viernes, 13 de agosto de 2010

50 AÑOS DEL HOSPITAL DONOSTIA DE SAN SEBASTIÁN

Inauguración de la Residencia Sanitaria y del Hospital Provincial, el día 13 de Agosto de 1960

Artículo del periódico Diario Vasco de San Sebastián, domingo día 14 de agosto de 1960.
FOTO 001 Artículo Diario Vasco, 14 de agosto de 1960

LA CIUDAD SANITARIA DE AMARA

Quedaba por inaugurar la última fase de este capítulo de realizaciones magníficas: la Ciudad Sanitaria de Amara, que se completaba con la puesta en servicio del Hospital Provincial y de la Residencia del Seguro de Enfermedad “Nuestra Señora de Arantzazu”.

Eran las doce del mediodía cuando el Jefe del Estado, acompañado por el ministro de la Gobernación, don Camilo Alonso Vega: el subsecretario de la Gobernación, don Luis Rodríguez de Miguel: capitán general de la VI Región Militar y otras autoridades y personalidades, llegaba ante el magnífico edificio del hospital Provincial. En sus inmediaciones, una compañía de la Agrupación de Montaña número 2 de la División 62, al mando del capitán Gómez Ullate, con bandera y banda de música, rindió honores a Su Excelencia mientras se interpretaba el Himno Nacional.

Ante las escalinatas de acceso al edificio esperaban al Generalísimo, el presidente de la Diputación, don Vicente Asuero; el señor Zavala: presidente de la Comisión de Beneficencia, don Ramón Flórez Salazar: presidente de la Comisión de Obras, señor Echeverría: diputados provinciales, señor Artiz, Hunolt, Eizaguirre, Aristizábal, Otaduy, y secretario de de la Corporación, señor Ciriquiáin. A todos ellos saludó el Caudillo, mientras los ciarineros de la Diputación interpretaban el “Agur jaunak”.
FOTO 002 Edificio Hospital Provincial y Nuestra Señora de Arantzazu

Una vez dentro del edificio, el Jefe del Estado fue cumplimentado por el director general de Sanidad, doctor García Orcoyen; presidente de los Colegios Médicos de España y consejero del Reino, don Antonio Crespo Álvarez; presidente del Colegio Médico de Guipúzcoa, doctor Sagardía; jefe provincial de Sanidad, doctor Orensanz, y el director del Hospital, doctor don Ubaldo Gastaminza, médicos del Hospital y personal del mismo.

Antes de pasar a visitar las Instalaciones, el presidente de la Diputación, señor Asuero, dirigió al Caudillo las siguientes palabras:

Señor:
Dando prueba una vez más de la atención que siempre dedicáis a la Corporación Provincial, nos honráis con vuestra presencia en esta solemne inauguración oficial y visita al nuevo Hospital Provincial construido por la Diputación de Guipuzcoa, que os agradece profundamente esta deferencia aun lamentando que su invitación haya perturbado quizá vuestro bien ganado reposo veraniego.

La asistencia de los enfermos benéficos era en Guipúzcoa atención municipal hasta que por la ley de 23 de junio de 1937, que derogaba el Concierto Económico, pasó a ser de cargo provincial.

Pocos años después se planteó la Diputación el problema de la construcción de un hospital que estuviera a tono con el rango de nuestra capital y el nivel de vida de los guipuzcoanos, pues el hospital entonces en funcionamiento, que ha seguido hasta hoy prestando magníficos servicios, había quedado anticuado y era de excesiva capacidad desde la puesta en vigor del Seguro de Enfermedad el año 1944.
FOTO 003 Día de la Inauguración

El propósito era muy difícil de realizar por falta de medios, pero a pesar de ello fue estudiado, y gracias a la implantación del Arbitrio sobre la riqueza provincial, que mejoró notablemente la economía de las diputaciones, ha podido llevarse a cabo.

Siguiendo las directrices reiteradamente señaladas por Su Excelencia en su deseo de que llegue a todos los españoles, por modesta que sea su condición, además del trato humano que a todos les corresponde, todos los progresos de la ciencia médica hemos construido, junto a las instalaciones de la Residencia del Seguro de Enfermedad y de los pabellones del Patronato Nacional Antituberculoso, formando con ellos un conjunto que constituye una verdadera ciudad sanitaria, este hospital para enfermos agudos de la provincia, en el que puedan acogerse no solamente los enfermos de la beneficencia, sino también aquellos otros que, aun contando con algunos recursos económicos, deseen ser tratados en él, con lo que se eleva el nivel medio de la población doliente y se aumenta el campo de estudio e investigación para los médicos, desmontando viejos prejuicios clasistas y se abre una fuente de recursos económicos que disminuyen la carga del sostenimiento permitiendo mantener en todo momento el alto nivel de sus instalaciones y servicios.

Este hospital consta de siete plantas, una de ellas en semisótano y tiene una capacidad de 250 camas, de las cuales 170 corresponden a los servicios de medicina y cirugía y 80 al Sanatorio Psiquiátrico, construido el año 1950. Ambos centros están comunicados por una galería subterránea.
FOTO 004 Día de la Inauguración

El Hospital ha sido construido con una subvención del Estado de 11.634.837 pesetas y el resto hasta los 50 millones a que ha ascendido la totalidad de la obra con sus instalaciones y servicios ha sido satisfecho por la propia Diputación.

Como S.E. podrá comprobar, la obra está totalmente terminada y en funcionamiento todos sus servicios con sus salas ocupadas desde hace pocas semanas.

La Diputación Provincial no ha regateado sacrificios en esta obra por estimarla de primordial interés y por ello no se ha limitado a realizar una bella construcción que no desentone del resto de la Ciudad sanitaria, sino que la ha dotado de cuantos adelantos técnicos son precisos para un correcto diagnóstico y tratamiento habiendo logrado una dotación que no tiene nada que envidiar a las de otras instituciones, llevada de su deseo de que en este Centro sean eficazmente tratados toda clase de enfermos pobres o pudientes y puedan actuar en beneficio de sus pacientes incluso los facultativos que sin pertenecer a la platilla del hospital Provincial consideren necesario utilizar sus instalaciones.

Pero este edificio y sus instalaciones no serían nada si el Cuerpo Médico no estuviese a su altura y por ello hemos recabado la colaboración, prestada incondicionalmente, de reputados especialistas al objeto de que se lleve a efecto una verdadera medicina de equipo totalmente necesaria en los momentos presentes por los avances de la técnica y confiando que esta irremediable y precisa sumisión a la técnica no lleve aparejada la deshumanización de la medicina que en otros países y desgraciadamente se viene produciendo ya.
FOTO 005 Día de la Inauguración

Pecaría de injusto si no hiciese público en este momento mi agradecimiento a cuantos han contribuido a esta obra y hecho posible con su empeño y trabajo esta bella realidad. Aún con ser mucho su esfuerzo vale mucho más el cariño con que han laborado que como guipuzcoano y como médico nunca sabré agradecer.

Me resta solamente volver a expresara a S.E. nuestra gratitud por la subvención concedida por el Gobierno que hizo posible la iniciación de las obras y por su presencia que tanto nos honra en este acto renovándose la inquebrantable y leal adhesión de la Corporación que me honro en presidir.

Una vez terminada la exposición que hizo del Hospital Provincial el señor Asuero, el Generalísimo y su comitiva examinó detenidamente las instalaciones.

De pronto surgió la nota entrañablemente emotiva. Cuando el Caudillo pasaba a la altura de una de las habitaciones donde se hallaban alojados algunos enfermos una anciana de noventa años, con hilillo de voz comenzó a vitorear al Caudillo: “Viva Franco”, dijo apenas con voz audible. El Generalísimo, emocionado por esta espontaneidad, entró en la habitación charlando, largamente con esta enferma, que en el cabo de la vida no había querido perder la oportunidad de patentizar su cariño por Franco.
FOTO 006 Día de la Inauguración

El Jefe de Estado, visiblemente emocionado por esta entrevista inesperada, continuó inspeccionando las instalaciones. La vastedad del edificio y la multitud de instrumentos, todos ellos valiosísimos y sin duda últimas creaciones de la ciencia, satisficieron a S.E., que hizo grandes elogios de todo lo que veía porque se daba consciencia plena de la inquietud que se sentía en Guipuzcoa por la población doliente.

LA RESIDENCIA SANATORIAL DEL SEGURO DE ENFERMEDAD

Por último el jefe del Estado pasó a las instalaciones de la Residencia Sanatorial del Seguro de Enfermedad “Nuestra Señora de Arantzazu”, que al igual que el Hospital Provincial se hallaba en servicio. Precisamente cuando llegó el Caudillo ocupaban el edificio 74 enfermos y 37 niños recién nacidos, estando dotada la residencia con 378 camas.

Ante la escalinata de acceso aguardaban al Caudillo, el ministro de Trabajo, don Fermín Sanz Orrio; delegado general del Instituto Nacional de Previsión, don Licinio de la Fuente; jefe de Instituciones Sanitarias, doctor Junquera; delegado provincial de Trabajo, don Manuel Gandásegul; don Pedro Gómez Ruiz, Jefe Nacional de la Obra 18 de julio; presidente de la Delegación Provincial del I.N.P. y otras numerosas personalidades.

El director de la Residencia doctor don Alfonso Ugalde, fue el encargado de enseñar al Caudillo las instalaciones, explicándole el funcionamiento de las mismas.

El Generalísimo mostró extraordinaria satisfacción por el acierto que ha presidido en el diseño de las instalaciones, haciendo grandes elogios de los modernos aparatos instalados.
FOTO 007 Día de la Inauguración

Finalmente el Caudillo fue obsequiado con un refrigerio, dando fin a los actos cuando el Caudillo a las dos menos cuarto de la tarde, una vez que se hubo despedido de los ministros y autoridades y personalidades se dirigió a su residencia del Palacio de Ayete.

Una jornada de gran brillantez en la que se ha puesto de manifiesto una vez más la gran obra que realiza el régimen español bajo la permanente inquietud del jefe del Estado Generalísimo Franco.
FOTO 008 Día de la Inauguración

Manuel Solórzano Sánchez
Enfermero Hospital Donostia. Osakidetza /SVS
Enfermero Servicio de Oftalmología
Hospital Donostia de San Sebastián.
Director de la Revista y vocal del País Vasco de la SEEOF
Miembro de Eusko Ikaskuntza
Miembro de la Sociedad Vasca de Cuidados Paliativos
Miembro Comité de Redacción de la Revista Ética de los Cuidados
M. Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería
masolorzano@telefonica.net