viernes, 20 de mayo de 2016

SIERVAS DE MARIA. CUIDADORAS DE ENFERMOS Y DOCENTES EN LANZAROTE


Autores: Fika Hernando, María Luz.; Alonso Gutierrez, S.; Gutierrez Fernández, Y.; Bravo Martínez, José.; Fernández Vallhonrat, Blanca. y Martín Ferrer, Juan Manuel.

Dirección de contacto: María Luz Fika Hernando

FOTO 1 Siervas de María

A principios del siglo XIX, la isla de Lanzarote contaba con un médico y nueve barberos sangradores para atender a los enfermos, estando la salud de la población en manos de la medicina popular y de personas sin reconocimiento académico. A mediados de siglo comienza a incrementarse el número de profesionales de la salud, lo que amplía el panorama sanitario de la isla. En la misma época se habilita una casa particular y se crea en ella el segundo hospital, dedicado a San Rafael. Este hospital no llegó a consolidarse, y tendremos que esperar a la creación de un nuevo centro, al que se le denominaría Hospital de Nuestra Señora de los Dolores, pero a pesar de la domiciliación de médicos acreditados, éstos eran escasos y no se encuentran referencias de la presencia de practicantes y/o enfermeros.

En Arrecife, a medida que avanzaba la centuria, se fueron domiciliando profesionales médicos acreditados, que por término medio fueron dos. La oferta cualificada privada no será suficiente como para paliar, al menos, las causas de la mortalidad ordinaria.

El Puerto del Arrecife debe la fundación del Hospital de Dolores, la Cuna para Niños Expósitos y el asilo, a un hombre que permaneció entre los vecinos de Arrecife treinta años, el sacerdote don Manuel Miranda Naranjo, que llegó al Puerto en junio de 1873, desde Tetir en Fuerteventura, para suceder a don Juan Guerra Herrera.

Lanzarote sufría la llamada crisis de la barrilla, por lo que este mecenas de la capital isleña multiplicó sus actividades para poder paliar las necesidades de los habitantes de su ciudad que comían tuneras, raíces de plantas silvestres, muriendo algunos de hambre.

FOTO 2 Recibo de limosna de 1896 en Valencia

En la sesión del 19 de mayo de 1869 de la Diputación Provincial, el diputado por Arrecife, Elías Martinón, solicita la creación de un hospital en Arrecife. La Diputación encarga al Ayuntamiento de Arrecife que solicite informes al resto de ayuntamientos de la isla de Lanzarote de cuál sería la cantidad que cada ayuntamiento podría aportar al mantenimiento del futuro hospital.

El 30 de junio de 1896, don Manuel Miranda, con autorización del alcalde de Arrecife, don Rafael Ramírez Vega, convoca a los cien vecinos más representativos de Arrecife, con el fin de exponerles la idea de crear un hospital, acudiendo a dicha reunión unas 26 personas.

Don Manuel les expuso la idea de fundar en Arrecife una casa de beneficencia y enseñanza, que en principio estarían a cargo de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl, constituyéndose una Junta a tal efecto.

Con la aprobación del Obispo, se acuerda que fueran las Siervas de María Ministras de los Enfermos, las que se hicieran cargo de la proyectada casa, ya que se tenía conocimiento que las mismas se dedicaban a cuidar enfermos a domicilio, a la dirección de hospitales y a la enseñanza, es decir, cumplían las tres funciones que le quería dar a su obra don Manuel Miranda.

Las Siervas de María habían sido fundadas por Santa María Soledad, cuyo nombre original era Bibiana Antonia Manuela Torres Acosta, que había nacido en Madrid el 2 de diciembre de 1826. Murió María Soledad en la Casa General de la Orden de Chamberí en octubre de 1887. Fue beatificada por Pío XII el 5 de octubre de 1850 y Pablo VI la proclamó santa el 25 de enero de 1970. Su fiesta se celebra el 11 de octubre.

A las Siervas de María se les llama las enfermeras de cuerpo y alma por amor de Dios.

FOTO 3 Siervas de María. Escuela de Enfermería, Roma 1907

Don Manuel dirige en 1900 una carta a la Superiora General del Instituto de Las Siervas de María en Madrid pidiéndole el número indispensable de siervas para la fundación y las condiciones en que ésta debía verificarse.

A esta carta la Superiora contestó que el número de Siervas debía de ser cinco, que les debería abonar el pasaje desde Madrid al Puerto del Arrecife y que su manutención sería por medio de suscripciones que ellas mismas gestionarían, aunque también se podría tramitar por una junta de vecinos.

Ante la angustiosa situación de la población, por la falta de lluvias, don Manuel hace llegar algunas consideraciones a las Siervas de María, entre las que encontramos la decisión de que él sería el único administrador de la propiedad de la casa en que se instale la comunidad religiosa y que ésta la habitara en usufructo, abonando el alquiler del almacén, donde se instale la escuela.

Con las Siervas de María llega sor Paulina Arteta y Acedo, monja de mucho brío y santidad, con sus compañeras las monjas María Arza, Martirio Herrera y Cecilia Esquiroz y Ardanaz, que llegaron a Lanzarote en el vapor “Milán Carrasco” para fundar Casa y Escuela en la plaza nombrada de Las Palmas, quedando definitivamente instaladas el 22 de junio de 1902, después de ser recibidas con gran algarabía por la población.

En 1913, el Cabildo Insular se hace cargo del Hospital de Dolores y como ya se hacía muy pequeño para las necesidades de la isla, compra un terreno para su ampliación.

El Hospital contaba con dos salitas, con escasos médicos, no existiendo practicante alguno, ya que al titular, don Cristóbal Pérez, el Ayuntamiento de Arrecife le debía parte de sus salarios y en 1910 se afincó en Tenerife. Tampoco había enfermeros.

FOTO 4 Religiosas Amantes de Jesús e Hijas de María Inmaculada en 1915. Hospital Nuestra Señora de los Dolores (Archivo Municipal de Teguise). El día que se pone el nombre del médico José Molina Aldana a la Sala de Hombres del Hospital Insular

La Voz de Lanzarote transcribía la sesión celebrada por el Cabildo del día 16, y uno de sus puntos dice:
Se lee otra de las Siervas de María en que solicitan recursos para el hospital y reclaman 3 meses de sueldo de las Hermanas encargadas de la asistencia a los enfermos a razón de 45 pesetas para cada una de las dos, a cuyo cargo se halla el Hospital y se acuerda abonárseles

La reforma llevada a cabo en la Congregación de las religiosas hizo que se suspendiese la enseñanza, por lo que a partir de entonces podrían solo dedicarse a la beneficencia. Como consecuencia y ante la muerte de Sor María debida a la tuberculosis tras prolongado contacto con los enfermos, la Madre Superiora hizo que las religiosas se trasladasen a Las Palmas de Gran Canaria, para que se dedicaran a su comunidad, con gran pesar de los arrecifeños por la excelente labor desempeñada, cerrándose el lugar en espera de que llegase otra comunidad religiosa.

Las Siervas de María se marcharon de Arrecife después de que hicieran vendas con todas sus sábanas para atender a los enfermos y de facilitar sus propios colchones a los indigentes.

Las religiosas que llegaron para sustituir a las Siervas de María en 1915, fueron las Amantes de Jesús e Hijas de María Inmaculada, comunidad compuesta por cuatro hermanas que se dedicaron al servicio de los enfermos en el Hospital de Dolores y a los que se encontraban en sus domicilios, a la vez que se emplearon en la enseñanza de párvulos y de adolescentes, al igual que sus predecesoras. La llegada de esta Orden parchea la caótica situación de la sanidad insular.

No se conocían las sulfamidas ni los antibióticos. La organización sanitaria era defectuosa e improcedente, y sólo se contaba con las dos salitas construidas por el párroco don Manuel Miranda Naranjo, para atender a los enfermos, en una población en que la milagrería y el curanderismo reinaban a placer.

BIBLIOGRAFÍA y FOTOGRAFÍAS
De la Hoz, A.: José Molina Orosa. El médico de Lanzarote. Cabildo de Lanzarote. Servicios de Publicaciones, 1999

Manuel Solórzano Sánchez
Diplomado en Enfermería. Servicio de Traumatología. Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. OSI- Donostialdea. Osakidetza- Servicio Vasco de Salud
Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF
Miembro de Enfermería Avanza
Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos
Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería
Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.
Miembro no numerario de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País. (RSBAP)