miércoles, 11 de julio de 2007

Los errores en el sistema sanitario matan más que el SIDA y el Cáncer

SOCIEDAD Miércoles, 1 de diciembre de 1999

ESTADOS UNIDOS / MATAN MAS QUE EL SIDA, LOS ACCIDENTES Y EL CANCER DE MAMA
Los errores médicos se cobran entre 40.000 y 100.000 víctimas
7.000 personas mueren al confundirse unas medicinas con otras
FELIPE CUNA
Especial para EL MUNDO
NUEVA YORK.- Los errores médicos matan en Estados Unidos a más personas que el sida, los accidentes de tráfico y el cáncer de mama, según un estudio realizado por la Academia Nacional de Ciencias. El informe estima que entre 40.000 y 100.000 pacientes mueren en los hospitales por fallos humanos que nunca deberían producirse si se tomaran simples medidas de seguridad, los médicos y el personal sanitario fueran más rigurosos y se suprimieran las recetas redactadas a mano.
La cifra final del número de muertos es difícil de estimar porque, hasta ahora, los hospitales no tienen obligación de revelar los casos en los que un paciente muere en la cama de su habitación o en un quirófano porque alguien haya desconectado un tubo, dejado en su interior una tijera, operado un órgano sano o envenenado a un enfermo con una medicina que nunca debió tomar.
«Todos tenemos que darnos cuenta de que existe una epidemia silenciosa en nuestros hospitales», asegura Gary Masiello, un hombre de Boston que perdió a una hija de dos años y medio cuando una enfermera le desconectó el tubo por el que respiraba. Nueve meses después, Masiello perdió a su mujer debido a que recibió una medicina para la que era alérgica cuando estaba en el hospital.
William Richardson, el presidente de la Academia, ha acusado a la industria sanitaria de «llevar una década o más de atraso con respecto a otros sectores de alto riesgo, como las líneas aéreas y la industria minera, en los que la seguridad de sus trabajadores, usuarios y consumidores está en juego. El gran número de errores médicos que acaban en muerte, sufrimiento innecesario y discapacitados permanentes es inaceptable en un sistema sanitario que lo que primero que promete es tratar bien a los enfermos».
Los errores de los farmacéuticos que dispensan las medicinas son los más frecuentes y cuestan la vida anualmente a unas 7.000 personas, sólo porque alguien no entiende la caligrafía de los doctores o se equivoca entre medicinas que tienen un nombre similar. Por eso, la Academia Nacional de Ciencias ha solicitado que los hospitales estadounidenses cambien completamente la forma en la que se recetan las medicinas. Los médicos deben olvidarse de escribir a mano y, sin embargo, registrar en los ordenadores las medicinas que necesitan sus pacientes y verificar con su historial médico el tipo de fármacos que necesitan para evitar alergias y rechazos.
La Academia de Ciencias ha pedido al Congreso estadounidense que se cree un centro nacional para proteger el derecho de los pacientes a una medicina segura, que el Gobierno cambie el nombre de miles de medicinas que tienen sonido similar y que se obligue a los hospitales a informar de todos los casos en los que un paciente ha muerto debido a un error humano.
«Con el mínimo cuidado, atención y organización en los hospitales, el número de muertos puede reducirse en un 50% los próximos años», dice el informe de esta Academia.

Nota: Me gustaria que todos reflexionaramos sobre como podemos influir las enfermeras y el personal santario en general, para modificar esta situación.