue escenario del Congreso Nacional e Internacional de Historia de la Enfermería. Un cónclave del talento que llegó puntual a su cita con esa primera centuria. Tiempo de reflexión bajo el pórtico de un sugerente lema: “UN SIGLO CUIDANDO A LA SOCIEDAD”.

FOTO 5 Diploma de la entrega de la Medalla de Oro de la Ciudad

La presidenta del Colegio de Cantabria, Rocío Cardeñoso, recordó entonces que ese mayo de 2015 confluían en Santander “DOS SIGLOS DE LA HUMANIDAD DETERMINANTES PARA LA PROFESIÓN”. E hizo promesa de asumir otra tarea enorme: “TRANSMITIR A LA SOCIEDAD UNA IMAGEN PROFESIONAL CLARA PORQUE ES NUESTRA RESPONSABILIDAD”.

Cuidar y comunicar. Acompañar y transmitir. Curar y compartir. Son tres maridajes que el Colegio de Enfermería de Cantabria retoma como ejes corporativos, que no corporativistas. Y lo hace el Año 1 de este apasionante segundo siglo que le aguarda a la sufrida profesión en la que todos nos reconocemos esta tarde de enero. Seguimos hablando de la Enfermería.

Toda botica tiene su correspondiente rebotica. Y la rebotica de la Enfermería está poblada de inquietudes, retos y esperanzas. La profesión de las pinzas de Kocher y las gasas no admite paños calientes. Defiende su esencia y su presencia con honestidad y, últimamente, con otro poderoso lema: “SIN PRESCRIPCIÓN NO HAY PROFESIÓN”.

Afortunadamente, esta profesión no prescribe y doy fe de que escribe con letra clara sus objetivos. La sociedad a la que cuida desde hace un siglo tiene poco que añadir y mucho que agradecer. Santander se erige hoy en portavoz de esa sociedad, que puede dudar que hoy sea 27 de enero, pero que jamás dudaría de la excelencia de sus enfermeras y enfermeros.

FOTO 6 Junta Directiva del Colegio de Enfermería de Cantabria

Una calidad que convirtió, por ejemplo, aquella vieja y querida Casa de Salud Valdecilla en el nuevo y admirado Hospital Universitario Valdecilla. La enfermería tiene su Escuela de Grado junto al Hospital: el binomio perfecto teoría-práctica.

Apenas doscientos metros al norte de ese complejo hospitalario, Santander coronó puntualmente el 6 de mayo de 2015 su nuevo Parque de Cazoña con una placa que mantiene vivo el sugerente slogan de esta primera centuria: “ENFERMERÍA. CIEN AÑOS CUIDANDO A LA SOCIEDAD. 1915-2015. Ningún motivo mejor argumentado, ningún homenaje más merecido, ninguna placa de acero sobre roca caliza mejor ubicada.

Se trata de una suerte de geoplaca vigilada al este por la vieja Residencia, hoy Hospital Cantabria, y arropada al sur por el Centro de Salud de Cazoña y por el gran Valdecilla. La mejor compañía para un monolito con vocación de permanencia, incansable marcapasos de este nuevo siglo de la Enfermería.

Santander devuelve esta tarde a la Enfermería el afecto incondicional, el respeto profesional y la admiración rendida hacia una profesión noble entre las nobles. No hay barrio, ciudad, región o nación más próspera que la saludable.

La capital de Cantabria saluda honrada a ese tenaz ejército que integran las mujeres y los hombres de la Salud. Les confíamos una Medalla de Oro de cuyo brillo no nos cabe duda: será continuo y permanente. Como permanentes son las guardias de la profesión que muy pronto, el próximo 5 de febrero, celebrará de nuevo a su Patrona, Santa Agueda.

A Santa Agueda, cuya etimología griega nos conduce a “la virtuosa”, podrán ofrecerle esta máxima distinción de la ciudad de Santander. No olviden que es precisamente el virtuosismo de la Enfermería el que hoy reconocemos públicamente.

Permítanme añadir a las virtudes cardinales (JUSTICIA, PRUDENCIA, FORTALEZA Y TEMPLANZA) e incluso a las teologales (FE, ESPERANZA Y CARIDAD), las virtudes interminables de los hombres y mujeres que desempeñan la Enfermería en Santander y Cantabria. Es llegado el momento de glosar su vocación, agradecer su dedicación y ensalzar su profesión.

Respecto a esas virtudes resultan, por numerosas, imposibles de enumerar. Pero en nuestra memoria histórica las tenemos catalogadas entre las humanamente superiores. La sociedad a la que tanto y tan bien cuidan desde hace camino ya de 101 años las tiene muy presentes.

Y desde esta tarde, aún más. Muchas Gracias
IÑIGO DE LA SERNA. ALCALDE DE SANTANDER

ENLACE COMPLETO DE LA ENTREGA DE LA MEDALLA

RESUMEN DE LA ENTREGA DE LA MEDALLA

Al día siguiente salió publicado el siguiente texto:

El Paraninfo de la Magdalena registró un lleno absoluto con más de 300 asistentes que disfrutaron de un solemne acto en el que el Colegio de Enfermería de Cantabria recibió el máximo reconocimiento del Ayuntamiento de Santander: la Medalla de Oro de la ciudad.

El acto contó con la corporación municipal al completo y comenzó con la lectura del acta de la concesión de la Medalla y con la intervención del alcalde, Íñigo de la Serna, un emotivo discurso que recorrió la historia de la Enfermería desde su nacimiento, hace 100 años, hasta nuestros días; elogió el papel de los enfermeros por su “profesionalidad, trabajo bien hecho y humanidad”, y destacó que “Santander le devuelve el afecto y la admiración a la insustituible profesión”.

FOTO 7 Enfermeras del Colegio de Enfermería de Cantabria

La distinción puso el broche de oro a la celebración del centenario de la profesión enfermera -que se oficializó en la Real Orden firmada el 7 de mayo de 1915 por Alfonso XIII- y sirvió para dejar patente la realidad de la profesión en la actualidad. Fue el propio alcalde quien se refirió al Real Decreto de Prescripción Enfermera asegurando que “esta profesión no admite paños calientes y defiende su esencia y su presencia con honestidad y, últimamente, con el poderoso lema ´sin prescripción no hay profesión`”, un claro mensaje de apoyo al colectivo que lucha contra un texto aprobado el pasado 23 de diciembre calificado por Rocío Cardeñoso como “irresponsabilidad política” porque “pone en indefensión jurídica la práctica habitual de los enfermeros , sin ningún beneficio para el paciente ni para el sistema”.

La presidenta de los enfermeros cántabros también dedicó gran parte de su discurso a agradecer a todos los que apoyan al colectivo y han hecho posible este reconocimiento, desde las Juntas de Gobierno anteriores y el personal de la entidad, hasta instituciones como la Consejería de Sanidad o el Colegio de Médicos, pero, sobre todo, dio las gracias a sus compañeros por el esfuerzo constante y la dedicación a la sociedad que cada día demuestran en su profesión.

El himno de Cantabria y el de España clausuraron el acto oficial que prosiguió en el Palacio de la Magdalena con un cóctel en el que se brindó por una distinción merecida para el colectivo que lleva 100 años cuidando a la sociedad.

FOTO 8 María Teresa Miralles en el Casino, con la colección filatélica

Los enfermeros celebran su Medalla de Oro abriéndose a la sociedad cántabra

En el Casino se celebra hoy (16 de enero de 2016) una conferencia que introduce la muestra filatélica única en el mundo sobre la profesión y sus relaciones sociales.

Por primera vez el Ayuntamiento de Santander concede su Medalla de Oro a una institución en reconocimiento a los méritos de sus profesionales. El próximo 27 de enero, en el paraninfo de la Magdalena, el Colegio de Enfermería de Cantabria recibirá la Medalla de Oro de Santander y además, con esta distinción, la capital de Cantabria se convierte en el primer municipio español que reconoce el valor de una profesión como la enfermería. Así que los profesionales de esta disciplina han decidido celebrar “tal acontecimiento abriéndose a la sociedad, para que nos conozcan un poco más”, explica la Presidenta de este colectivo Rocío Cardeñoso Herrero. El Colegio de Enfermería de Cantabria tiene 4.200 socios y “somos la entidad asociativa más grande de Cantabria”.

Los actos se inician hoy a las 19:00 horas en la sala de exposiciones del Gran Casino de El Sardinero con la conferencia “La Enfermería: cuidar, enseñar y confortar”, a cargo de María Teresa Miralles. La conferencia cierra las actividades en Cantabria para conmemorar el centenario de la profesión enfermera. La Conferencia es el acto inaugural de la exposición de los fondos filatélicos de la Fundación María Teresa Miralles que, por primera vez, se muestran fuera de une espacio filatélico en un edificio público y a la vista del ciudadano en general. Se podrá visitar hasta el 6 de febrero entre las cinco y media y las nueve de la noche.

La exposición “La enfermera: cuidar, enseñar y confortar” tiene como objetivo mostrar a la sociedad los fondos filatélicos de la Fundación María Teresa Miralles para el estudio de la evolución de los cuidados y el desarrollo de la Enfermería.

A lo largo de su recorrido se podrá apreciar una selección de sellos, cartas, manuscritos, cinceladores, matasellos, telegramas, ensayos y pruebas que, a lo largo de los siglos XIX y XX, constituyen un fiel reflejo de la Enfermería traducida en frecuentes emisiones postales conmemorativas de su labor y de los acontecimientos más sobresalientes de su historia, como conferencias, reuniones profesionales, aniversarios, fundaciones y otras actividades profesionales en el campo de la salud.

Como explica Miralles “la primera emisión de un sello postal vinculada con la enfermería tuvo lugar en Nueva Gales del Sur en 1896, para celebrar el jubileo de la reina de Inglaterra por sus cincuenta años de reinado. Desde entonces, innumerables han sido las emisiones postales que aluden a la Enfermería, realizadas por distintos países. Suelen recoger la actividad y el ejercicio profesional de la enfermería, tanto en la infancia como en la edad adulta y la ancianidad; lo relacionado con la profesión, congresos y la figura e imagen de los fundadores de las órdenes religiosas vinculadas con la enfermería”.

En el Casino de El Sardinero se pueden admirar, con comentarios sobre cada ejemplar y su historia, las piezas de la colección de Miralles, única en el mundo y que ha recorrido numerosos países y prácticamente toda España.
El Diario Montañes. Sociedad, página 50. Juan C. Flores-Gispert. 16/01/2016

ENHORABUENA AL COLEGIO DE ENFERMERÍA DE CANTABRIA POR SER EL PRIMER COLEGIO PROFESIONAL EN RECIBIR TAN ALTA DISTINCIÓN

Manuel Solórzano Sánchez
Diplomado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)