viernes, 21 de septiembre de 2012

HOSPITAL MUSULMÁN DE ZARAGOZA


DIRIGIDO POR LAS HIJAS DE LA CARIDAD DE SAN VICENTE DE PAÚL

Se trataba de un hospital especial, ya que la religión fue uno de los criterios utilizado por el mando nacional para crear una serie de hospitales específicos. En el caso de los musulmanes, su alimentación característica, rezos, abluciones y ritos funerarios recomendaron la creación de hospitales específicos para su asistencia. Por otra parte, hubo que utilizar a personal indígena para el sacrificio de reses de consumo, cocineros, pinches o enfermeros, incluso se nombró a un encargado de lavar a los muertos y de su enterramiento (1).


FOTO 001 Edificio de Hacienda que cursó como Hospital Musulmán. Portada del libro

El denominado “Cuarto Hospital, el moro” se abrió el 15 de octubre de 1936 utilizando tres edificios, la Delegación de Hacienda, que fue el primero en organizarse con 40 camas en una planta, aunque cuando se pudieron utilizar sus siete plantas llegó a albergar unas 400 camas. El segundo pabellón fue el Grupo Escolar Gascón y Marín, abierto un año después con 200 camas, y pasados cinco meses se utilizó también el Colegio de los Corazonistas con unas 150 camas, de forma que en Zaragoza el hospital para musulmanes llegó a contar con unas 800 camas, la mayoría permanentemente ocupadas hasta tal punto que en varias ocasiones hubo que ingresar en otros hospitales, como pasó en el Hospital Provincial.

El hospital de moros fue autosuficiente, ya que, además de sus salas y servicios dispuso de quirófano y aparato de Rayos X. Para dirigir la cocina se nombró a sor Martina Eguiza ayudada por varios cocineros marroquíes, pues no hay que olvidar las prohibiciones del Corán y otra serie de preceptos que deben mantener los musulmanes respecto a su comida.

El hospital instalado en los edificios de “Hacienda” y “Colegio Gascón y Marín” se dedicó para el ingreso de heridos, mientras que el Colegio de los Corazonistas se utilizó para el ingreso de enfermos. Muchos de los pacientes llegaban evacuados desde el mismo frente, como Brunete, entre julio y agosto de 1937, Belchite, en octubre de 1937, y Teruel y el Ebro en 1938. Rara vez venían de otros hospitales de la ciudad, ya que eran evacuados directamente desde los puestos de clasificación, incluso en las mismas camillas usadas por los camilleros en el frente. Hubo momentos puntuales que al estar llenos los tres edificios, hubo que ingresar como se pudo, es decir, a los leves de dos en dos en una misma cama, sentados en los pasillos, recostados en las escaleras o directamente en el suelo en sus camillas, mientras en la calle esperaban las ambulancias llenas de heridos, a que se evacuara a los que eran dados de alta para poder ingresarlos en las camas que dejaban libres. Se calcula que pudieron pasar por sus salas unos 39.000 pacientes, de los cuales, entre los que llegaron muertos y los que fallecieron en el hospital, fueron enterrados más de 2.000.


FOTO 002 Enfermera. Hospital Musulmán de Zaragoza

Personal
El director del hospital fue el teniente coronel Joaquín de Benito, el administrador el capitán de Intendencia Enrique Gallego, y entre el personal médico contó con el comandante médico Jesús Remacha, que ejerció como jefe de sanidad, el capitán Antonio Valcarreres Ortiz, jefe del equipo quirúrgico procedente del Hospital Provincial, el capitán Julio Ariño, otorrinolaringólogo, el capitán Alejandro Palomar de la Torre, jefe de oftalmología, y los médicos Sancho Marchetti, Julio San Pío, los de guardia Jaime y Antonio Galán y el anestesista Robert Macintosh, médico neozelandés que llegó a España en 1937 y que después de trabajar en Vitoria y San Sebastián en el Hospital Militar General Mola.

Historia de una Escuela que se convirtió en Hospital. HOSPITAL GENERAL MOLA DE SAN SEBASTIÁN. Publicado el 8 de enero de 2012

Se trasladó a Zaragoza en donde estuvo asistiendo a soldados marroquíes. También había un intérprete para comunicarse con los pacientes y heridos, y por lo que respecta a la comunidad de Hijas de la Caridad, comenzó con ocho y llegó a tener en el hospital a 16 religiosas.

En España había varios hospitales dedicados al cuidado de los musulmanes y en ellos no existían los problemas administrativos que se ocasionaron en los hospitales italianos por ejemplo con el personal administrativo y sus enfermeras (No dependían de la Inspección General de Sanidad). Todos los trabajadores en los hospitales musulmanes eran atendidos enteramente por personal español, pero había otras dificultades.

El personal de Enfermeras” que prestan sus servicios en el 4º grupo de hospitales es numeroso sobre todo en el Hospital Musulmán de Zaragoza, con dotación de 370 camas que consta de 34 salas algunas de 3 y 4 camas, siendo la mayoría de 8 y 9 camas pues instalado el Hospital en un edificio construido para oficinas (era el edificio de la Delegación de Hacienda), ha habido necesidad de adaptarse para la instalación de las clínicas a la distribución del edificio que consta de seis pisos.

En lo concerniente a las Enfermeras su número fue muy elevado dadas las circunstancias, unas 100, que trabajaban a turno de 8 a 14 y de 14 a 20 horas. Sus circunstancias laborales son conocidas gracias a un escrito remitido por el director el 21 de mayo de 1937 en el que informaba: “Teniendo en cuenta la naturaleza de los hospitalizados, todos musulmanes, que por su religión, sus costumbres y el concepto que tienen de la mujer como ser inferior, es tan distinto de nuestros soldados, ha sido preciso multiplicar el número de enfermeras pues yo he procurado que en cada sala, por pequeña que sea, haya dos enfermeras para prestarse mutua compañía y apoyo”. (Carta del Director del Hospital Musulmán con fecha 21 de mayo de 1937). (2)

Ingreso de pacientes
Una vez clausurado, se archivó en el Hospital Militar un fichero de datos entre el 9 de noviembre de 1936 y el 2 de mayo de 1939, y dos libros de entradas. Del estudio de los libros se deduce que el empleo de los ingresados podía ser el de áskari, soldado, cabo o sargento y pertenecían a unidades como las Meal-la de Tetuán nº 1, del Rif o de Gómara; Regulares de Tetuán nº 1, de Melilla, de Alhucemas o cazadores de San Fernando. A la hora de ingresar a los pacientes se diferenciaba entre enfermos y heridos, siendo las patologías más abundantes las heridas por arma de fuego y la tuberculosis.

Los ingresados procedían tanto de los frentes próximos de Aragón como de otros más lejanos como Cataluña o el Ebro, por lo que aparecen pacientes procedentes de Jaca, Aguarón, Belchite, Fayón, Caspe, Teruel, Lérida o Tremp, y en diciembre de 1938 comenzaron a llegar de los hospitales de Huesca, Monzón, Binefar o Barbastro, incluso evacuados desde el monasterio de les Avellanes, en las proximidades de Balaguer.


FOTO 003 Pacientes. El teniente coronel de Benito con un grupo de enfermeras. Hermanas de la Caridad y visita del Gran Visir, todas las fotos del Hospital Musulmán

Por lo que respecta a las salas del hospital, hay constancia de que existía una para oficiales, mientras que al resto se las denominaba con una letra, y a los pacientes se les apuntaba en el libro de ingresos con un número en vez de consignar su nombre. A los que fallecían sin ser identificados, se les hacía una foto, y al dorso se anotaban los datos y fecha de defunción, pensando en una posible identificación posterior.

El hospital permaneció abierto hasta el 2 de mayo de 1939, que se evacuó a todos los pacientes, excepto a los amputados y a la Guardia Mora, ya que se quería entregar rápidamente el edificio de Hacienda, hasta que, finalmente, fueron trasladados al Hospital del Grupo Costa.

Noticias de Prensa
De este hospital hay bastantes noticias recogidas por la prensa local, como las aparecidas en el Heraldo de Aragón en noviembre y diciembre de 1936, alabando la buena asistencia y las inmejorables condiciones con que se trataba a los pacientes marroquíes que luchaban con los nacionales, o bien publicando fotos del personal femenino que voluntariamente trabajaba en el mismo (3).

Posteriormente, en 1937 el hospital recibió la visita de una serie de obreros que asistían a las escuelas Fuenclara, que entregaron tabaco a los pacientes y un donativo en dinero a la dirección; en la noticia se incluyó un listado de los donantes de dinero para dejar constancia de las personas comprometidas con la causa nacional.

También recibiría la visita del Gran Visir de la zona de Marruecos, que fue acompañado por el alcalde Señor Salarrullana, el jefe de los Servicios Sanitarios de la 5ª División, el teniente coronel Antonio Valero, el director del Hospital Militar del 1º Grupo, coronel Chamorro y por el comandante de la Mehal-la, siendo recibidos a las puertas del hospital por su director, el teniente coronel Joaquín de Benito y por el resto del personal. La visita tuvo una gran repercusión en la ciudad y fue recogida por la prensa, pues no era habitual que una autoridad marroquí viniera a visitar a sus compatriotas ingresados, que en ese momento eran 131 entre tropa, suboficiales, mejazníes y oficiales enfermos o heridos. El artículo se completaba con abundantes fotografías (9-III-37).


FOTO 004 Cadáver del archivo hospital militar de Zaragoza. Visitando a un herido. Hermanas de la Caridad, todas las fotos del Hospital Musulmán

Fiesta en el Hospital musulmán
En el Hospital Musulmán se ha celebrado una fiesta organizada por las señoritas enfermeras en honor de los heridos allí hospitalizados.
Se representaron fragmentos de varias obras teatrales y terminó el acto con un festival de jota (4).

Notas:
(1).- Tanto en Zaragoza como en Santo Domingo de la Calzada se preparaban conservas de carne y rancho, interviniendo un operario indígena, específicas para musulmanes. Salarrullana Alabart, J. Conferencia pronunciada ante los profesores de la Academia de Zaragoza.

(2).- Jesús Béscos Torres. “Las Enfermeras en la guerra de España 1936 - 1939”, página 114. http://www.portalcultura.mde.es/publicaciones/revistas/historia_militar/index.html

(3).- Heraldo de Aragón, 26-XI, 18XII-36; 5-VI-37; 19-VII y 8-XI-38.

(4).- ABC, jueves día 2 de febrero de 1939, página 19.

BIBLIOGRAFÍA
Guerra Civil Aragón. Zaragoza. Fernando Martínez de Baños de Carrillo (Coordinador). Luis Alfonso Azcarazo García; Pedro Barrachina Bolea; Francisco Escribano Bernal. Editorial Delsan.
Revista de Historia Militar del Ejército de Tierra. Las enfermeras en la guerra de España. Jesús Béscos Torres.
Teresa Martín Royo. Archivo Municipal de Zaragoza

AGRADECIMIENTOS
José Juan Adán Peguero
María José Gil Sanz
Carlos Adán Gil
Teresa Martín Royo. Archivo de Zaragoza
Archivo General Militar de Ávila
Jesús Béscos Torres

AUTORES
Raúl Expósito González
Enfermero. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital “Santa Bárbara” de Puertollano. Ciudad Real. Experto en Barberos, Ministrantes y Sangradores

Jesús Rubio Pilarte
Enfermero y sociólogo. Profesor de la E. U. de Enfermería de Donostia. EHU/UPV
Miembro no numerario de La RSBAP

Manuel Solórzano Sánchez
Enfermero Servicio de Oftalmología
Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. Osakidetza /SVS
Vocal del País Vasco de la SEEOF. Insignia de Oro de la SEEOF
Miembro de Eusko Ikaskuntza
Miembro de la Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos
Miembro Comité de Redacción de la Revista Ética de los Cuidados
M. Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro no numerario de La RSBAP

1 comentario:

Anónimo dijo...

[p]50 as much [url=http://www.cheapthomasabosale.co.uk]thomas sabo charms uk[/url] as $750 for any single bead . you're there . Every one of advantages all of the builder to your job in harmony with at personalizing house blueprints . Some accord of Tiffany bracelets accept abounding sizes, which some can adapt their sizes . the 'ALE' stamp on the side of a Pandora bead

How do you tell if your bead or bracelet is fake? First compare it to the pictures on our site . 隆掳Why carry out [url=http://www.cheapjewelleryuksales.co.uk//thomas-sabo-charms.html]thomas sabo charms[/url] individuals repeat this? 隆卤 he requested . The attractive element about Tiffany bracelet usually that the [url=http://www.cheapthomasabosale.co.uk//links-of-london-letter-charms.html]alphabet letter charms[/url] bracelet is chic and rests comfortably in your wrist, regardless of if one has to type for hours over computer.[/p][p]Silver marked . html) club . Last we saw Edward and Bella at the end of The ,Tiffany Rings, Twilight Saga: New Moon, [url=http://www.cheapjewelleryuksales.co.uk//thomas-sabo-earrings.html]silver hoop earrings[/url] our favorite brooding vampire had just popped the question to his mortal lady love . Like a end result, thomas sabo online shop it seems [url=http://www.cheapthomasabosale.co.uk//links-of-london-sweetie-collection.html]links london sweetie[/url] to lose thi sparkling effect in addition to seems to be uninteresting . Using the excellent capability let alone imagination, much of our thomas sabo bracelet sale merchandise can certainly be a universal custom [url=http://www.gioiellitiffanysale.com]gioielli tiffany[/url] made content label, which in turn differentiate themselves from the remaining together with interesting string . Why travel to distant shores when there is so much goodness nearby? The Tropical Holiday Charms from Thomas Sabo include fresh, expressive colours and tropical motifs - flowers, birds and beach accessories provide a fabulous Caribbean flair and simply exude holiday spirit.[/p]