sábado, 31 de enero de 2009

APUNTES HISTÓRICOS SOBRE EL ORIGEN DEL COLEGIO DE ENFERMERÍA DE CIUDAD REAL

Nuestro querido y estimado amigo, y compañero de trabajo Raúl Expósito González, nos ha regalado con su publicación “Apuntes históricos sobre el origen del Colegio de Enfermería de Ciudad Real”, muy cercano a cumplir los 100 años. Raúl un excelente y emprendedor enfermero, lleva años buscando, preguntando, investigando y sobre todo encontrando los orígenes de nuestra profesión en su provincia natal, Ciudad Real. Como no, él también trabaja en el Servicio de Medicina Interna del Hospital General de Ciudad Real, aunque él vive en Puertollano. Aunque como digo yo, estando en activo trabajando, ¿de donde saca su tiempo para investigar?, ¿Cómo ha podido hacer, presentar y publicar este excelente trabajo?. Pues como todos, quitando horas a las noches y acortándolas; alargamos el día y así nuestros sueños se ven recompensados cuando su artículo se ve publicado en el número 52, enero de 2009 de la Revista del Ilustre Colegio de Enfermería de Ciudad Real. Enhorabuena Raúl, sigue así que los cien años vienen pronto.
El nacimiento del Colegio de Ciudad Real se realiza el 21 de marzo de 1913, originariamente como Colegio Provincial de Practicantes, para luchar contra el intrusismo y luchar por los intereses del colectivo profesional. Muchos de los colegios recién formados presentan entre 1915 a 1918 una falta de información de cara al público, e incluso desapareciendo muchos de ellos (en otras provincias españolas), y volviendo a resurgir con una fuerza impresionante, posterior a 1920. En el caso de Ciudad Real, exactamente el 17 de enero de 1921. El primer presidente del que tiene noticia es Manuel Rodríguez Rodríguez.
También nos cuenta que en un principio los practicantes se reúnen formando Gremios, Cofradías, Montepíos, Sociedades, Asociaciones, Federaciones, Uniones y Colegios Profesionales, siempre en interés y en defensa de su profesión y para luchar contra el intrusismo.
Reinando los visigodos en Hispania, ya se encuentran datos sobre nuestros antepasados los “sangradores” en el “Fuero Juzgo o Libro de los Jueces”. En el siglo XIII en el Reino de Castilla y según el Código de “Las siete partidas” del Rey Alfonso X el Sabio, figuran con el nombre de alfajemes, también llamados vulgarmente barberos; debían afeitar y sangrar en lugares apartados y no en las plazas y calles. Posteriormente en la Edad Media se forman gremios y cofradías con un importante crecimiento de profesionales liberales como la nuestra. Nos cuenta que en el siglo XIV se fundan las primeras Cofradías de Barberos y Cirujanos bajo la advocación de los Santos Patronos San Cosme y San Damián. Estas cofradías eran instituciones de carácter religioso y benéfico aunque en sus Estatutos se dictaron normas sobre el ejercicio profesional, ya que para poder ejercer los cirujanos-barberos debían de ser examinados por dos cirujanos de la cofradía. A este respecto en su amplia bibliografía nos cuenta que encuentra en la Cofradía de Barberos y Cirujanos de la ciudad de Valencia en 1310, en la que el examen de los candidatos constaba de una parte teórica y otra práctica. Y también se daba en la Cofradía Profesional de San Cosme y San Damián de Cirujanos y Barberos de la ciudad de Barcelona en 1408. Y así podría ir refiriendo nuestros orígenes, lo que estudiaron, los exámenes que pasaron, los diferentes nombres y titulaciones, etc.
Como he comentado antes, este fabuloso artículo será la base para la búsqueda de más material e información que gestará el libro del centenario del Colegio de Ciudad Real.

La bibliografía que ha utilizado nuestro querido amigo Raúl, es extensa, enorme y de mucho trabajo en clasificar, se la ha empapado y resumido, cientos de artículos y de libros, tanto de historia como de profesionales de la enfermería española, empezando por Juan Ignacio Valle Racero (Fechas clave de la enfermería), los hermanos Manuel Jesús García Martínez y Antonio Claret García Martínez, directores de la impresionante Obra de Enfermería “Híades”, siguiendo por Francisco Ventosa Esquinaldo, Francisco Eseverri; Pepe Siles González (Pasado, presente y futuro de la Enfermería), Manuel Amezcua (Presidente de la Fundación Index), Carlos Álvarez Nebreda (Ocurrió hace 100 años), Carmelo Gallardo Moraleda (La Enfermería Sevillana), Manuel Solórzano Sánchez (Apuntes históricos de Gipuzkoa. Practicantes, Matronas y Enfermeras 1904 – 2004), Juana Hernández Conesa, Manuel Ferreiro Ardions y Juan Lezaun Valdubieco (Historia de la Enfermería en Álava), y muchos más, de los profesionales que se dedican a la brillante profesión de enfermería y de su historia.

Siguiendo el artículo, nos habla de los orígenes de los otros colegios profesionales, de las otras provincias, de las Asociaciones Nacionales de Practicantes, de su propio colegio profesional, de la primera junta, la asamblea manchega, del reglamento y de los estatutos para empezar a funcionar con un orden, en los datos de los que tiene acceso, puede decir que el primer presidente fue Manuel Rodríguez, tesorero: Felipe Plaza; Secretario-contador: Jesús Molina y vocales Pablo Rodríguez y Miguel Mata. También nos cuenta que provincias no estaban en las Asociaciones de Practicantes ni en la Federación de los Practicantes del Norte.

En 1920 y hasta muy entrados los años 60-70, los Colegios de Practicantes estaban muy unidos y con magníficas relaciones a los Colegios de Médicos, Veterinarios y Farmacéuticos, dándose el caso que muchos colegios de practicantes estaban integrados en los Colegios Médicos, ya que éstos ni poseían locales, ni dinero para mantenerlos. Uno de ellos fue el Colegio de Gipuzkoa, que tuvo la suerte de contar con la ayuda, tanto monetaria como del local para sus reuniones, del Colegio de Médicos de Gipuzkoa.

Merece la pena leer tan magnífico trabajo, recordando a los que nos precedieron; que como legado nos dejaron la buena organización que hoy en día tienen los Colegios Profesionales de Enfermería del Estado Español.

Como Conclusiones.
Esta investigación nos ofrece una visión aproximada sobre los orígenes de nuestro actual Colegio de Enfermería de Ciudad Real el cual surgió el 21 de marzo de 1913 originariamente como Colegio Provincial de Practicantes para luchar por los intereses del colectivo, y que por razones desconocidas hasta ahora, quedó en un estado de inactividad pudiendo incluso llegar a desaparecer para que algunos años más tarde, en el contexto de la creación de la Federación de Practicantes de Castilla y gracias al tesón y esfuerzo personal de sus miembros fundadores con Don Manuel Rodríguez a la cabeza, que mantuvieron viva la esperanza, volviera a ser reconstituido el 17 de enero de 1921, siendo esta última la fecha que tomaría el propio colegio para señalar su fundación tal y como aparecería recogida en el libro de los Estatutos, Reglamentos y Tarifas de Honorarios del Colegio Oficial de Practicantes de Ciudad Real y su Provincia del año 1943 obviando por completo la fecha de 21 de marzo de 1913 que hemos de considerar al cierre de esta revista como la fecha real de fundación del Colegio de Enfermería de Ciudad Real.

Enhorabuena Rául, por el magnífico regalo que nos has presentado y publicado. Esperamos todos con impaciencia la realización dentro de unos pocos años del libro centenario y que te apoye tu propio colegio para la consecución de dicho fin.
Muchas gracias
Un abrazo para todos
Manuel Solórzano Sánchez
Enfermero Servicio de Oftalmología
Hospital Donostia
San Sebastián
masolorzano@telefonica.net

Nota:
Las fotos están escaneadas del mismo artículo.