domingo, 8 de mayo de 2011

ENFERMERÍA: HISTORIA DESDE 1857






Este magnífico libro lo ha realizado y diseñado el enfermero y podólogo Tomás Urien Blázquez, nacido en el belicoso año de 1936 en Navalosa provincia de Ávila, aunque ahora reside en Madrid. Además de este lujoso libro ha realizado el Diccionario de Podología y el Diccionario de Ortopedia y Podología: Historia, Antigua y Moderna.

El libro consta de cinco partes y un anexo, donde recorre nuestra historia desde 1857, aunque en su primera parte nos habla de las Falsas teorías médicas, personajes desclasificados y teorías de enfermería, España en el siglo XIX, la importante figura de Florence Nightingale, la excelente biografía de Juan Enrique Dunant, fundador de La Cruz Roja, y los practicantes de 1857.
FOTO 001 Portada del libro e insignias

En la segunda parte nos relata el período comprendido entre el año 1900 hasta 1919, la estructura y organización Colegial, los presidentes prenacionales, la Carrera de Practicante, las primeras Asambleas nacionales de practicantes celebradas en Madrid, la Colegiación de los Practicantes y las Enfermeras en 1914.

En la tercera parte entra hablándonos de los períodos comprendidos entre 1920 hasta 1939, en ella nos cuenta que revistas paramédicas había, practicantes titulares en 1920, la Federación sanitaria nacional y regionales, los practicantes militares en 1921, matronas, Escuela Nacional de Sanidad, títulos de practicantes, matronas y enfermeras. Colegiación Oficial Obligatoria. Intrusismo en el año 1930. Los ciegos aprendices de masajistas.

La cuarta parte comprende desde el final de la Guerra Incivil de 1939 hasta la creación de A.T.S. por el Decreto de 1953 y continúa hasta el Real Decreto de 1977 sobre ola creación de las Escuelas Universitarias.

La quinta parte comprende desde 1977 hasta la actualidad. La unificación de las tres secciones. Integración en la Universidad de las Escuelas de Ayudantes Sanitarios como escuelas Universitarias de Enfermería. Los Presidentes Colegiales democráticos, hasta el Grado Universitario de Enfermería en 2010.

En el anexo nos relata sobre las Auxiliares de Clínica, el edificio Reina Sofía, Previsión y Socorros Mutuos de Auxiliares Sanitarios. Presidentes Nacionales por años y tiempo ejercido desde 1899. Fuentes bibliográficas de enfermería consultadas y Orlas.
FOTO 002 Practicantes militares, enfermeras y título

Como veréis un magnífico y extenso trabajo bien realizado y que cubre una parte importante de nuestra historia de Enfermería. Ha tocado temas que otros compañeros no lo han hecho y con ello se va completando cada vez más nuestra importante historia de nuestra magnífica profesión de Enfermería. Aquí se relata el camino tan duro y difícil, en muchos momentos tortuosos, con piedras en el camino, con empujones de otras profesiones que poco a poco hemos sabido ir limpiando sin prisa pero sin pausa, para terminar lo que nuestros mayores empezaron y hoy gracias a todos y todas ellas estamos en la Universidad con el Grado y el Doctorado en Enfermería.

En su prólogo Tomás nos relata que los enfermeros actuales, ejercen principalmente en los hospitales, clínicas y centros de salud, su atención puede ser especializada y dirigida paralelamente a las mismas ramas que la medicina, requiriendo entre sus capacidades y aptitudes la comprensión y expresión verbal, memoria, concentración y una gran habilidad manual. Hubo una época en la que lo más habitual era la atención domiciliaria, con la aplicación de inyectables y curas.

En nuestra historia tenemos episodios como a principios de 1900 donde muchos profesionales tenían como obsesión separar al practicante con el ejercicio de barbero. Otro de los episodios fue la separación de los estudios y de los Colegios por sexos. Estos magníficos profesionales de ambos sexos antes de 1953, no pueden olvidar que con los Practicantes existían practicantes femeninos con las mismas condiciones y estudios que los masculinos y que siempre estuvieron colegiados o colegiadas en el Colegio de Practicantes sin distinción de sexo. La separación existía en los Colegios de Practicantes, de Enfermeras y Matronas.

Si es verdad que en 1953 se sentaron las bases de Ayudante Técnico Sanitario (ATS), con los mismos estudios para hombres y para mujeres. Es muy importante tener en cuenta que la enfermería actual es la heredera y continuista de los Ayudantes Técnicos Sanitarios, como estos así lo fueron de los practicantes, que a su vez lo fueron de los Ministrantes y Flebotomianos y por supuesto de las Matronas.

También y para terminar su prólogo quiere dar las gracias a todos los que le han ayudado a buscar y aportar datos de fondos históricos, como Cristina, Bibliotecaria del Colegio de Enfermería de Madrid y por supuesto a mi querido amigo Carlos Álvarez Nebreda, por toda su aportación, y porque siempre está ayudando a los compañeros que se lo piden, un gran profesional, un gran compañero y un gran amigo.

En la primera parte no os voy hablar de Florence Nightingale cuando el año pasado fue su centenario y creo que se ha publicado mucho de su vida y de su obra. Pero si mencionar las Enfermeras Teóricas como Virginia Henderson, Dorotea Orem, Hildegarde Peplau, Martha Rogers, Callista Roy y algunas teorías de enfermería como la teoría naturalista o ecologista, la de suplencia o ayuda y la de interrelación.

Hablando de la Organización Sanitaria de España en el Siglo XIX, comprendía numerosas titulaciones expedidos por las Universidades y Colegios de Cirugía y Escuelas de Medicina correspondientes, este conglomerado de titulaciones se llamaban: Doctores en Medicina y Cirugía; Doctores en Medicina (solamente), Licenciados en Medicina y Cirugía, en Medicina y sólo en Cirugía, Médicos Puros, Físicos, Médico-Cirujano habilitado, Facultativo de segunda clase, Bachilleres en Medicina, Bachilleres en Cirugía, Cirujanos de Primera y de segunda clase, Cirujanos de tercera clase o Sangradores; Dentistas, Cirujanos-Comadrones; Matronas o Parteras y Ministrantes y/o Practicantes.

En la segunda cuenta que a principios del siglo XX varias organizaciones de practicantes se autoproclamaron nacionales, hasta que felizmente se unificaron todas en la III Asamblea General celebrada en mayo de 1905. Sigue hablando de la Organización Colegial y de sus primeros presidentes: Salvador Costa, Juan José Fernández García, Federico Oñate López y Juan Antonio de Haro, estos cuatro darían lugar al Primer Presidente Nacional en la figura de Carlos Chies Castilla.

Se reorganizan las enseñanzas en 1902 aprobando con la Real Orden el Programa de la Carrera de Practicante. En 1904 la Carrera de matrona. En estos años se crean los Colegios de Practicantes en las provincias españolas, habiendo altibajos creándose y desapareciendo hasta la actualidad.
FOTO 003 La importancia de los practicantes, matronas y cirujanos dentistas que tuvieron a principios de siglo, nunca lo obtuvo la figura de la enfermera

Según nos relata el Doctor José E. Lasarte Calderay como buen gaditano, que la primera Asamblea general de Practicantes fue convocada por la Asociación de Practicantes de Madrid, que presidía el malogrado compañero Don Juan José Fernández García, celebrándose durante los días 11, 12, 13 y 14 de mayo de 1.903, en el local del Colegio de Médicos de la Corte.
Se nombró la siguiente Mesa presidencial:
Presidente: Doctor Maximino Gomar, representante de los Practicantes de Coruña.
Vicepresidente: Antonio Iglesias, de Vizcaya.
Vocales: Teodoro Escalona, de Cáceres; Ildefonso Ruiz, de Jaén y Vicente Echauri, de Madrid.
Secretarios: Juan Antonio de Haro y Andrés Merino, ambos de Madrid.
En las Comisiones que actuaron en esta Asamblea aparecen los nombres de muchos camaradas, que han sido después grandes luchadores, como son Pascual Tarrero y Salvador Costa.
Los temas discutidos en el curso de las sesiones son casi todos los que actualmente preocupan a La Clase, a pesar del cuarto de siglo, transcurrido: Montepío, Titulares, Ferrocarriles, Beneficencias, Ejército, Reglamentación de la carrera, Formación de Colegios, etc.

Lo que la organización Colegial y los Colegios Profesionales siempre han luchado contra el intrusismo profesional, así en 1908 se publica este modelo para denunciarlo: “Sr. Juez de Primera Instancia del Partido de … El que suscribe Practicante en Medicina y Cirugía, establecido en … Con su correspondiente cédula personal número … a V.S. expone: Que teniendo conocimiento que ejerce la profesión de Practicante D … que habita en … sin estar autorizado para ello, le ruego suspenda su ejercicio, sin perjuicio de proceder como dispone el artículo 343 del Código penal. Hay varios casos denunciando el intrusismo en diferentes provincias.

Por aquellos años (1920) la influencia sindical era muy fuerte, todo el mundo pertenecía a alguna organización y los colegios sanitarios también se ven impelidos a federarse entre ellos formando confederaciones a las que se asigna gran fuerza decisoria. Así nacen las Federaciones Sanitarias Regionales y la Federación Sanitaria Nacional. La Federación sanitaria provincial madrileña, está integrada por médicos, farmacéuticos, odontólogos, veterinarios, matronas y practicantes.
FOTO 004 Enfermeras y practicantes

En 1921 aparecen los Practicantes Militares, en el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra con fecha 24 de noviembre se publica la siguiente Real Orden:
El Rey, ha tenido a bien nombrar practicantes militares con derecho a plaza, a los 100 que a continuación se relacionan, 50 con título y 50 sin título, aprobados en el concurso oposición convocado por Real orden circular de tres de septiembre último, los cuales figurarán en el escalafón en el orden que se indica y percibirán sus haberes con cargo al capítulo segundo etc. Siéndole reclamados por los cuerpos, centros o dependencias a donde vayan a prestar servicio”. A los practicantes militares sin título se les denominaba “sanitario”.

En 1924 se crea La Escuela Nacional de Sanidad durante el primer año de la dictadura de Primo de Rivera, con la función de instruir a los médicos y formar un cuerpo de “Enfermeras sanitarias” y preparar al personal subalterno auxiliar. Para eso reclaman a enfermeras norteamericanas, que según la directora del servicio de enfermeras de la Cruz Roja, ponderan su función sanitaria, claro que en esta apreciación, no tienen en cuenta que en Norteamérica no hay practicantes/as, pero en España sí. Teóricamente son tres funciones principales las que competen a estas enfermeras: enseñar la higiene, prevenir la enfermedad y restaurar la salud de los que la han perdido…
FOTO 005 Enfermeras, religiosas y Auxiliares de Enfermería

En septiembre de 1926 y por Real Orden del 25 de agosto se reorganizan los estudios de la segunda enseñanza y establece el Bachillerato Elemental, como ampliación y complemento de los conocimientos de la primera enseñanza adquiridos en la escuela, que además de atender a la cultura general, ha de servir de preparación necesaria para otras carreras y profesiones no universitarias. Entre ellas se encontraban las carreras de practicantes y de matronas, para comenzar los estudios, y como preparación, ya que todavía estaba en vigor el Real Decreto que las organizó de 10 de agosto de 1904. En el Real Decreto dice primero: Para hacer la inscripción en el primer curso de las carreras de practicantes y matronas será preciso estar en posesión del título de bachiller elemental, en vez de la aprobación de los conocimientos de enseñanza primaria superior, que exigió el decreto con esa fecha.

Por fin las enfermeras, en 1927, obtienen su título oficial que no es y nunca fue como el de los practicantes y las matronas. En el caso de las enfermeras su título no estaba encabezado por el Rey o el Jefe del Estado, sino que figuraba el Rector de la Universidad correspondiente. Después en la guerra fueron impartidos títulos por diversos organismos y autoridades.

Así cuenta la Gaceta de Madrid con fecha 21 de febrero de 1927, inserta la Real Orden siguiente:
Su majestad el Rey que Dios guarde se ha servido disponer:
Primero. En adelante el título de Enfermera se extenderá con carácter general, tanto para los hospitales civiles, militares o de la Cruz Roja, así como para clínicas y dispensarios, tengan carácter oficial o privado y sean religiosos o no.
Segundo. Que a tal fin por una comisión interministerial, compuesta de representantes de los departamentos de gobernación, Guerra e Instrucción pública, se redacte, el proyecto de programa único de los conocimientos necesarios para poder ejercer el cargo de Enfermera en toda clase de establecimientos sanitarios dependientes del Estado o particulares y pertenezcan o no a las aspirantes a comunidades religiosas.
Así seguiríamos con los seis puntos que tiene la Real Orden.

Otro dato que nos relata Tomás es sobre la petición que realizan las Matronas en 1928 para conmutar su carrera por la de practicante. En ríos revueltos todo vale y las matronas, muy queridas y siempre apoyadas por los practicantes, también aprovechan para reivindicar derechos, por lo que en marzo de 1928 tiene que producirse una Real Orden que ampara al colectivo de practicantes ante esta petición abusiva de las matronas.

Llegando a la Real Orden de 28 de diciembre de 1929 donde queda reseñada la Colegiación Oficial Obligatoria. Su Majestad el Rey, que Dios guarde, ha tenido a bien disponer le sea concedida la colegiación oficial obligatoria a la Clase de Practicantes y aprobar, para el régimen colegial, los Estatutos que figuran a continuación. Y está firmado por Martínez Anido.

Tomás nos relata que cuando llega la Guerra Incivil en España, los Colegios Profesionales continuarán malamente funcionando divididos en dos bandos. Durante la guerra se formaron urgentemente en ambos bandos las enfermeras militares. En la parte republicana se les denominaba Socorro Rojo y en la nacional Cuerpo Auxiliar de damas Enfermeras. Al comenzar la guerra se promulgaron nuevas leyes y se militarizó al personal sanitario civil concediéndoles asimilación de oficiales y suboficiales a médicos, practicantes, veterinarios y farmacéuticos. También se organizaron los parques Divisionarios de Sanidad Militar, creando el servicio de Transfusión de sangre conservada por el suero IHT, según el método del doctor Elósegui.

Para terminar el resumen de este magnífico libro, decir que el autor quiere destacar en la figura de Máximo González Jurado, Presidente del Consejo General de Enfermería, que nació en Puente Genil en 1949. Cursó sus estudios en la Escuela de A.T.S. del Hospital Civil de Málaga y en la Escuela de Podología de Madrid. Presidente del Colegio Oficial de ATS y Diplomados en Enfermería de Córdoba. Hoy en día está en posesión de dos Doctorados en Enfermería.

Tomás dice de él: Al tomar posesión de su cargo como Presidente del Consejo General de Enfermería, “Comienza así la presidencia más larga y positiva de toda la historia de la enfermería española; nadie ha ejercido tantos años como Presidente del Consejo Nacional. En números redondos, Máximo, actualmente lleva de presidente 23 años. Gracias también a su tesón combativo en todos los frentes profesionales y a la “normalización” de la sociedad ha conseguido cotas impensables para la Enfermería”.
FOTO 006 Máximo González Jurado Y Manuel Solórzano

Gracias Tomás por este magnífico ejemplar. Me imagino que nuestros compañeros enfermeros y los que se dedican a la Historia de la Enfermería, sabrán usar, leer y utilizar tus fuentes y bibliografía para seguir haciendo y escribiendo la Historia de la Profesión Enfermera.

AGRADECIMIENTOS
Tomás Urien Blázquez
. Autor del libro. TURIENB28@terra.es
Cristina, Bibliotecaria del Colegio de Enfermería de Madrid
Colegio de Enfermería de Madrid
Carlos Álvarez Nebreda. Enfermero
Máximo González Jurado. Enfermero

AUTORES
Jesús Rubio Pilarte

Enfermero y sociólogo. Profesor de la E. U. de Enfermería de Donostia. EHU/UPV
Miembro no numerario de La RSBAP
jrubiop20@enfermundi.com

Manuel Solórzano Sánchez
Enfermero Servicio de Oftalmología
Hospital Donostia de San Sebastián. Osakidetza /SVS
Vocal del País Vasco de la SEEOF
Miembro de Eusko Ikaskuntza
Miembro de la Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos
Miembro Comité de Redacción de la Revista Ética de los Cuidados
M. Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro no numerario de La RSBAP
masolorzano@telefonica.net