domingo, 15 de enero de 2012

AUTOBIOGRAFIA DE UNA ENFERMERA EN ÁFRICA










SOR ÁNGELA EGAÑA BALENCIAGA. ENFERMERA Y RELIGIOSA DE LAS SIERVAS DE MARÍA - MINISTRAS DE LOS ENFERMOS

¡TODO ES REGALO!
Son tantos los acontecimientos que nos asaltan cada día, que no nos damos cuenta de todo aquello que recibimos por auténtica gracia. Sin afán alguno de protagonismo, pero en un deseo grande de compartir la aventura que me está sucediendo, os invito a un breve recorrido por mi historia personal hasta este lugar tan insólito donde os espero. ¡Es la hora del compromiso misionero!
FOTO 001 Manuel Solórzano y Sor Ángela Egaña

Me llamo María Ángela, hace ya casi 50 años, el 31 de octubre de 1962, nací en una de las Villas más bonitas de la costa cantábrica de nombre Zumaia, en Guipúzcoa. Tengo otros dos hermanos y una hermana también nacidos en Zumaia y los dos últimos hermanos nacieron en Biarritz, siguiendo la costa por parte francesa. Mis padres de nombre Jesús Egaña y Teresita Balenciaga nos educaron en los valores usuales de la familia sabiendo compaginar trabajo y esfuerzo para salir siempre adelante. Una de las mayores recompensas era el poder regresar a Zumaia para celebrar con gozo y alboroto la fiesta de “San Telmo”, el primer lunes después del lunes de Pascua, o llegar a punto para cantar la Salve a nuestra “Ama de Arritokieta” la víspera del 8 de septiembre.

Hasta aquí todo parece normal, aparentemente sin relevancias importantes, sin embargo en Biarritz se encuentra una Comunidad de Religiosas llamadas Siervas de María, Ministras de los Enfermos y allí es donde descubrí que el Señor me estaba llamando… Claro contado así parece que todo va solo, pero el problema es que a estas alturas, una se plantea miles de preguntas: ¿Llamando para hacer qué? ¿Llamando para ir a dónde? Pero, ni siquiera he pensado nunca en ser enfermera, mi hermana Marifran al contrario ya había comenzado sus estudios en la Escuela de Enfermería de Donostia. (Hoy Universidad de Enfermería de la Universidad del País Vasco UPV). ¿Cómo podrá ser eso? Si soy una chica “normal”, me gusta salir, alternar, divertirme, etc. y de repente: deja todo eso y se va a Madrid, allí está la Casa Madre con el Noviciado, en la Plaza Chamberí, donde iniciarás una nueva etapa en tu vida.

¡Vaya salto! pero ¡qué bendito!
Así el 1 de abril de 1985, después del Rito de Iniciación en Biarritz, llegaba como Postulante a Madrid incorporándome al Noviciado, en el Instituto de las Siervas de María. Junto a la urna de la Santa Fundadora, Madre Soledad Torres Acosta, viví las primeras etapas de formación: la Toma de Hábito el 8 de diciembre de 1985 y la Primera Profesión de Votos el 9 de diciembre de 1987, año en el que celebramos con toda solemnidad el primer centenario de la muerte de la Madre Soledad.

Finalizado este tiempo de gracia que, poco a poco, va marcando en nuestro ser más profundo un estilo de vida y el carisma del Instituto, me tocó vivir dos años como recién consagrada en la Comunidad de Bilbao, donde compaginamos formación religiosa y vivencias junto a los enfermos. Son experiencias imborrables que se graban en el corazón; Hermanas, personas, enfermos…

Muchos rostros que van quedando en la retina y con ellos, los recuerdos más hermosos.

De Bilbao pasé nuevamente unos pocos meses en la Casa Madre desde donde me destinaron en 1990 a la Comunidad de Marsella (Francia). Al principio, como Hermana de Votos Temporales me dediqué a los estudios civiles preparándome así para la entrada en la Escuela de Enfermeras. La fecha para mi Profesión Perpetua se fijó para el día 18 de septiembre de 1993. Con el debido permiso me trasladé hasta Biarritz donde compartí con esta Comunidad y toda mi familia este gran acontecimiento.

Este sí que fue para mí uno de los días más felices de mi vida. Al volver a Marsella ingresé en el Institut de Soins Infirmières IFSI Victoria Desjardin, es decir, en la Escuela de Enfermeras del Hospital San José. En tres años, con la gracia de Dios y el acompañamiento y ayuda de mis Hermanas de Comunidad, pude completar mi formación enfermera para una atención más esmerada, si cabe, a las personas enfermas.

Al finalizar los estudios de enfermería, Dios me tenía reservada una sorpresa, ya que en noviembre del año 1996, fui llamada a servir a mis Hermanas como secretaria desde la Curia Provincial situada en Madrid. Durante los 12 años que duró esa etapa, aprendí a conocer y amar más a mis Hermanas de Congregación y a mí ya querido Instituto, poniendo en valor su trayectoria histórica.

Quizá ese valor histórico se pudiera medir, pero ¿cómo valorar el tesón y la valentía de tantas Siervas de María que siempre han estado luchando al lado del enfermo y de los más pobres para prodigarles ese gesto que alivia o esa palabra que reconforta incluso al desahuciado?.

Aquí podemos recordar el papel tan importante que en la historia de la enfermería hemos tenido, participando en el reconocimiento oficial del título de enfermeras y su publicación en el boletín oficial del estado.

Al cabo de estos 12 años no tengo más que palabras de agradecimiento a todas las personas que de un modo u otro me han acompañado. Que el Señor las bendiga y les recompense todo lo bueno que he recibido.
FOTO 002 Manual Práctico de Asistencia a Enfermos. Madrid 1920

Así, el 24 de julio de 2009 fui destinada nuevamente a Francia, a la Comunidad de Villeurbanne, junto a Lyon, donde tenemos un Centro de Salud en el que trabajamos a domicilio. Trabajo profesional muy intenso y rico en experiencias humanas, ya que la población que solicita nuestros cuidados es variopinta y mantiene cada cual su religión.

A través de la relación con los enfermos y sus familiares se aprende a respetar, dialogar y compartir. Así es como una se enriquece y puede dar testimonio de lo que es y siente.

De nuevo mi acción de gracias y recuerdo agradecido por todo lo bueno que haya podido experimentar en este lugar.

Pero lejos de terminar aquí mis “aventuras”, el Señor se dignó visitarme de nuevo y esta vez con una sorpresa inmerecida.

Se trata de mi último destino que recibí hace mes y medio: El camino rumbo a Camerún en África, se va haciendo realidad. Retomando el mensaje del Santo Padre para la 84 Jornada Mundial de las Misiones, mi corazón no puede menos que vibrar con las siguientes palabras.

En una sociedad multiétnica que cada vez experimenta más formas de soledad y de indiferencia alarmantes, los cristianos deben aprender a ofrecer signos de esperanza y a convertirse en hermanos universales…”.

Cuando el compromiso y la tarea del anuncio evangélico le corresponde a toda la Iglesia, “misionera por naturaleza”, cómo no responder esta nueva llamada tan apremiante e ilusionada. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que no veo mejor modo para trasmitir esta vivencia, que las fotografías comentadas que siguen a continuación.
FOTO 003 Sor Ángela en el poblado de Batseng’la. Camerún

¡TODO ES REGALO!

La caridad de Cristo nos urge. Esta caridad, este Amor de Cristo nos invita a practicar las obras de misericordia más allá de la fronteras

Al recibir mi nuevo destino, el poblado de Batseng’la situado a 4 kilómetros de Dschang, una de mis primeras reacciones fue comprar un mapa de Camerún y comprobar hacia donde tenía que dirigir mis pasos o mejor dicho “mi vuelo”.

Gracias a Dios nuestra Congregación de Siervas de María tiene ya 40 años de experiencia misionera en Camerún, contamos con un Centro de Salud, un hospital en la ciudad de Bamenda y otro con capacidad aproximativa de 100 camas, ubicado en el poblado rural de selva en Widikum.

Los pacientes llegan de muchos puntos distantes de hasta siete horas por caminos polvorientos en la estación seca (seis meses al año) o por senderos llenos de lodo prácticamente intransitables.
FOTO 004 Mapa de Camerún. Niño comiendo

Retomando la ubicación de mi nueva Comunidad, se trata de una fundación que apenas tiene un año de vida con el proyecto ya iniciado de la construcción de un hospital para la atención sanitaria de toda esta parte geográfica situada en el sureste de Dschang, a más de cuatro horas de Douala, lugar donde llegué en avión el 16 de noviembre pasado.

En la noche oscura, no pude apreciar los paisajes hasta el día siguiente, lo único que sentí fue una acogida entrañable por parte de mis Hermanas que me esperaban con ilusión, siendo yo la quinta de esta Comunidad joven.

Por la mañana del día 17, mis ojos no podían creer lo que estaban viendo, la casa Comunidad está ubicada, terminada ya en lo alto de una colina y al pie se están viendo los fundamentos principales donde se ubicara el futuro hospital.

El lugar es precioso, el paisaje ideal, solo falta nuestra presencia activa en orden al servicio sanitario en esta población tan indefensa ante los estragos de enfermedades endémicas, como la malaria, el cólera o la plaga del sida.

NUESTRO PROYECTO
Nuestro proyecto está respaldado por la fundación África Directo, pero aún son muchas las ayudas que necesitamos. De momento sin contar la casa Comunidad que ya está terminada, los trabajos en la casa donde, Dios mediante, se ubicara el Dispensario y un primer pabellón del hospital, van a buen ritmo, pero aún nos faltan otros cuatro pabellones para poder acoger la maternidad, el quirófano, la preventiva y la hospitalización. Para todo ello y sobre todo para los equipamientos confiamos en los bienhechores que estén dispuestos a colaborar con nosotras.

Todo aquello que nos puedan enviar será bienvenido. Los medios empleados son a veces escasos, pero nuestra ilusión es muy grande. La misma gente que nos rodea sueña con ver el próximo hospital y se admira de que haya personas dispuestas a acompañarnos en esta aventura para facilitarles el acceso a cuidados sanitarios.
FOTO 005 Construcción del Hospital y la Maternidad en el poblado de Batseng’la. Camerún

Empiezan las máquinas a funcionar. (De la Foto 5 la número 1)

La preparación del terreno no ha sido cosa fácil, con la ayuda de la gente del poblado hemos conseguido allanar algo de tierra antes de que llegaran las maquinas. (De la Foto 5 la número 2)

Los picadores de piedras tampoco lo tienen nada fácil, la grava se consigue de modo totalmente manual!. (De la Foto 5 la número 3)

Construcción de la Casa. (De la Foto 5 la número 4)

LOS NIÑOS
En el Camerún el 40,5 % de la población es menor de 15 años y siempre será un grupo más vulnerable que los adultos.

El centro se sitúa en una colina que queda a unos treinta o cuarenta minutos en coche de la ciudad de Dschang. Al otro lado de la colina se encuentran otros ocho poblados dispersos que no tienen infraestructuras ni carreteras adecuadas para desplazarse, por lo que este nuevo Centro está en una zona estratégica y más accesible para toda esa población que queda detrás de la colina.

El centro que se está construyendo en Batseng’la es una zona totalmente rural, donde a pesar de encontrarse en una zona francófona del país, la mayoría de su población habla sólo el dialecto local, que incluso suele ser diferente entre unos poblados y otros. En cuanto a la sanidad, en todo Dschang existe solamente un Hospital General en el centro de la cuidad y otro que pertenece a otra congregación religiosa, pero los dos quedan fuera de la zona de salud donde abarcará el nuevo hospital de las Siervas de María.
FOTO 006 Sor Ángela y una Hermana en el poblado de Batseng’la. Camerún

Se calcula que el centro dará atención a 45.330 habitantes de la zona, de los cuales 18.360 son niños. El bloque de pediatría constará de tres habitaciones conjuntas con ocho camas cada una y cuatro habitaciones de aislamiento, con dos camas cada una. Todas ellas cuentan con ducha y aseo, para mejorar así la higiene y evitar el contagio de enfermedades. En el bloque también tiene cabida una sala para el personal de enfermería junto a la cual se pondrá una sala para los niños que precisen cuidados intensivos.

Son los niños los que van a la fuente a por agua, trabajan muchas veces todo el día, pero siempre su sonrisa está presente, lo hacen con alegría.

Los vecinos acogen nuestras visitas como un regalo.

En ciertas ocasiones compartimos nuestra comida con los niños de un orfanato.

Cuando están enfermos tenemos que remitirlos al hospital más cercano a varios kilómetros.
FOTO 007 Hermanas. Niños transportando agua. Madre fundadora

Pero no hay mayor felicidad que verles recuperar la salud.

Y dar gracias a Dios por tanto bueno recibido.

Pero necesitamos más recursos para seguir ayudando. Si de verdad quieres colaborar con este precioso proyecto, no lo dudes más: ¡Ponte en contacto!

SOEURS SERVANTES DE MARIE
Batseng’la
B.P 21 DSCHANG (CAMEROUN)
AFRIQUE

O envía tu aportación a:
BANQUE ATLANTIQUE CAMEROUN
Num de Compte: 96024020000
Clé RIB: 70 Code Swift: ATCRCMCMXXX

¡Gracias de todo corazón! Biotz biotzetik Eskerrik asko! Merci de tout coeur!
Firmado. Sor Ángela Egaña Balenciaga, Sierva de Maria

UN POCO DE HISTORIA

¿Quiénes son las SIERVAS DE MARÍA, Ministras de los Enfermos?
Su lema: “Caridad exquisita, y profunda humildad. Amor a María. Oración continua y confianza en la Divina Providencia

El Instituto de las Siervas de María. Su origen

El iniciador de la obra fue Miguel Martínez; nació en Zaragoza el año 1811. Se establece en Madrid, donde le adjudicaron el puesto de Capellán predicador y penitenciario de la Bóveda de San Ginés. Es un sacerdote ejemplar, inteligente y de grandes dotes humanas. En 1848 le encargaron de Chamberí, que era un barrio de labriegos, dispersos por minúsculos altozanos. Pronto este Barrio conseguirá la fama de ser el más castizo de Madrid. Tras una charla entre algunos contertulios que frecuentan este lugar, en Junio de 1851, uno se lamenta de tener una hija enferma y no contar con quien la cuide.
FOTO 008 Cuadro de la Madre Fundadora en la Congregación de San Sebastián. Premio COEGI a la Trayectoria Profesional de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos. Foto de la Congregación de las Siervas de María en Gipuzkoa

Miguel, hombre sensible, un poco romántico y soñador, a quien nada se le pone por delante, cuando se trata de la gloria de Dios, se embarca en la “aventura” de Fundar un Beaterio y con siete mujeres que se dediquen a cuidar a los enfermos, y sobre todo a los pobres para que les ayuden en sus necesidades extremas y que sea en sus casas; sin cobrar nada; habrán de contentarse con las limosnas que les den y los donativos de personas piadosas. Tendrán que salir solas de noche por las calles.

Miguel siente gran devoción por la Virgen de los Dolores. Al igual que los siete Servitas, fundados en Florencia y dedicados a extender la devoción a nuestra Señora de los Dolores; él quiere que sean siete las Hermanas que empiecen y estén dispuestas para su Fundación el día 15 de Agosto. Miguel cuenta con seis, le falta la séptima y solo faltan unos días para empezar a trabajar y no se ha decidido por la séptima. Nos dicen las crónicas que solo faltan cinco días para la fecha en que Miguel quiere iniciar la Fundación, cuando aparece la joven de 25 años: Manuela Torres Acosta; de familia humilde, sin grandes apariencias. Miguel la oyó sin demasiado entusiasmo, pero es aceptada y con las siete Hermanas comienza la andadura del Instituto de las Siervas de María.

El día 15 de Agosto de 1851, en la Calle del Castillo de Madrid, las siete Siervas de María formulan sus Votos con un nuevo nombre escogido por ellas: Manuela Torres Acosta será en adelante: la Hermana Mª SOLEDAD.

LA IMPORTANCIA DE LAS SIERVAS DE MARÍA EN EL TÍTULO OFICIAL DE ENFERMERA

Las Siervas de María Ministras de los Enfermos, religiosas dedicadas al cuidado de los enfermos, preferentemente a domicilio, y cuya fundación se remonta a 1851 en Madrid, solicitaron en 1915, ante el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, la aprobación del Programa para la Enseñanza de la Profesión de Enfermera y la creación de un diploma oficial que acreditase dicha formación en España, lo que se llevó a cabo a través de la Real Orden de 7 de Mayo de 1915 del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, publicada el 21 de mayo de ese mismo año en la Gaceta de Madrid.

Consiguieron la autorización del ejercicio de la profesión de Enfermera y el programa de conocimientos necesarios para la obtención del título de Enfermera. Crearon su Escuela de Enfermeras en Madrid en 1914 y sus alumnas, fueron las primeras en recibir el título oficial de Enfermera en 1915.

Lo hicieron siguiendo los pasos de otras instituciones que venían funcionando en diversos países europeos, fundamentalmente el Ambulatorio Scuola di San Giusepppe de Roma. Pero ¿por qué tomaron esa decisión? ¿Por qué pusieron tanto empeño en conseguir un título oficial de enfermera en España? ¿Por qué partió de ellas esa iniciativa y no de otros colectivos o instituciones?.

La respuesta hay que buscarla en un cúmulo de circunstancias y en el empeño que siempre pusieron estas religiosas para que su formación fuera la adecuada, algo que heredaron de su fundadora, la Madre Soledad Torres Acosta, y que debía permitirles hacer frente a su misión: “Las Siervas de María, Ministras de los Enfermos, se consagran al servicio de Dios y de la Iglesia, siguiendo a Cristo, virgen, pobre y obediente y «se dedican al cuidado de los enfermos en asistencia esmerada, gratuita y preferentemente a domicilio»”.
FOTO 009 Sor Ángela y los niños en el poblado de Batseng’la. Camerún

Ellas asistían, a los “enfermos de toda clase, estado y condición, de uno y otro sexo, prestándoles las Hermanas todos los servicios que necesitan sin salirse del plan facultativo y excluyendo siempre todo aquello que no es conforme al decoro. Es cargo suyo preparar al enfermo cocimientos, suministrarle los alimentos y medicinas, aplicarle apósitos y demás artes del curar [...]”.

Se formaban para la asistencia durante el noviciado y la enseñanza estaba en manos de la Maestra de Novicias, un cargo con gran prestigio y representación dentro de esta comunidad religiosa. Salvo en casos de epidemias o de extrema necesidad, las novicias no realizaban labores de asistencia a enfermos en el exterior, aunque sí ayudaban a cuidar a las monjas enfermas de su comunidad.

Son las autoras del Manual Práctico de Asistencia a Enfermos de 1920.

En otro trabajo seguiremos con está magnífica recopilación de la Historia de las Religiosas Hermanas Siervas de María.

NECESITAMOS VUESTRA AYUDA PARA NUESTRAS OBRAS

BIBLIOGRAFÍA
Autobiografía de Ángela Egaña Balenciaga

Pikume. Asociación de Cooperación al desarrollo
http://pikume.com/www.pikume.com/Hospital_Dschang.html

María Elena González Iglesias, Manuel Amezcua Martínez, José Siles González. El título de enfermera en España a través del análisis documental: el caso de las Siervas de María, Ministras de los Enfermos. Temperamentvm 2010, 12. Disponible en
http://www.index-f.com/temperamentum/tn12/t1210.php

Juan Ignacio Valle Racero. Enfermero y Antropólogo. Profesor de la Unidad docente de Matronas. Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. Híades. Revista de Historia de la Enfermería, números 5-6, 1998 – 1999. Ficha nº 9. Manual Práctico de Asistencia a Enfermos.

Siervas de María
http://www.siervasdemariacastilla.com/contenido/Elinstituto.html
FOTO 010 Sor Ángela y los niños en el poblado de Batseng’la. Camerún

AUTORES
Raúl Expósito González
Enfermero. Servicio de Anestesia y Reanimación. Hospital “Santa Bárbara” de Puertollano. Ciudad Real. Experto en Barberos, Ministrantes y Sangradores
raexgon@hotmail.com

Jesús Rubio Pilarte
Enfermero y sociólogo. Profesor de la E. U. de Enfermería de Donostia. EHU/UPV
Miembro no numerario de La RSBAP
jrubiop20@enfermundi.com

Manuel Solórzano Sánchez
Enfermero Servicio de Oftalmología
Hospital Universitario Donostia de San Sebastián. Osakidetza /SVS
Vocal del País Vasco de la SEEOF. Insignia de Oro de la SEEOF
Miembro de Eusko Ikaskuntza
Miembro de la Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos
Miembro Comité de Redacción de la Revista Ética de los Cuidados
M. Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
Miembro no numerario de La RSBAP
masolorzano@telefonica.net