viernes, 31 de agosto de 2007

Aumentan las agresiones a profesionales sanitarios


El Hospital registró de enero a junio las mismas agresiones que en todo 2006

RAFAEL A. AGUILAR
CÓRDOBA. El repunte de las agresiones a los profesionales sanitarios se palpa en los hospitales, en los servicios de Urgencia, en los ambulatorios y en los centros de salud. Y las cifras avalan la preocupación creciente de la plantilla del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Prueba de ello es que en el recinto más emblemático de la sanidad pública cordobesa, el Reina Sofía, se han dado en el primer semestre de 2007 casi el mismo número de actos violentos -físicos o verbales- contra los enfermeros y los médicos que en todo el año pasado.
Así, los datos que manejan los sindicatos mayoritarios indican que en el Hospital se han registrado de enero a junio de este año 30 agresiones contra los facultativos y el personal de enfermería, mientras que a lo largo de los doce meses de 2006 se contaron 36. La conclusión está clara: si se mantiene la tendencia, las intimidaciones de palabra o por la fuerza a los profesionales se duplicarán en sólo un año.
Críticas de los sindicatos
Las cifras de las que dispone la Consejería de Salud tampoco son alentadoras, pues en el registro de ataques al personal del Servicio Andaluz de Salud (SAS) consta que desde que comenzó 2007 se han contabilizado 70 altercados con los profesionales, 27 de los cuales fueron físicos. Se trata de tres agresiones más de las que hubo en ese mismo periodo de 2006.
«Esta lacra sigue sin solucionarse, porque parece que la Administración, que tomó medidas en su momento, se ha relajado», lamentó ayer Manuel Cascos, secretario provincial del Sindicato de Enfermería (Satse), que es el que cuenta con más apoyos en la sanidad pública cordobesa. «Hay un déficit estructural y organizativo en el Plan del SAS contra las agresiones, y una falta de información sobre las pautas a seguir en las situaciones violentas», añadió Cascos en referencia al protocolo que aprobó la Junta en 2004. El directivo de Satse reclamó a Salud «mayor celo y sensibilidad» para paliar este problema.
El Sindicato Médico (Simec) se expresó en la misma línea. «Nosotros, que fuimos los impulsores del Plan, hemos de lamentar que éste no se aplica como es debido en muchos recintos sanitarios», subrayaron fuentes del colectivo, que se solidarizó con el facultativo de Baena que, hace una semana, pidió el traslado por amenazas de muerte de un paciente.