miércoles, 21 de febrero de 2024

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA EN GUIPÚZCOA MÉDICA

 

 

Foto 1 Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Órgano del Colegio Médico provincial; Academia Médico – Quirúrgica; Asociación de Médicos titulares; Colegio de Practicantes de Guipúzcoa; Comité local Antituberculoso y del Dispensario Antituberculoso de San Sebastián. Año IV. número 40. Páginas 242 – 243. San Sebastián, Agosto de 1919

 

Después de la terminación de la Primera Guerra Mundial y de la Gripe de 1918, el Colegio de Practicantes de Guipúzcoa, tuvo que reorganizarse y comenzar un nuevo capítulo en la historia del propio Colegio profesional, que después de estos años no tenía ni sede, ni local ni un órgano de difusión para su reglamento.

 

Desde el presente número del mes de agosto de 1919 de la “Revista Guipúzcoa Médica”, tenemos el honor de ser el órgano oficial del Colegio de Practicantes de Guipúzcoa, de tan respetable entidad médica.

 

La simpática, cuánto modesta clase de Practicantes, tendrá en nuestra revista un entusiasta defensor de sus intereses, publicando con gusto, cuantos escritos nos remitan con tal objeto (1).

 

Felicitamos a los Practicantes por su unión tan necesaria en las presentes circunstancias, en que la lucha por la vida es cada día más difícil (1).

 

En Junta celebrada por los Practicantes que ejercen en Guipúzcoa y con objeto de reorganizar el Colegio de Practicantes, ha sido nombrada la nueva Comisión directiva siguiente:

Presidente, Ramón Aldasoro Ormazabal

Vicepresidente, Miguel López Elzo

Secretario, Joaquín Núñez Fernández

Tesorero, Tomás Amelburu y Viciola

Y vocales: Ángel Eizaguirre, Nicandro López de Pariza, José Garmendia Echave, y Luis Capella Abadías (2).

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1919

 

Breves explicaciones

 

En su nueva andadura a partir de 1919, seguía el Colegio de Practicantes guipuzcoano sin dinero y sin tener un local propio, muchos de los profesionales no estaban colegiados, ni tampoco pagaban las cuotas necesarias para poder tener el Colegio Profesional a flote; pero gracias al Colegio de Médicos de Guipúzcoa que prestó su local y su revista, el Colegio de Practicantes vuelve a funcionar con fuerza, hasta la llegada de su segunda época de profunda crisis, en el período de la Guerra Civil.

 

Foto 2 Practicantes de San Sebastián. Foto cedida Familia Ayestarán, 1900

 

Al inaugurar el presente número de Guipúzcoa Médica la sección destinada a los Practicantes de Medicina y Cirugía, un deber elemental de gratitud nos mueve a manifestar la profunda satisfacción con que nuestra modesta clase ha visto la generosa conducta seguida por el colegio Médico de Guipúzcoa y muy especialmente por su digno Presidente señor Francisco Pérez Cuadrado (11), al concedernos hospitalidad en las columnas de tan importante revista profesional (3).

 

Sólo una advertencia consideramos necesario hacer.

 

Hubo tiempos, en que la facultad de escribir en periódicos y revistas, estuvo reservada exclusivamente a los intelectuales.

 

Hoy, las circunstancias han variado en absoluto. Las condiciones en que se desenvuelve la vida moderna, hacen de los medios de publicación, el instrumento más eficaz para llegar por la amplia difusión de las ideas, a la consecución de las aspiraciones colectivas de las diversas clases profesionales (3).

 

Hallándonos los practicantes comprendidos en este caso, fuerza en que nos dejemos arrastrar por la corriente general.

 

Ahora bien: la mayoría de los que aquí nos proponemos colaborar, apenas nos hemos asomado a las cuatro partes de la gramática. Teniendo esto presente, excusamos decir que aun huyendo de alardes literarios que en nosotros fueran ridículos, harto que hacer tendremos, con exponer modestamente nuestras ideas.

 

Esperamos pues, qué reconociéndolo así, se nos hará la justicia de disculpar las deficiencias en que nuestros escritos podían observarse (3).

La Junta Directiva

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1919

 

A nuestros compañeros

 

Reorganizado el Colegio de Practicantes de Guipúzcoa, no tiene razón de ser, la indiferencia, individualismo y aislamiento en que muchos compañeros se encuentran colocados.

 

Precisamente estamos en unos momentos de lucha, de carestía de la vida, cuando todas clases se asocian y con tenacidad y energía defienden su bienestar y mejoramiento. Sólo los Practicantes se encontraban desunidos, sin local donde reunirse, sin periódico que reflejase sus ideales, con un Colegio sólo de nombre y sin una Junta que imprimiera dirección a las justas aspiraciones de clase tan modesta como necesaria (4).

 

El Colegio de Practicantes es hoy una realidad, sus primeros pasos no pueden ser mejores, con local debido a la generosidad del Colegio Médico de Guipúzcoa: con periódico debido al desinterés de la notable revista Guipúzcoa Médica, con una Junta deseosa de trabajar y en inmediato contacto con las autoridades, mandatarios de los ayuntamientos donde prestan servicios muchos de nuestros compañeros.

 

Foto 3 Presidente del Colegio de Médicos de Guipúzcoa Francisco Pérez Cuadrado

 

Los cimientos están echados, la casa empezada a construir, su altura y desarrollo depende de los demás compañeros que esperamos se unan a este grupo de amigos e iniciadores de la reorganización del Colegio al que ya se concede la beligerancia necesaria para cuantos asuntos afectan a las clases sanitarias. Prueba de lo que digo es la actuación oficial del Colegio con la próxima asamblea que se celebrará el diecinueve de este mes organizada por la Sociedad de Estudios Vascos, y de cuyos resultados daremos cuenta a nuestros lectores pues en ella se han de discutir asuntos de gran interés para los Practicantes de la hermosa región vasco Navarra (4).

 

El lema de que la unión representa la fuerza se demuestra en los hechos; el intrusismo que es una plaga arraigada en el país lo perseguiremos denunciándolo a las autoridades; nuestras buenas relaciones con los señores médicos las estrecharemos más íntimamente y nuestro respeto a la Excelentísima Diputación y ayuntamientos será la norma de nuestra conducta como administradores de la clase que representamos (4).

 

En sucesivos números iremos exponiendo nuestro programa, para el desarrollo del cual necesitamos el concurso de todos los Practicantes de Guipúzcoa (4).

San Sebastián, Septiembre de 1919

Joaquín Núñez Fernández

 

Foto 4 Doctor don Luis Ayestarán Gabaraín realizando una cirugía con su equipo de médicos y Practicantes en San Sebastián, 1919. Foto cedida Familia Ayestarán. Foto Norton, calle Easo número 1 de San Sebastián

 

Los Practicantes en la Asamblea Vasca

 

Cuando apenas reconstituido el Colegio de Practicantes de Guipúzcoa, fuimos invitados a colaborar en la obra de reorganización de los municipios vasco-navarros, hemos de confesar las insuperables dificultades con que necesariamente habríamos de tropezar para realizar felizmente nuestro cometido, fue el de declinar modestamente el honor que se nos hacía, ofreciéndonos un puesto en la Asamblea (4).

 

En efecto; ¿cómo improvisar en tan breve plazo una fórmula que satisficiese las aspiraciones generales de la clase siendo éstas de carácter tan complejo?

 

Si orientación alguna que nos sirviera de base para emprender el estudio de los problemas que afectan a las clases sanitarias en general y al cuerpo de Practicantes en particular; desconociendo en absoluto cuantos trabajos han venido realizándose hasta el día, cerca de las corporaciones oficiales, para alcanzar el mejoramiento de las diversas entidades facultativas que integran la familia sanitaria, mal podíamos aventurarnos en semejante empresa si no acudían en auxilio nuestro, compañeros de otras provincias (4).

 

Y, como era de esperar, no faltó quien viniera en nuestra ayuda.

 

El Colegio de Practicantes de Vizcaya, cuya representación ostentaban nuestros queridos compañeros señores Pedro Salazar y Antonio Iglesias, nos trajo un estudio acabadísimo de las cuestiones que afectan a la clase.

 

Foto 5 Pandemia de grippe española en San Sebastián. Es digna de todo aplauso la idea del Ayuntamiento de San Sebastián de utilizar las “Escuelas Munipales” de Gros como hospitalillos, descongestionando así esas míseras buhardillas en que gimen acosados y hacinados por la enfermedad de la grippe y por el hambre los infelices desheredados de la fortuna, 1918

 

Los Practicantes de Navarra a cuyo colegio vinieron representantes los señores Gallo, Biurrun y Ezcurra merecieron igualmente los más entusiastas elogios por sus trabajos presentados, especialmente porque el que se refiere a la demarcación de los partidos rurales (4).

 

Gracias pues al valiosísimo concurso de tan entusiastas compañeros y a los términos de concordia en que los diversos temas fueron discutidos, pudo llevarse a cabo felizmente, nuestra labor, dentro de la Asamblea.

 

En las conclusiones presentadas, quedan concretadas nuestras aspiraciones.

 

Que éstas lleguen a realizarse o no depende del mayor o menor entusiasmo con qué prosigamos la labor bajo tan buenos auspicios comenzada (4).

 

Foto 6 Practicante: Persona legalmente capacitada para realizar operaciones de cirugía menor, hacer curas, poner inyecciones o administrar medicinas. Autorizado para la asistencia a partos normales. Profesión única en el Reino de España. Mediante la Ley Moyano (1857), se regulan las profesiones sanitarias. Aparece la figura del Practicante, que engloba a todos los que prestaban servicios de ayudantes de médicos, como los cirujanos, ministrantes, flebotomianos, sangradores y barberos. Médicos y Practicantes en el patio del Hospital Civil San Antonio Abad, en la Avenida de Navarra. San Sebastián

 

Para terminar. Un saludo cordial a los dignos representantes de los Colegios de Navarra y Vizcaya, que nos han honrado con su visita, el cual hacemos extensiva a todos los compañeros de ambas provincias, así como también a los de Álava representados en Guipúzcoa, por el Colegio de Guipúzcoa.

 

Nuestra enhorabuena a los señores Ramón Aldasoro y Joaquín Núñez, Presidente y secretario respectivamente de este Colegio, por el acierto con que han llevado a cabo cuantas gestiones hubieron de realizarse para la previa organización de los trabajos relacionados con el Congreso Vasco (4).

San Sebastián setiembre de 1919.

Miguel López Elzo

 

Intrusismo

Denunciado el curandero Pedro Buruceda, que habita en la calle Esterlines, número 14, primero de San Sebastián, al que se le ha impuesto por la autoridad una multa de 50 pesetas. Aplaudimos la actitud enérgica de la autoridad y el celo demostrado por el inspector provincial doctor César Sebastián, nuestro querido amigo (4).

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1919

 

Astillas de la misma madera

 

¿Qué es el médico? El médico es el árbol cuya savia es el arte de curar y cuyo tronco es la ciencia.

 

¿Y el Practicante, qué es? Pues una pequeña astilla de la misma manera de dicho árbol.

 

Luego entonces, el Médico y el Practicante son hermanos, y si no hermanos, son astillas los segundos de la madera de los primeros o sea del árbol de la ciencia. Por tal motivo como el más o el menos no altera la esencialidad de una cosa, he creído siempre, y sigo en mi creencia, que todo el que pertenezca a la familia médica sea cualquiera su título y categoría (pues, ¿quién duda que el Practicante es una modesta clase médica?) debe ser atendido y considerado formando parte en todos los casos del gran todo del Cuerpo Médico (5).

 

Si por un error tan lamentable, como inconcebible, estuvo en un tiempo separada la Cirugía de la Medicina, pero no por eso dejó de ser una verdad en la práctica y un fraternal consorcio entre Médicos y Cirujanos.

 

¿Si esta fraternidad fue un hecho entre ambas clases, porque no debía ser igualmente entre Médicos y Practicantes?

 

Tal vez al formular esta pregunta haya quien la taché de atrevida, por lo cual, contestaré a ella de antemano; que hace muchos años, un periódico tan respetable como La Correspondencia Médica, opinó que sí, permitiéndome al mismo tiempo exponer y razonar mi pobre opinión, la cual motiva este escrito, y es, que la fraternidad que ya va extendiéndose entre el Médico y el Practicante es necesario que se vaya acentuando más y más por parte de los primeros, y que éstos, miren en los otros a sus hermanos, procurando en todos los casos, que nadie ajeno a su profesión, ejecute actos que exclusivamente son la competencia de los últimos (5).

 

En la organización humana, la naturaleza no desprecia la glándula lagrimal, ni los huesecillos del oído, ni a los pequeños riñones, porque haya órganos voluminosos e importantes como el cerebro, el hígado, el pulmón, el corazón, etc., pues de todos necesita, para la integridad de la vida.

 

Entre los que se dedican al arte de las construcciones, no se desprecia al maestro de obras ni al auxiliar de ingenieros, porque haya ingenieros y arquitectos que forman los planos de las grandes obras (5).

 

Si en el foro es importantísimo el papel de abogado confiado, no puede desatenderse al que desempeñan los escribanos, procuradores y curiales. Si en una campaña desempeña la función principal el General en Jefe, no podría hacerlo, desentendiéndose de los Generales de División, Coroneles, Oficiales, etcétera.

 

Foto 7 El doctor de la Cruz Roja Nicasio Landa inventó un tipo de transporte alternativo que ayudara a los soldados a transportar a los heridos. Se trataba de un trozo de tela grande que se ataba a la parte delantera del enfermero mediante unas correas y simplemente se agregaba una estructura de madera en la base, la cual era a la vez sostenida por otro sanitario a modo de camilla para que el soldado herido se instalara en el centro. Era práctico y humanitario y salvó muchísimas vidas

 

Si en el Gremio de la Iglesia, el Sumo Pontífice con su cónclave y corte de cardenales y privados, resuelve los grandes y difíciles problemas de la disciplina eclesiástica, el pobre cura de aldea además de dar cumplimiento a tan sabias disposiciones, resuelve al mismo tiempo la salvación de las almas que en su custodia está encomendadas (5).

 

Si en el teatro, el protagonista de un drama desempeña el más espinoso papel, el cuadro del drama no saldrá acabado sin la eficaz cooperación de los papeles inferiores, por secundarios que éstos parezcan.

 

Y si ésta son verdades innegables, ¿cómo ha de negarse que los Practicantes son necesarios y algunas veces indispensables en el arte del curar, debiendo, por lo tanto, formar parte del Cuerpo Médico (5).

 

Si esto es indudable, evidente a todas luces, lo que dejó expuesto, a nadie puede ocultársele que lo que algunos creen «clase aparte», no debe ser así si no parte o sea miembros de la gran familia Médico Quirúrgica, debiendo, por lo tanto, seguir la misma suerte que ésta, ingresando en la Asociación Médico Farmacéutica española y disfrutar de sus ventajas y beneficios, lo mismo que sufrir sus reveses y desdichas, al igual que sucede en Bélgica, Alemania, y otros países europeos (5).

 

No continuó, en el terreno de las demostraciones por dos razones: primero por quedar suficientemente demostrado que tanto los Médicos como los Practicantes pertenecen al mismo árbol, y que los segundos son astillas de los primeros; y segundo porque lo expuesto creo sea suficiente a demostrar, que los Médicos deben mirar en el Practicante un hermano y como tal protegerlo y ampararlo en sus derechos, no permitiendo, como dejo dicho, que persona alguna profana en el arte del curar, sea cual fuere, se introduzca su campo de acción, amparándole este derecho, su título que le cuesta su dinero y privaciones; y aquí aquello de:

 

Mete la mano en tu pecho

Y medita sin enojo,

Si sabes andar derecho (5)

Joaquín Núñez Fernández

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1919

 

Mi cuarto de espadas

 

La Brigada Sanitaria en el Ejército

 

Aun cuando todo lo que pueda decir sobre este asunto, carezca de originalidad por haber tratado ya de ello compañeros más competentes y con mucho mayor criterio que le este humilde Practicante, por aquello de que por «mucho trigo nunca es mal año», voy a permitirme hacer algunas observaciones respecto de la brigada sanitaria (6).

 

Si es indudable que todo los Cuerpos del Ejército se encuentran bien organizados y a una altura de ilustración que no deja nada que desear, también es indiscutible que la brigada sanitaria, dada la forma que tiene de cubrir sus vacantes, no puede nunca llenar su delicado cometido según lo exigen las necesidades del importante servicio a que está destinada.

 

En esto, y a mi pobre juicio, se impone a todo trance una medida o reforma radical, para que tan importante Cuerpo llegue a ponerse a la altura que debe estar colocado, y con esta reforma, puedan los Practicantes civiles en uso de su derecho por su título académico, contar con algunos puestos más dónde colocarse (6).

 

Foto 8 Sanidad Militar. Sanitarios Liberales de San Sebastián. 1874

 

Sabido es, que las plazas de Practicantes Militares, o sea de «sanitarios», se cubren entre individuos del ejército; por elección o porque alguno de éstos lo soliciten.

 

Con este sistema ocurre que, por muy instruidos que sean al ingresar en la brigada sanitaria, no es posible que se encuentren en disposición por el momento, de prestar servicio como tales Practicantes en los Hospitales, sin estudios de esta materia: necesitan su tiempo para instruirse teórica y prácticamente y por más de que se les provea de la cartilla sanitaria y se les facilite en las academias los medios de imponerse en tan delicado cargo; sucede que llega el licenciamiento y salvo algunas excepciones, todos marchan a sus casas, por lo que hay necesidad de volver de nuevo a nombrar personal e instruirlo.

 

Y pregunto yo, ¿puede una brigada sanitaria, en esta forma, responder a lo que las necesidades de heridos y enfermos reclaman? A mí me parece que no. ¿Hay algún medio de evitar esto? Yo creo que lo hay (6).

 

Cubriendo dichas plazas mediante oposición, con Practicantes civiles que posean su título y de este modo en un corto número de años y ya para siempre, contaría el Ejército con un personal sanitario que sepa su obligación verdad y que a la par que esto constituyera un pequeño descanso para los señores profesores médicos militares, éstos no se verían constantemente en la necesidad de estar escogiendo personal nuevo e instruirlo (6).

 

Foto 9 Boletín Oficial de los Practicantes de Medicina y Cirugía. Mayo 1921. Colegio Oficial de Enfermería de Madrid

 

Sabido es que ingresan como sanitarios, además de estudiantes de medicina, farmacia y Practicantes, pues éstos forman punto y aparte, otros individuos que en su vida han sabido lo que es un enfermo; así se ven en dicha brigada, de toda clase de artes y oficios.

 

¿Qué pueden hacer, ni qué interés han de tener en aprender, el escultor el pintor, el sastre, el zapatero, el albañil, el labrador y otros, convertidos de pronto en sanitarios?

 

¿Se puede escoger entre los señores oficiales del ejército, los que parezcan útiles, para de golpe y porrazo, hacerlos médicos de sanidad militar? Creo que no.

 

Pues el Practicante, aunque de una categoría inferior, se encuentra en el mismo caso; pues nadie ignora que es una modesta clase médica.

 

Conste que en este escrito, no quiero decir de ningún modo y lejos de mi semejante pensamiento, que los sanitarios actuales no saben cumplir su obligación, lo que quiero demostrar con él, es, que como no son fijos, suelen tomar la licencia cuando van estando al corriente del servicio interior de un Hospital; es decir, cuando podían ser de alguna utilidad dentro de él, y que en vista de todo lo expuesto, se impone la implantación mediante oposiciones, de los Practicantes titulares en el Ejército, tanto en la brigada sanitaria, como en los regimientos, baterías, batallones y escuadrones (6).

 

El Excelentísimo señor Ministro de la Guerra e Inspector General de Sanidad y los médicos militares tienen la palabra (6).

Joaquín Núñez Fernández

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1920

 

¡¡¡Pero, será posible!!!

 

¡Pero será posible, que todavía queden Practicantes en la provincia sin colegiar!

 

Queridos compañeros no colegiados, hay que sacudir esa apatía que se ha apoderado de vosotros y acudir al Colegio Profesional en demanda de colegiación, por ser ya muy corto el número de los que quedan sin cumplir este deber (7).

 

Sí señor, deber y muy grande es la colegiación de todos los de la clase, por los múltiples beneficios que la misma reporta sus colegiados y porque en lo sucesivo al ocurrir una vacante de Practicante en cualquier partido rural de la provincia, será condición indispensable, el que, el aspirante a ella, además de la presentación del título correspondiente, sea colegiado; pues esta cláusula, tiene el propósito de la Directiva de este Colegio, de solicitarla de la Excelentísima Diputación provincial y del de Médicos de la provincia, con el fin de que, al presentarse los aspirantes solicitando la vacante de un partido, sea el primero el médico y después el alcalde del pueblo donde está exista, los que exijan a los aspirantes el correspondiente certificado como tal colegiado, condición indispensable para obtener la plaza anunciada; no cediéndosela al que no presente este documento mientras haya colegiados que lo soliciten (7).

 

Hasta la fecha, cuenta este Colegio de Practicantes, con la adhesión de cuarenta y siete compañeros, según se demuestra por la relación que a continuación se inserta, pero, sin embargo, se observa con sentimiento que no han respondido a los frecuentes llamamientos hechos en varias fechas y diferentes circulares para que lo efectuaran, los pueblos de Beasain, Irún, Tolosa, Oreja, Elgoibar, Regil y Zarautz.

 

¿No es esto lamentable?

 

Por lo mismo que lo es, aconsejó a los no colegiados a que como antes dejo expuesto, sacudan la apatía que les embarga y soliciten sin pérdida de momento su Colegiación; esperando que estas pequeñas reflexiones que les hago, emanadas todas ellas del corto criterio de este humilde compañero, encuentren eco en el ánimo de los mismos, los cuales hasta la hora presente, se han hecho los sordos a todo requerimiento; y éstos a la vez que se colegien, encontrarán unión desinteresada, que conseguida ésta, podamos la gloria y alabanza a nuestra profesión (7).

 

Foto 10 De 1926 a 1936 se potencia la carrera de Practicantes. Curso de Practicantes en el Hospital Civil San Antonio Abad de San Sebastián

 

Relación de los Señores Practicantes residentes en esta Capital y rurales de la provincia de Guipúzcoa que se hallan colegiados hasta esta fecha de 1920:

 

01 Ramón Aldasoro Ormazábal de San Sebastián

02 Miguel López Elzo de San Sebastián

03 Joaquín Nuñez Fernández de San Sebastián

04 Tomás Amelburu y Viciola de San Sebastián

05 Luis Capella Abadías de San Sebastián

06 Nicandro López de Pariza de San Sebastián

07 Ángel Eizaguirre de San Sebastián

08 José Garmendia Echave de San Sebastián

09 Luis Campo Oñate de San Sebastián

10 Francisco Zurutuza Ayerbe de San Sebastián

11 Eugenio Albizu Uribe de San Sebastián

12 Antonio Santolaya Barrio de San Sebastián (12)

13 Andrés Aguirre Gómez de San Sebastián

14 Juan Mendiola de San Sebastián

15 Miguel Romeo de San Sebastián

16 Ramón Elorz Eneriz de San Sebastián

17 Isidoro Garmendia Arizteguieta de San Sebastián

18 Jesús Nieva de San Sebastián

19 Victoriano López Lanchares de San Sebastián

20 Emilio Nuñez Arranz de San Sebastián

21 Laureano Parrón Alonso de San Sebastián

22 José Montes Baraibar de San Sebastián

23 Fermín Benegas Aguirre de San Sebastián

24 Isaac Alzúa Carril de San Sebastián

25 Baltasar Díaz de San Sebastián

26 Julián Baltanás Lerena de San Sebastián

27 Francisco Benegas Idigoras de San Sebastián

28 Juan Antonio Arregui de Rentería

29 Manuel Sarasola de Lazcano

30 José Antonio Elícegui de Villafranca

31 Antonio Añorga de Andoain

32 Nicolas Hiruondorena de Cizurquil

33 Rufino Irazu de Abarcisqueta

34 Norberto Mirón de Hernani

35 José María Irizar y Ezcurdia de Anguizar (Elgueta)

36 Juan Lasa Aramburu de Plasencia

37 José María Tellería de Gaviria

38 Damián Erausquin Ayestarán de Ichaso

39 Santos Aldasoro Mendizábal de Zaldivia

40 Esteban Asenjo Sagredo de Pasajes

41 Luis Odria de Beizama

42 Teodoro López Elzo de Aya

43 Gerardo Alvarez Fernández de Astigarreta

44 Urbano N de Arquioga

45 Rufino Beain de Urnieta

46 Basilio Múgica de Alquizar

47 Cirilo Urdangarin de Zumaya

El Secretario Joaquín Nuñez Fernández (7).

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1920

 

De conformidad con lo que preceptúa el Reglamento de este Colegio, el día 26 de diciembre de 1919, se celebró a las seis y media de la tarde la asamblea General bajo la presidencia del vicepresidente Miguel López Elzo, por enfermedad del Presidente Ramón Aldasoro Ormazabal; el secretario Joaquín Núñez Fernández, dio lectura del acta de la asamblea anterior, que fue aprobada, y después de hacerlo del proyecto del Reglamento reformado; se procedió a la lectura por el vicepresidente de la memoria del secretario, en la cual hace constar la marcha del Colegio desde su organización en 1904 hasta la fecha indicada, y que es como sigue:

 

Al Colegio

 

Respetables y distinguidos compañeros de profesión: No quisiera que pasara por vuestra mente ni siquiera en forma de relámpago, la idea que la corta «memoria» que voy a tener el gusto de leeros, toda ella referente a las cortas gestiones hechas por esta Junta que me honro de presidir; desde la reorganización de este Colegio hasta la fecha presente, sea ni por un momento objeto de censura, para la que nos antecedió, puesto que aquella si no hizo más fue porque materialmente no pudo; su digno Presidente Miguel Romero, puso de su parte todo el interés posible para conseguir la colegiación de la clase, de toda la Provincia, y ello lo demuestra en parte algunos de los impresos de circulares que obran en el pequeño archivo de este Colegio, dirigidas en aquella fecha a los Practicantes rurales, al indicado fin; pero sus buenos deseos se estrellaron ante la apatía de aquéllos, de los que tan sólo uno respondió al llamamiento (8).

 

Foto 11 Enfermeras e Hija de la Caridad, San Sebastián, 1919

 

Bueno; pues yo estoy en el entender, de qué a nosotros, a esta Junta que rige los destinos del Colegio, le hubiese ocurrido lo propio en sus gestiones al no haber venido en su ayuda la Señora Casualidad, acompañado de las circunstancias.

 

¿Vosotros creéis, queridos compañeros, que de no haber sido por la Semana Vasca hubiéramos conseguido la colegiación de muchos de los Practicantes rurales que hoy forman parte de nuestro Colegio?

 

En mi corto entender, creo que no.

 

Pues bien. Por tal motivo ruego a los aquí presentes, que no vean en la susodicha «memoria» que sigue a este escrito, más que al buen deseo de dar a conocer a todos de nuestra corta gestión, desde la reorganización del Colegio, hasta hoy, y ni siquiera un átomo de censura para ninguno de nuestros antecesores. El Presidente (8).

 

Memoria

 

Reconstituido el Colegio de Practicantes de esta provincia de Guipúzcoa y nombrada nueva Junta Directiva el día 20 de junio de 1919, está procedió seguidamente a la publicación de circulares haciendo ya llamamiento en ellas, a los compañeros de los pueblos de la provincia, una, dos, y tres veces hasta conseguir la colegiación de los que hasta ahora han estado alejados del grupo de la clase, y de otros entusiastas del Colegio; habiendo llegado estas gestiones a colegiar la mayor parte de los Practicantes rurales de la provincia, no quedando en esta fecha más que seis partidos de la clase, que no hayan cumplido con este deber (8).

 

A renglón seguido de todas estas gestiones; empezó en las de local o sea domicilio social, y como ninguno le pareció más adecuado que el del Colegio Médico, se puso al habla con su Presidente don Francisco Pérez Cuadrado (11), consiguiendo de éste, no sólo su beneplácito de que el Colegio de Practicantes radiquen en el domicilio social del de médicos, sino que también hacer la revista mensual Guipúzcoa Médica, órgano de dicho Colegio, donde los Practicantes pueden escribir y exponer sus ideas encaminadas todas ellas al mejoramiento de la clase.

 

Como quiera que a raíz de todas estas gestiones se le venía encima la Semana Vasca, para cuyo acto estaban invitadas las Clases Sanitarias de las cuatro provincias hermanas, esta Junta se vio obligada a nombrar una Comisión ponente, que estudiando con antelación los asuntos a tratar, redactara una ponencia que abarcará los pertenecientes a la clase en las cuatro provincias; convocándose previamente a Junta General de la cual salió el nombramiento de los señores Baltasar Díaz, Nicandro López de Pariza y José Antonio Elícegui del partido de Villafranca, al objeto de que estos Señores de común acuerdo, redactaran la ponencia de referencia (8).

 

Llegada la fecha de la Semana Vasca, esta Junta hizo los honores de recibimiento y cambio de impresiones a las comisiones de Navarra y Vizcaya, puesto que los de Álava habían delegado en este Colegio su representación.

 

Foto 12 El Cuerpo de Practicantes de la Armada. Colegio Oficial de Enfermería de Madrid

 

En el momento de la Semana Vasca y como tal socio a ella, por haber adquirido la correspondiente tarjeta este Colegio, asunto éste puramente indispensable, sino queríamos quedar en ridículo ante los demás de la clase y aun ante los mismos compañeros colegiales, los individuos de la Junta se multiplicaron de tal forma que no dejaron de concurrir a ningún acto de ella, en unión de los demás de la clase forasteros, quedando estos últimos a la terminación de todos ellos, agradecidísimos a las atenciones y deferencias observadas con los mismos por parte nuestra (8).

 

Se nos preguntará por algunos señores colegiados y

 

¿qué despilfarros se han hecho de los fondos de caja para todos esos agasajos y atenciones con los forasteros?

 

La Junta puede contestar con mucho orgullo.

 

Ninguna, ahí están el libro y balance que pueden comprobar esa negativa.

 

Los individuos que la componen, haciendo un esfuerzo superior muchas veces a sus fuerzas y en bien del buen nombre del Colegio, ha satisfecho de su peculio particular las diferentes atenciones que fuera de las de la Semana Vasca se han dispensado a los forasteros.

 

Únicamente y creyéndolo un acto de justicia, la Junta acordó por unanimidad en la directiva celebrada al efecto, satisfacer de los pequeños fondos del Colegio el viaje de ida y vuelta y manutención al ponente de Villafranca José Antonio Elícegui, consistente en 18,20 pesetas, puesto que por asuntos ajenos a su voluntad se le había hecho venir a esta capital (8).

 

Todos los meses y por lo menos una vez, pues ha habido de dos, esta Junta se ha reunido para tomar acuerdos en bien de la marcha del Colegio, uno de ellos es, el que ningún artículo escrito por individuo colegiado, sea llevado a la revista Guipúzcoa Médica sin que antes examinado por la Directiva; que además del voto de gracias que figura en acta correspondiente, el nombramiento de Presidente honorario de este Colegio, el que lo es del de Médicos don Francisco Pérez Cuadrado (11), por las facilidades que nos ha proporcionado en todos los casos; como designación de local, cesión de una sección de Guipúzcoa Médica a nuestra disposición, hacer figurar nuestro Colegio en todos los actos públicos, en que han figurado las clases sanitarias, comunicación a la Excelentísima Diputación dando las gracias por la deferencia observaba con la clase de Practicantes durante la Semana Vasca, y lectura y aprobación del nuevo reglamento y tarifa mínima por la que se ha de regir el Practicante desde el primero del próximo enero (1920) sin perjuicio de que la general que hoy se celebra, se ponga en estos documentos, alguna observación, facilitados para el cobro de recibos en los pueblos, y por último la aprobación por unanimidad de los gastos de banquete y circulares al efecto, de la Asamblea de Presidentes de la clase sanitaria de las cuatro provincias efectuada en el mes anterior a la que el Presidente de esta Directiva se vio obligado a concurrir y satisfacer los gastos ya expresados, porque de lo contrario hubiese quedado en un estado nada airoso, nuestro Colegio y la convocatoria que por tercera vez nos reúne en este local a todos los buenos entusiastas de la clase y otros que constan en sus respectivas actas y que sería largo de enumerar (8).

 

Esto es, queridos compañeros, la marcha del Colegio desde su constitución hasta la fecha, que de haber algo censurable en ella espero que los presentes lo manifiesten y den su correspondiente nota de censura o aprobación a lo hecho, si es que así lo merece (8).

Vicepresidente Miguel López, secretario Joaquín Núñez.

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1920

 

Constancia es victoria

 

El espíritu de asociación va despertándose en todos los órdenes de la vida; los canteros, los albañiles, los pintores, los mineros, los toneleros, todos los obreros en suma, se fusionan, constituyendo sus juntas directivas para tratar con los patronos sobre los jornales, las horas de trabajo, etcétera (9).

 

En otro orden, los agricultores se unen para solicitar del gobierno protección a sus productos.

 

Es innegable que la humanidad, se acerca cada día más a la doctrina socialista, que el hombre comprende la inutilidad del individualismo imperante hoy, y emprende los derroteros de la unidad de ideas, fusión de fuerzas para el logro en común, de las aspiraciones de cada uno. La evolución es lógica consecuencia de la exageración individualista, implantadas con miras liberales (9).

 

Foto 13 Doctor don Luis Ayestarán Gabaraín realizando una cirugía con su equipo de médicos y Practicantes en San Sebastián, 1919. Foto cedida Familia Ayestarán. Foto Norton, calle Easo número 1 de San Sebastián

 

El individuo no es nadie para la consecución de los fines sociales; podrá cumplir los peculiares, los suyos privativos, más no los que afectan a un ramo de la actividad humana, ejercitado en común. Consagrar como principio la disgregación de las fuerzas, el imperio del individuo, es condenar a la inacción a una sociedad, y en eso no puede alcanzar complicidad a nadie que de sociólogos se precie. Por eso, sin duda, los más conocedores de esa ciencia, son los que marchan a la cabeza del movimiento iniciado.

 

Por todo lo que dejó expuesto queridos compañeros, podéis comprender que también la clase de Practicantes, nuestra humilde clase, necesitaba una asociación firme, robusta, cuál será nuestro Colegio en lo sucesivo, si todos los colegiados pertenecientes a él, le prestamos cooperación entusiasta y desinteresada (9).

 

Muchos años de pasividad punible ha permanecido nuestra clase sufriendo las consecuencias de su marasmo, sin que haya sido causa bastante para salir de él, ni aun la precaria situación por que atravesaban la mayoría de los Practicantes y en particular los rurales. Muchos años casi tantos como de efectividad cuenta nuestra carrera, hemos vivido oscurecidos sin la representación social que cualquier otro título académico, consigue sin gran esfuerzo. Pero gracias a Dios, en estos momentos, se está operando un movimiento de reacción favorable, y de esperar es, que en vista de lo ocurrido en las últimas asambleas celebradas en nuestro Colegio, los resultados sean todo lo prósperos y satisfactorios que nuestra causa demanda; así como es de imparcialidad reconocer que la mayoría del trabajo realizado en este transcedentalismo asunto de colegiación y el haber afianzado el espíritu de afinidad y compañerismo que afortunadamente se deja sentir en estos momentos, es debido sin duda a esa misma infatigable labor realizada por la Junta de este Colegio desde la reorganización del mismo hasta la fecha. Gracias a ella, inspirados en el fondo de fraternidad, y con sus continuos requerimientos, ha sabido hacer vibrar las fibras sensibles por largo tiempo dormidas, de la clase, con sus constantes circulares dirigidas a todos con este exclusivo objeto, consiguiendo de este modo la colegiación casi total de la provincia (9).

 

De importancia suma para el porvenir, es el aspecto general que presenta nuestra colegiación, gracias a la unidad de ideas que se observa en todos los colegiados y sin pecar de iluso y visionario, está en mi humilde opinión qué siguiendo camino emprendido, estamos a las puertas de realizar algo práctico que alcance a todos.

 

No quiero terminar sin antes rendir un tributo de respeto y amistad a todos los colegiados y en particular a su Junta Directiva y declarar, como es de justicia, que tenemos en la clase ilustradísimos y competentes compañeros a muchos de los cuales no conocíamos hasta hoy, pero que indudablemente son garantía bastante para la consecución de los proyectos que a todos nos animan y de los cuales es de esperar mucho y bueno.

 

Con personal tan idóneo y entusiasta, con la adhesión firme y decidida de todos hacia las disposiciones emanadas del Colegio, manteniendo y aumentando, si cabe, el fuego sagrado de los deberes profesionales y con la constancia necesaria para ultimar los trabajos de una sólida colegiación, habremos llegado al logro de nuestras aspiraciones y que nuestra humilde clase merece; asesoradas éstas por la clase Médica que hoy más que nunca nos apoya y defiende (9).

Joaquín Núñez

 

Foto 14 IV Asamblea Nacional de Practicantes. Madrid. Mayo 1921

 

COLEGIO DE PRACTICANTES DE GUIPÚZCOA 1921

 

Asamblea General de Practicantes de España

 

 

En la Asamblea General de Practicantes de España, celebrada en Madrid del 16 al 20 de mayo de 1921, representamos a este Colegio su vocal primero don Luis Capella y el que suscribe secretario (10).

 

Un aplauso sincero de todos los Practicantes españoles, merece el Colegio Médico de Madrid organizador de esta Asamblea, quien demostrando un gran interés por nuestra clase, conociendo los males que nos atormentan y la sociedad que nos oprime y esclaviza, lanza al viento la proclama para que nos unamos y consigue vernos en fraternal asamblea para discutir puntos tan interesantes como la reforma de la carrera profesional, colegiación obligatoria, ejercicio de la profesión en ferrocarriles, buques, cárceles, etcétera, a fin de encontrar nuevos horizontes que nos dignifique y eleve en el terreno social y científico.

 

Ahora o nunca es nuestra divisa y de los compañeros depende el continuar como hasta aquí llevando una vida miserable o constituir el verdadero Cuerpo de Practicantes, auxiliar eficaz para el tratamiento de los enfermos y la higiene pública y merecedor de toda clase de respeto y consideraciones (10).

 

En el salón de actos públicos del Fomento de las Artes tuvo lugar el día dieciséis la sesión de apertura bajo la presidencia del doctor Luis Ortega Morejón, quien pronunció un elocuente discurso, saludando a los asambleístas, encareciendo la importancia del acto y exponiendo los distintos puntos a tratar para el mejoramiento de la clase.

 

Fue por todos aplaudido y a continuación se constituyó la mesa de edad quien propuso y por aclamación fue aprobada la definitiva en la siguiente forma:

 

Presidente: Fernando Ceballos de Cádiz

Vicepresidentes: Luis Fernández de Zaragoza y Ramón Soler de Alicante

Secretarios: Leonardo Sánchez de Madrid y Enrique Marzo de Valencia

Vicesecretarios: Alberto Varela del Ferrol y José Ortiz Ballesteros de Sevilla

 

Aprobado el Reglamento de orden interior se nombró una ponencia que había de estudiar las enmiendas a los temas presentados y se dio cuenta de estar presentadas en la Asamblea 44 provincias con un total de 4.000 asociados y asistencia de más de 200 Practicantes.

 

Foto 15 Practicantes sanitarios donostiarras en un barco en Pasajes

 

Día 17 de mayo. A las nueve en punto de la noche se abrió la sesión bajo la presidencia del señor Fernando Ceballos. Se tomó por unanimidad el acuerdo de dejar a la consideración del Excelentísimo Señor Ministro de Instrucción Pública la reorganización del plan de estudios de nuestra carrera. La colegiación oficial obligatoria es motivo de un animado debate acordándose su petición por 196 votos a favor y cuatro en contra (10).

 

El señor Valentín López Ayllón propone un voto de gracia para la prensa que fue por unanimidad aprobado, así como también que una comisión visite al Excelentísimo Señor Ministro de la Guerra solicitando la pronta resolución de la creación del Cuerpo de Practicantes en el Ejército.

 

Día 18 de mayo. Se dio cuenta qué durante la mañana de este día, una comisión presidida por el señor Fernando Ceballos y compuesta de 30 Practicantes de la clase civil y 3 de Sanidad de la Armada, visitaron al Excelentísimo Señor Ministro de la Guerra, formulando el señor Torrero la petición de crear el Cuerpo de Practicantes en el Ejército. El señor Vizconde de Eza acogió con amabilidad a la comisión y manifestó lo tenía incluido en el plan de reformas de Sanidad Militar y que en la actualidad se halla el estudio del Estado Mayor Central esperando ser aprobado, puesto que el ejército y principalmente el de África necesita reforzar los servicios sanitarios. Los comisionados salieron muy bien impresionados de la conferencia con el señor Ministro (10).

 

Continuó la sesión bajo la presidencia del señor Fernando Ceballos, pero siendo presentado por el secretario de la Asamblea, el doctor Sánchez Bergón presidente de la Federación de los Colegios Médicos de España ocupó este señor la presidencia pronunciando un elocuente discurso, haciendo un resumen de las gestiones realizadas por la Federación que preside, en pro de los auxiliares de medicina y de la necesidad de una nueva organización de la clase para obtener mayor cultura y desempeñar dignamente el lugar que les está encomendado. Fue ovacionado, y al retirarse y ocupar de nuevo la presidencia el señor Ceballos se aprobaron las conclusiones y las bases para la creación del Comité Nacional que radicará en Madrid (10).

 

Día 19 de mayo. A las cuatro de la tarde se celebró la sesión de clausura de la 4ª Asamblea Nacional de Practicantes de España. Fue presidida por el Ministro de Instrucción Pública acompañado del senador doctor Luis Ortega Morejón y de la Junta organizadora de la Asamblea.

 

El señor Aparicio en un brillante discurso elogió al Cuerpo de Practicantes y prometió llevar a la práctica todo lo que dependiera de su Ministerio, manifestando haber leído con interés las conclusiones aprobadas por la Asamblea, que las recibía con cariño y apoyaría con eficacia, añadiendo que el Practicante es el indispensable colaborador del médico pues recordaba que cuando estuvo enfermo el médico recetaba y disponía el plan pero el Practicante no apartándose de la cabecera de la cama, es el que cumplía las prescripciones. Los asambleístas, interrumpieron varias veces con sus aplausos tan hermoso discurso, dieron vivas España y el ministro señor Aparicio a quien acompañamos hasta que montó en el automóvil como demostración de nuestra gratitud y simpatía (10).

 

Reanuda la sesión fue nombrado por unanimidad Presidente del Directorio de la Federación de Practicantes españoles don Pascual Herreros y Presidentes honorarios del Cuerpo de Practicantes a los doctores Luis Ortega Morejón y Sánchez Bergón.

 

Día 20 de mayo. En el restaurante «La Huerta», situado en la Bombilla, se celebró el banquete conmemorativo de la Asamblea. Ocuparon la presidencia el diputado a Cortes señor Barricat, el doctor Sánchez Bergón y nuestro compañero señor Harrero.

 

Foto 16 IV Querer es poder. Boletín de Practicantes. IV Asamblea Nacional de Practicantes. Madrid. Mayo 1921

 

Asistieron todos los asambleístas, representantes de la prensa y señoras de las familias de los comensales. Al final del banquete se leyó una carta del doctor Luis Ortega Morejón, adhiriéndose al acto y justificando su ausencia por causas ajenas a su voluntad. El señor Barricat pronunció un buen discurso dando cuenta de sus gestiones cerca del Gobierno y de su actuación en el parlamento en favor de las aspiraciones de los Practicantes. Manifestó su opinión optimista fundada en las promesas recibidas del Gobierno y especial del Ministro de la Guerra y reiteró a los asambleístas su voluntad para llegar a conseguir todo lo que nos proponemos. Fue por todos justamente aplaudido, terminando el banquete con vivas a España y a la unión de los Practicantes (10).

 

Conclusiones

 

Las aprobadas en la Asamblea fueron las siguientes:

 

1ª.- Reformar de la carrera y ampliación de estudios

2ª.- Creación del Cuerpo de Practicantes Militares

3ª.- Real decreto concediendo la colegiación oficial obligatorio

4ª.- Inclusión de los Practicantes en la ley de epidemias

5ª.- Que no se aprueben los presupuestos municipales sino llevan consignada la partida para pago del Practicante titular, como lo determina la ley vigente, siendo ésta de 500 pesetas como mínimum

6ª.- Que se modifique el actual Reglamento de Beneficencia General en el sentido de que puedan los Practicantes titulares concurrir a las oposiciones que se anuncian en lo sucesivo para cubrir vacantes, haciendo desaparecer la limitación que ahora existe y que todas los plazas de Practicantes de Beneficencia provinciales, sean desempeñadas por quienes estén en posesión de este título oficial.

7ª.- La carrera de Practicantes debe ser amparada por el Estado en lo que se refiere a intrusismo dictando disposiciones para que los servicios auxiliares del médico los desempeñen siempre los titulares de esta carrera.

8ª.- Obligar a las Diputaciones provinciales a que paguen los atrasos que adeudan a Médicos y Practicantes.

9ª.- Derogación del Real Decreto de 1908, en virtud del cual se amortizan las plazas del Cuerpo de Practicantes de Prisión.

10ª.- Qué se incluya a los Practicantes en la Ley de pagos de los atrasos a los titulares sanitarios, médicos, farmacéuticos, veterinarios y Practicantes.

11ª.- Pago de los haberes por el Estado a los titulares de médicos, farmacéuticos, veterinarios y Practicantes.

12ª.- Qué se obligue a las compañías ferroviarias a que tengan un Practicante al frente de un botiquín de urgencia en todas las estaciones de importancia y en todos los trenes de viajeros que harán un recorrido de más de cien kilómetros.

13ª.- Todo buque de vapor cuya travesía ser superior a doce horas de navegación llevará un Practicante, así como se reforma el artículo 166 de la ley de emigración obligando a que vayan Practicantes en los buques mercantes.

 

Las anteriores conclusiones demuestran que nuestra profesión está necesitado de reformas que de llevarse a la práctica constituirán una clase fuerte y digna y de abandonarse quedaremos como náufragos para los cuales es inútil todo intento de salvación (10).

 

El que suscribe, tal vez incluso, espera que nuestras peticiones serán atendidas, pues tienen por base la justicia, el deseo de mayor cultura y el derecho a la vida por el trabajo de la profesión en la cual ciframos todas nuestras esperanzas y además tienen como principal protector el cuerpo médico que nunca nos abandonó y en la presente ocasión nos tenderá su mano salvadora (10).

 

Compañeros ¡adelante! ¡vivan las clases sanitarias!

 

San Sebastián 31 de mayo de 1921

El secretario Joaquín Núñez

 

Foto 17 El Cuerpo de Practicantes de Prisiones. Boletín de Practicantes

 

Bibliografía

 

1.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Órgano del Colegio Médico provincial; Academia Médico – Quirúrgica; Asociación de Médicos titulares; Colegio de Practicantes de Guipúzcoa; Comité local Antituberculoso y del Dispensario Antituberculoso de San Sebastián. Año IV. número 40. Páginas 242 – 243. San Sebastián, Agosto de 1919 Practicantes

 

2.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año IV. número 39. Página 200. San Sebastián, Julio de 1919 Practicantes

 

3.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año IV. número 41. Páginas 279 – 280. San Sebastián, Septiembre de 1919

 

4.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año IV. número 42. Páginas 308 – 312. San Sebastián, Octubre de 1919

 

5.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año IV. número 43. Páginas 340 – 342. San Sebastián, Noviembre de 1919

 

6.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año IV. número 43. Páginas 370 – 372. San Sebastián, Noviembre de 1919

 

7.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año V. número 45. Páginas 38 – 40. San Sebastián, Enero de 1920

 

8.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año V. número 46. Páginas 69 – 75. San Sebastián, Febrero de 1920

 

9.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año V. número 47. Páginas 107 – 109. San Sebastián, Marzo de 1920

 

10.- Guipúzcoa Médica. Revista Mensual. Año VI. número 63. Páginas 245 – 248. San Sebastián, Julio de 1921

 

11.- Presidente Honorario del Colegio de Practicantes de Guipúzcoa. Francisco Pérez Cuadrado. Publicado el domingo día 15 de noviembre de 2015

http://enfeps.blogspot.com.es/2015/11/presidente-honorario-del-colegio-de.html

 

12.- Antonio Santolaya Barrio In Memoriam. 50 Años pinchando. Una vida consagrada a una profesión. Publicado el jueves día 9 de marzo de 2017

http://enfeps.blogspot.com.es/2017/03/antonio-santolaya-barrio-in-memoriam.html

 

Enciclopedia Wikipedia

Manuel Solórzano Sánchez. Grado en Enfermería

https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Sol%C3%B3rzano_S%C3%A1nchez

Día 20 de octubre de 2022, jueves

 

La Voz de Enfermería en la Enciclopedia Auñamendi

Primera parte

http://www.euskomedia.org/aunamendi/39190

Segunda parte

http://www.euskomedia.org/aunamendi/39190/132780

 

El legado del enfermero Manuel Solórzano. Antton Iparraguirre. Artículo del Diario Vasco de San Sebastián. Lunes, 7 de agosto de 2023

https://www.diariovasco.com/gipuzkoa/historia/legado-enfermero-manuel-solorzano-enfermeria-gipuzkoa-donostia-blog-manuel-solorzano-20230807210304-nt.html

 

Manuel Solórzano Su Legado Enfermero. Publicado el lunes día 4 de septiembre de 2023

https://enfeps.blogspot.com/2023/09/manuel-solorzano-su-legado-enfermero.html

 

Foto 18 Cuestación Antituberculosa por las calles de San Sebastián, 1918

 

Manuel Solórzano Sánchez

Graduado en Enfermería. Enfermero Jubilado

Insignia de Oro de la Sociedad Española de Enfermería Oftalmológica 2010. SEEOF

Premio a la Difusión y Comunicación Enfermera del Colegio de Enfermería de Gipuzkoa 2010

Miembro de Enfermería Avanza

Miembro de Eusko Ikaskuntza / Sociedad de Estudios Vascos

Miembro de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería

Miembro de la Red Cubana de Historia de la Enfermería

Miembro Consultivo de la Asociación Histórico Filosófica del Cuidado y la Enfermería en México AHFICEN, A.C.

Miembro no numerario de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País. (RSBAP)

Académico de número de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia – Bizkaiko Erizaintza Zientzien Akademia. ACEB – BEZA

Comisión de Historia de la Enfermería del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa / Gipuzkoako Erizaintza Elkargo Ofiziala

Insignia de Oro del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa. Años 2019 y 2022

Sello de Correos de Ficción. 21 de julio de 2020 y 31 de diciembre de 2022

masolorzano@telefonica.net