martes, 14 de abril de 2009

100 AÑOS DE LA ENFERMERÍA EN MÉXICO

El seis de enero se celebra en México el día de la enfermera, en virtud de que el médico José Villagrana, director del Hospital Juárez de México, calificó como un “regalo de reyes” para los pacientes la presencia de las enfermeras.

La historia de la enfermería se remonta a las primeras enfermeras monásticas e islámicas en la Edad Media, aunque se considera a Florence Nightingale (1820 - 1910) como la madre de la enfermería moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería.
En México, la población ocupada que presta servicios de enfermería profesional, técnicos y auxiliares asciende a 302 mil personas; alrededor de 9 de cada 10, son mujeres. La edad promedio de las enfermeras y los enfermeros generales es de 38 años. El promedio de escolaridad de la población dedicada a la atención y cuidado de los enfermos es de 12.2 años de estudio. Siete de cada diez enfermeras y enfermeros residen en localidades de 100 mil y más habitantes y uno de cada diez, en localidades rurales. Nueve de cada diez enfermeras/os prestan su servicio a cambio de un sueldo o salario y la proporción restante trabaja en forma independiente. Cerca de 9 mil enfermeras/os declararon hablar alguna lengua indígena.

En nuestro país, a la llegada de los españoles así como en el inicio de la época de la Colonia la regulación de los establecimientos y el ejercicio de las profesiones enfocadas a la curación y atención de los enfermos estuvo a cargo del Tribunal de Protomedicato.
El Protomedicato fue un Tribunal que establecieron los Reyes de España en varias ciudades y provincias de sus dominios, con el objeto de vigilar el ejercicio profesional de los médicos, cirujanos, boticarios y parteras. Tenía jurisdicción en todos los problemas de Salubridad Pública, cuidaban de la buena preparación y despacho de medicamentos y disponían de las providencias necesarias en caso de epidemias u otras calamidades.

El Real Tribunal del Protomedicato de España fue la primera institución de la administración de la salud pública española, creado por Ley Fundamental signada por los Reyes Católicos el 30 de marzo de 1477 y las Reales Pragmáticas de 1491 y 1498 vinieron a completar las ordenanzas de este organismo.

En México, esta importante institución de la salud pública fue fundada muy tempranamente, en 1527, ante el mismo cabildo de poderes de los protomédicos de Madrid que le permitieron entrar en funciones creando el Tribunal del Protomedicato, y se reafirmó como tribunal personal por la Ley de 1570. Al crearse en la Real y Pontificia Universidad en 1580, la cátedra de Prima de Medicina, primera del Nuevo Mundo, se especificó que quien la desempeñara ocuparía también el cargo de Protomédico de la Nueva España.

El 11 de enero de 1527 se dejó asentado en el libro de Actas del Cabildo de la Ciudad de México el recibo de cédulas y poderes de los protomédicos de su majestad.

Al fundar el gobierno español, la Real y Pontificia Universidad de México en 1553. por gestiones iniciadas del virrey Don Antonio de Mendoza y del obispo Fray Juan de Zumárraga, se hizo realidad durante el gobierno del virrey Don Luís de Velasco. (Padre). Al tener la anuencia real de Felipe II y la confirmación del Papa Clemente VII, la Universidad obtuvo la calidad de Real y Pontificia Universidad de México. Cinco eran las facultades que albergaba: Artes, Teología, Cánones, Leyes y Medicina.

El Protomedicato estuvo en funciones hasta el 21 de noviembre de 1831, fecha en que se publica “La Ley de cesación del tribunal del Protomedicato y la creación de la Facultad Médica del Distrito Federal”. En aquel momento los protomédicos: presidente el Dr. y Maestro Manuel de Jesús Fables, decano el Dr. Don Casimiro Liceaga y el Dr. y Maestro Joaquín Guerra; el primero personificando el final del período metafísico, y Liceaga significando el principio del período positivo, fundando y dirigiendo a la escuela y los hombres de ese tiempo.

Las funciones del Consejo eran lo suficientemente amplias para tratar de regular el ejercicio de la medicina y la cirugía así como de los farmacéuticos y de las boticas, de los dentistas, parteras y flebotomianos y de tomar todas las medidas conducentes a favorecer la salubridad pública, sobre todo en casos de epidemias. En 1840 el Consejo Superior de Salubridad, fue encargado de Extender el título a quienes aspiraban a ejercer la profesión, el avance de la medicina continuó.

Como podemos observar estas tres corporaciones: Protomedicato, Facultad Médica y Consejo Superior de Salubridad, han sido siempre una misma institución: una junta compuesta por médicos y farmacéuticos, encargada de velar por la salubridad pública.
Por la instrucción formal de las parteras en toda la República, tenían un lugar social distinguido, con una práctica no enfocada al lucro. Finalmente, la mayoría se encontraba en una situación educativa privilegiada en un país donde el analfabetismo predominaba, la educación primaria no correspondía a la gran mayoría de las mujeres a quienes se consideraba “incapaces de estudiar una carrera universitaria”. Ya para el siglo XIX la mayoría de las universidades del país ofrecían la carrera de partera, su preparación era muy heterogénea según el Estado, por la autonomía, legislaban en forma independiente sobre las profesiones.

Desde 1833 en la Escuela de Medicina del Establecimiento de Ciencias Médicas; se exigía para ser partera, ser mujer, con educación primaria, aprobaran al ingreso un examen preparatorio y tener conocimiento del idioma francés. La carrera duraba 2 años y, según consta en el Boletín de Instrucción Pública de 1903 (Tomo I), recibían “una enseñanza objetiva, ya en cadáver, ya en piezas anatómicas artificiales que habrán de pedirse a Europa”.

La situación de las enfermeras era muy distinta. En primer lugar cabe aclarar que con el nombre de “enfermera”(o) se denominan las actividades que mujeres y hombres realizaban en los hospitales fundados desde el siglo XVI en la Nueva España. En la mayoría de las ordenanzas aparecen en la categoría de “sirvientes” porque además de atender a los enfermos se especifica su ubicación laboral: “enfermera lavandera”, “enfermera cocinera”, “enfermera mandadera”. En esas mismas las parteras se ubicaban dentro del personal “científico” o del “administrativo” y su salario era tres veces mayor que el de las enfermeras. Aun cuando la partera tenía una situación social superior a la de la enfermera, se encontraba en condiciones desfavorables en relación con el médico, tratando de conservar las funciones que le fueron propias hasta mediados del siglo XX.
La profesionalización de la Enfermería al empezar el siglo XX, se instituyó por diversas causas, entre ellas, el grupo médico necesitó formar recursos idóneos porque:

1º. Ya no disponía de religiosas que prodigaran atención cristiana y gratuita a sus enfermos.

2º. No podía utilizar a las parteras para atender a sus enfermos puesto que ellas tenían bien definidas sus funciones y nivel jerárquico.

3º. Las enfermeras no estaban acordes con las enormes posibilidades de desarrollo médico que el nuevo siglo prometía.

Este proyecto requería de cambios en la estructura que, hasta ese momento, había tenido la atención a los enfermos y esos cambios se dieron en tres ámbitos principalmente: educativo, ideológico y administrativo.

En el ámbito educativo, desde 1900 se iniciaron los intentos por capacitar a las enfermeras que laboraban en el Hospital de San Andrés en la Ciudad de México.

De 1900 a 1905 fueron varias las estrategias del grupo médico para reunir un buen grupo de estudiantes; se pretendía que los aspirantes, hombres y mujeres tuvieran, entre otras cualidades, “un determinado grado de estudios, como haber cursado la escuela normal o los estudios de Obstetricia”. El Dr. Eduardo Liceaga puso gran empeño en ello trayendo incluso a enfermeras extranjeras para hacerse cargo de la educación de las enfermeras ante la necesidad urgente de preparar al personal que habría de trabajar en el Hospital General inaugurado el 5 de febrero de 1905.

Una vez en funciones, el personal médico fue el encargado de dar las clases, designar personal de enfermería para que vigilara el trabajo de las estudiantes y establecer coordinación con la Secretaría de Instrucción Pública y Bellas Artes para validar los estudios que las alumnas cursaban en el Hospital General y al incorporarse a la Escuela de Medicina de la Universidad.

Se reconoce que ya desde 1896 se había iniciado la capacitación de algunas mujeres en el Hospital de San Andrés, con ayuda de enfermeras alemanas que se trajeron para tal fin. Sin embargo, tras la inauguración en 1905 del Hospital General se inició el adiestramiento formal de enfermeras; dos años más tarde, en ese mismo nosocomio, el 9 de febrero de 1907 se fundó la Escuela de Enfermería.

El 16 de noviembre de1843, llegaron a la Ciudad de México, las Hijas de la Caridad fueron recibidas por compacta multitud entre la que se encontraban comisiones del Ayuntamiento. Tales muestras de simpatía y deferencia de que fue objeto por parte de las autoridades y en general de todas las clases sociales fue debido a la justificada fama de bondad que tenía su instituto, y a la gran falta que hacían en los hospitales que desde los últimos años del periodo virreinal, habían sufrido lamentable y progresiva decadencia.

En 1910, con la reapertura de la Universidad Nacional de México, Justo Sierra promovió la Reforma Integral de la Educación Mexicana, favoreciendo el desarrollo de extensión de la enseñanza y la investigación científica para contribuir al desarrollo nacional. Al reabrirse la Universidad Nacional, la Escuela de Medicina se integra a ella el 26 de mayo de 1910 y el 30 de diciembre de 1911 la Universidad de México aprueba integrar la enseñanza de la Enfermería a la Escuela de Medicina en las propias instalaciones de ésta, situación que prevaleció hasta 1945, siguiendo las mismas normas y reglamentos disciplinarios de planes y programas eran aplicados en ambas escuelas.
Para 1911 se incorporó a la Escuela de Medicina de la entonces Universidad Nacional, y se estructuró así su primer plan de estudios de dos años después de la primaria; se instituyó como requisito para cursar la carrera de partera (actividad que nació antes de la de enfermería), de ahí que esta escuela, al integrar la carrera de partera, recibió el nombre de Escuela de Enfermería y Obstetricia.

En 1920, José Vasconcelos señalaba “la técnica y el arte” tienen como único fin social servir al hombre del pueblo. La universidad deja de producir profesionales individualistas, en cambio se forjará al profesional capaz y solidario. Como reflejo de estas políticas desde los años 20’s del siglo XX se desarrolla un proceso de integración de programas de servicio social en las universidades. Con estos antecedentes, el servicio social surge como una respuesta de las instituciones de educación superior a la necesidad de reconstruir el país surgido de la Revolución Mexicana. Por ello mismo, constituyó un esfuerzo por hacer realidad el reclamo de justicia social emanado del proceso revolucionario

La formación de las enfermeras y parteras bajo los reglamentos de los hospitales Juárez y General de México, incluía el internado, régimen que mantenía a las estudiantes de enfermería las 24 horas del día en el hospital, y el avance académico era seguido por la administración de estos nosocomios. En 1932, Carmen Gómez Siegler con apoyo del Dr. Luís Méndez reorganizó el departamento de enfermería, y redujo la jornada a 12 horas. Esta forma de llevar a cabo las prácticas en los hospitales dejó por sentado que con las horas prácticas que realizaban en el hospital estaba cumplido el servicio social.

En 1935 se creó el nivel técnico de la enfermería con duración de tres años de estudios, que también fue requisito para cursar la carrera de partera. Para 1948, gracias a la iniciativa de Everardo Landa y Cayetano Quintanilla, la Escuela de Enfermería se independizó de la de Medicina, y se determinó que la enfermera debía tener título y cédula profesional para ejercer. Asimismo, se inició un movimiento de crecimiento a partir de que sus directores tuvieron la responsabilidad y las atribuciones que les confiere la legislación universitaria para promover su desarrollo.

Hay que resaltar que hoy en día existen en la actualidad 593 escuelas de enfermería en el país, de las cuales 103 imparten el nivel licenciatura, siete el técnico superior universitario y 490 el técnico, hacen falta enfermeras de alto nivel, de manera que el reto es que la enfermería tiene que alcanzar el valor que corresponde a una practica formal, de profesionistas, pues su misión es el servicio, la investigación y la docencia, “por eso estamos formando enfermeras avanzadas, algunas con maestría y doctorado, orientando actividades científicas para que la enfermería sea del nivel humanista y científico que la sociedad merece y, con ello, pretendemos cautivar a los jóvenes para que encuentren en la enfermería una posibilidad de crecimiento y de realización humana”.

AGRADECIMIENTOS
Agradecimiento a las enfermeras: Iñiga Pérez Cabrera; Mª Cristina Müggenburg R.V; Mª Cristina Castañeda Godínez y Leticia Ramírez Toriz.

Muchas gracias, espero que os haya gustado leerlo. Un abrazo para todos.
*Manuel Solórzano Sánchez; **Jesús Rubio Pilarte y ***Raúl Expósito González
* Enfermero Hospital Donostia. Osakidetza /SVS
** Enfermero y sociólogo. Profesor de la E. U. de Enfermería de Donostia. EHU/UPV
*** Enfermero Servicio de Medicina Interna del Hospital General de Ciudad Real
masolorzano@telefonica.net
jrubiop20@enfermundi.com
raexgon@hotmail.com

14 comentarios:

Carolina Falcon Rosas dijo...

me parece muy buena esa informaciòn, y si. la carrera de enfermerìa necesita enfermeras de calidad, que otorgue al pueblo mexicano un excelente setvicio.

perla dijo...

HOLA LA VERDDA ME PARECIO MUY INTERESANE TU ARTICULO, SOY ESTUDIANTES DE ENFERMERIA, YA CASI LIC, EN ESPERA D E MI TITULO... ES MIY BUENO RECORDAR CUALES FU3ERON LSO INCIOS DE NUESTRA PROFESION Y EVR COMO POCO A POCO FUE CRECIENDO Y FORMANDO SE COMO HOY ES CONOCIDA COMO UNA CARRERA PROFESIONAL QUE SIN LUGAR A DUDAS ES UNA PROFESION MUY COMPLE Y QUIEN TENGA LA FORTUNA COMO YO DE SER DEL GREMIO D ENFERMERIA, DEBERIA ESTAR ORGULLOSO POR LO K SE HA LOGRA Y POR LO QUE AUN VAMOS A LOGRAS...

Anónimo dijo...

Ciudad de México, D.F.
María del Carmen López Pérez:

Soy enfermera en nivel técnico, estoy iniciando mi preparación a nivel licenciatura, y la historia de enfermería que he tenido oportunidad de leer, me parece muy interesante, completa y sobre todo de fácil lectura. Agradezco este tipo de publicaciones, que para estudiantes como yo; nos ayudan enormemente para completar nuestra formación.

adan quiriz dijo...

Como se lee en la reseña de la historia en la formación de las y los enfermeros de México ha estada, bajo la mirada de los medicos, u otros pesonajes no afines; pero el día de hoy el area de enfermería puede tomar su propio rumbo siendo enfermeros los que capaciten enfermeros; donde el area puede diversificar su propia capacitación sin depender de otras areas, por mencionar algunos ejemplos tenemos la Enfermera Instrumentista, de Terapia Intenciva, Rehabilitación, Administradora y docente solo por mencionar a algunas especialidades dentro de la especialidad que es ser enfermera(o). Esto es lo que el día de hoy el area de enfermería ha logrado apuntalar y en el futuro tendrá que ver las necesidades de un país creciente y demandante como lo es una atención priorizada en las capacidades diferentes, las comunidades rurales, el manejo de adicciones y las enfermedades mentales sin olvidar la importancia de la prevención de la salud, es por esto y por otras cosas mas que estoy orgulloso de ser Enfermero.

Enfermero General Adán quiriz Montiel.

Anónimo dijo...

hola muy interesante su articulo me hubiera encantado la prescencia de los nombres de aquellas enfermeras que nos vinieron a instruir de alemania y otros paises en el hospital de san andres y otros, pero por lo demas buenisimo articulo!!!

Viridiana Martínez R. dijo...

Soy estudiante de la Lic. en Enfermería, la importancia de conocer esta reseña es importante ya que nos damos cuenta de la historia tan importante que a desarrollado enfermería en México sobre la insistencia de llevar acabo un desarrollo no solo teórico si no también práctico.
La importancia de seguir en constante formación para ser enfermeros y enfermeras competentes que brinden cuidados de manera holística biopsicosocial, y humanísticos que siempre vayan enfocados en relación ala persona de cuidados para su prevención o restablecimiento.
Por ello la importancia de seguir estudiando,educándonos ya que como sabemos aun falta mucho para lograr una profesionalización en nuestra carrera siendo asi personal competente, docente que ayude a la educación y profesionalización de nuestra carrera.

Jacqueline Wigodski dijo...

www.enfermeriajw.com es una Web de enfermería, creada por enfermera para enfermeras/os y estudiantes. Variadas especialidades, sección capacitación, eventos y bolsa de trabajo.

También nuestra sección historia de la enfermería en Chile.

Las esperamos!!!

Anónimo dijo...

Interesante información, sin duda alguna los cambios que ha habido en la enfermería han ido de manera tarda sobre todo aquí en México si nos comparamos con otros países donde la enfermería avanzada se está implementando o se encuentra en sus inicios, es importante recordar a todo el gremio de la enfermería que los cambios que nos van hacer profesionales competentes inicia por cada uno de nosotros las enfermeras y los enfermeros y esto traería como consecuencia de la unión de la enfermería, preparándonos, formándonos como todos unos profesionistas sin perder la esencia del cuidado que es quien hace a la práctica de enfermería recordemos que los cambios los hacemos nosotros mismos y que demostrándolo día a día en el hacer y el que hacer de la enfermería… ANIMO!!!!!!!! Nadie ha dicho que las cosas son fáciles…… Est.Maest.Enf. A.C.L.A..

Luis Edinho Ramos Muñoz dijo...

Me parece muy interesante esta información ya que hace 14 años que yo estudie enfermería a nivel técnico no nos daban la historia completa y solo nos hablaban sobre Florence Nightingale como pionera de la enfermería profesional. Así que para mi es importante conocer cuales fueron los inicios de la profesión que ejerzo con mayor detalle. En la actualidad la profesionalización de enfermería ha ido mejorando con las diferentes especialidades, cursos de actualización, licenciatura y maestrías para que así sea una educación completa en beneficio de los pacientes
Luis Ramos estudiante de la licenciatura de enfermería.

Reyna Isabel Felix dijo...

Es interesante el conocer los inicios de nuestra profesión,normalmente nos enseñan como fue que inicio la profesión de enfermería pero en datos generales, pero lo que si me pareció importante fue el conocer como es que inicio en este país, y como es que ha ido creciendo y evolucionando a travez de los años, como se tuvo que incorporar personal extranjero como apoyo en la enseñanza de nuevas enfermeras y es gratificante que en la actualidad se cuente con varias opciones de estudio dentro de la misma carrera en enfermería, y se que en un futuro no muy lejano esas opciones van a seguir creciendo y vamos a seguir mejorando, yo como enfermera técnica me siento muy agradecida con mi profesión y mas por que me esta permitiendo el seguir aprendiendo cosas nuevas, estoy iniciando una licenciatura y dios mediante después una especialidad.

Anónimo dijo...

SI EN EFECTO ME PARECIO MUY INTERESANTE, EN LA ESCUELA SIEMPRE NOS DAN A CONOCER LA CLASICA HISTORIA DE INICIACION DE LA ENFRIA, PERO NO TAN DETALLADA EN MI PAIS COMO UDS LO HICIERON, GRACIAS!!! SOY LIC EN ENFERMERIA EGRESADA DEL POLITECNICO E HICE UN POSGRADO EN ENFERMERIA PEDIATRICA, GRACIAS A LO QUE HE LOGRADO HOY LES PUEDO DECIR QUE ME SIENTO BIEN CON EL TRABAJO QUE HAGO Y SE QUE AYUDO A MIS SEMEJANTES.

Kykyou Inuyasha dijo...

El artículo resume los 100 años de la Enfermería en México, demostrando los logros alcanzados; pienso que nuestras primeras enfermeras nunca se imaginaron la magnitud que ha alcanzado la profesión, ni la información que se tiene disponible. Por eso no debemos de perder el entusiasmo que sintieron al atender un paciente.

Eva Carrillo Calderón dijo...

Como enfermera del Hospital General de México me da un gusto enorme conocer la historia tan maravillosa que ha tenido nuestra profesión, ver como ha evolucionado crecido y se la ha dado un carácter profesional en estos momentos estoy iniciando la licenciatura y el conocer todo esto me permite valorar y dar ánimos de continuar, muchas gracias por la información.

Yared Márquez dijo...

MUY BUENA LA INFORMACIÓN
GRAN APORTACION